El diezmo ¿ofrenda u obligación?

Dominical /

El diezmo ¿ofrenda u obligación?

El diezmo ¿ofrenda u obligación?
titulo noticia
  


Fe y amor a Dios, dos fuerzas que impulsan a los feligreses a dar ofrenda y el diezmo en cada una de las iglesias a las que con fervor asistieron durante esta Semana Santa.

Por: Stefania Ramírez Peña
Diario del Huila

"Cada cual dé según el dictamen de su corazón, no de mala gana ni forzado, pues: "Dios ama al que da con alegría.

"Y poderoso es Dios para colmarnos de toda gracia a fin de que teniendo, siempre y en todo lo necesario, tengáis aún sobrante para toda obra buena." (2 Cor 9, 7-8)

El anterior, es uno de los versículos de la Biblia que habla del diezmo, contribución que el feligrés hace a la iglesia y con el cual expresa su gratitud a Dios como lo dice el padre Alonso Sánchez.

Semana Santa es una época en la cual aumentan los fieles en las iglesias y por ende, también hay un aumento significativo de las ofrendas que se dan en cada homilía como una muestra de los favores recibidos.

En este sentido, las iglesias católicas aprovechan para brindar a sus fieles como lo señaló el padre Carlos Andrés Polanía del Santuario San Roque en el Caguán, la programación de la parroquia, pero a su vez para “recordarle” la necesidad de diezmar y ayudar con las necesidades que tienen también las iglesias.

“El sobre se convierte entonces en la posibilidad que tiene el fiel para retornarlo con un aporte” sostiene.  

“Gracias a Dios en todas las parroquias la gente reconoce que es necesario también aportar para el desarrollo de las celebraciones de la pascua y la gente generosamente se une y contribuye económicamente al desarrollo de la celebración de la  Semana Santa”.

Por su parte, el padre Alonso Sánchez, de la parroquia San Juan María Vianney ubicada en el barrio El Jardín, resaltó los aportes generosos de los  feligreses que asistieron durante la Semana Santa a cada una de las actividades litúrgicas.

“Nuestros feligreses han tenido un gran cuidado por vivir y expresar su agradecimiento a Dios a través del diezmo, es un deber bíblico, nos lo dice el libro del profeta Malaquías, porque el diezmo es la expresión a la ayuda a la madre Iglesia, es una retribución por el servicio prestado por nosotros los sacerdotes y ante todo es el agradecimiento a Dios por las bendiciones concebidas “argumentó.

“Cada día vamos tomando conciencia de esas bendiciones, nuestra pertenencia a la iglesia y conciencia de expresar nuestra gratitud a Dios, a los ministros de Dios y a la Iglesia a través de ese vivir que es el diezmo”.

Sin embargo, el padre Carlos Andrés Polanía, párroco del Santuario San Roque en el Caguán  señala que “hace mucha falta incentivar sobre el diezmo, porque como yo digo es obligatorio, como fieles deberían tener más conciencia del sustento de cada una de sus iglesias”.

Al hablar con diferentes asistentes a las iglesias y personas que ofrecen el diezmo, coincidieron en que la fe y el amor a Dios son las razones que los llevan a aportar a la iglesia.

“Esta es una experiencia que está marcada en los fieles, y al entregar su ofrenda o diezmo busca agradecer y reconocer la obra de Dios en sus vidas, aquello que Dios les provee”, como lo indicó José Mutis.

Por otra parte, María Gladis Figua, una mujer que fielmente asiste al templo sagrado indica “mientras Dios me de salud y vida, seguiré asistiendo a misa cada Semana Santa y cada domingo como lo he hecho hasta el momento, además seguiré aportando para el diezmo”.

Así mismo, Marta Rodríguez resaltó que los fieles deben retribuirle y ayudar a la Iglesia para su sustento, “Dios nunca nos desampara y nosotros no podemos desamparar a los sacerdotes ya que son quienes representan en el mundo a nuestro Señor, es la manera de demostrar nuestro agradecimiento”.

Destinación de ofrendas

Durante la denominada Semana Mayor, la iglesia aprovecha para hacer dos colectas importantes que se destinan para obras de la iglesia universal.

Según el Código de Derecho Canónico, en el libro quinto donde se hablan de los bienes de la iglesia, estos diezmos se dirigen para tres cosas específicas, primero para la sustentación de la iglesia, todo lo que tiene que ver con servicios, gastos, empleados. El señor obispo establece un arancel donde dice lo del diezmo, una parte se destina para la parroquia para los gastos propios de la misma: comprar ostias, vino, energía del templo, trajes sacerdotales, aseo, entre otros gastos propios de las celebraciones. Sustentación clero, donde los sacerdotes tienen un aporte para ellos.

Así mismo para Caridad, para sustentar las necesidades de algunos fieles, “hay muchos fieles que llegan a las iglesias a pedir ayuda porque no tienen dinero así que la iglesia procura ayudar con alimento o económicamente” indicó el padre Carlos.

Lo que significa el diezmo

En la Iglesia Católica se usa la palabra “diezmo”, la cual se entiende como un aporte de los feligreses para hacer frente a las necesidades económicas de toda la comunidad eclesial.

En el quinto mandamiento de la ley de Dios,  señala la obligación de ayudar, cada uno según su capacidad, a subvenir a las necesidades materiales de la Iglesia” (Código de Derecho canónico, canon 222). “Cada uno según su capacidad”, dice el Código de Derecho Canónico, no “décima parte”.

Sin embargo, en la práctica, esta aportación de los feligreses católicos para hacer frente a las necesidades materiales de la Iglesia es insuficiente y en muchos casos puramente simbólica. Por lo general, las fuentes principales de la economía eclesiástica son dos: la limosna que los feligreses dan espontáneamente durante los actos litúrgicos y la que está ligada a la recepción de ciertos sacramentos, especialmente el bautismo y el matrimonio, con todos los inconvenientes que esta praxis conlleva.

Destacado:Al hablar con diferentes asistentes a las iglesias y personas que ofrecen el diezmo, coincidieron en que la fe y el amor a Dios son las razones que los llevan a aportar a la iglesia. 

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios