La austeridad ha sido inteligente y la reforma tributaria estará lista para 2017, afirma MinHacienda

Dominical /

La austeridad ha sido inteligente y la reforma tributaria estará lista para 2017, afirma MinHacienda

La austeridad ha sido inteligente y la reforma tributaria estará lista para 2017, afirma MinHacienda
titulo noticia
  


El gobierno no precisa cifras sobre lo que costará el posconflicto.

El Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, piensa que el país económico marcha bien, ha hecho los ajustes acertados frente a la coyuntura de los precios bajos del petróleo y ha tenido estrategias “inteligentes” para impoenr fuertes recortes al presupuesto, sin afectar subsidios a los menos favorecidos. 

-¿Cuando le meten el acelerador a la reforma tributaria?

En el segundo semestre de este año. El compromiso del gobierno  es que la reforma estructural se presentará al Congreso en la siguiente legislatura y tendrá que ser expedida antes de que termine el año  para que entre en vigencia a partir del primero de enero del 2017.

¿Primero la firma de los acuerdos de La Habana y después el ajuste tributario?

Todavía el gobierno está en la fase de evaluación de las propuestas, recibimos como todos saben unas recomendaciones de la comisión de expertos que estuvo trabajando durante casi 12 meses, preparando un proyecto, preparando una serie de recomendaciones.

Es una comisión de expertos independiente, expertos en temas tributarios desde el ángulo económico y derecho tributario, contable. Hicieron un trabajo, le presentaron al país sus recomendaciones y se han dedicado este año a plantear sus propuestas en diferentes foros y escenarios incluyendo el propio Congreso de la República.

Adicionalmente el gobierno tiene una serie de insumos que provienen de los estudios que sobre esa misma materia hicieron el Banco Interamericano de desarrollo, el Banco Mundial. De forma tal que hay un inventario de propuestas.

¿Y qué está haciendo el gobierno, cómo las procesa?

El gobierno las analiza, las cuantifica. Está escuchando a los diferentes sectores, a los diferentes actores que tienen que ver con este tema, para que hacia el mes de julio, con la nueva legislatura, el gobierno ya tenga un planteamiento en firme. Por ahora estamos en etapa de evaluación de las propuestas.

El roto económico nacional

Señor ministro: La situación económica puede ser muy preocupante. ¿De qué tamaño es el roto en las finanzas nacionales?

El gobierno nacional ha venido manejando sus finanzas públicas con muchísima responsabilidad, frente a una caída muy fuerte de los ingresos petroleros del orden de 23 billones de pesos. Este año no recibiremos ningún ingreso fiscal proveniente del sector petrolero. El gobierno se ha venido acomodando a través de recortes de gastos que han sido muy considerables, también ha ayudado la reforma tributaria del 2014 que incrementó los recaudos, de forma tal que esos 23 billones de pesos el gobierno ya ha hecho la mayor parte del ajuste, pero no todo.

Todavía hay un déficit en el gobierno nacional que es del orden de 3.6 % del PIB. Ese déficit deberá disminuir, tiene que ir disminuyendo paulatinamente hacia el futuro en los próximos años. Entonces no podemos hablar de que haya un roto gigantesco, de que haya una situación de desorden, es simplemente irnos acomodando a una nueva realidad.

La reforma no está orientada a tapar un hueco, la reforma está orientada realmente para que cambie de manera estructural la tributación en Colombia y que tengamos una tributación mas simple, que sea mas competitivo el país en materia tributaria para que no se dejen de hacer negocios en Colombia porque las tarifas impositivas sean muy altas. Tenemos que ser competitivos con otros países, que tengamos un estatuto que permita el florecimiento de la industria, el agro, el turismo.

Tenemos también el objetivo de la equidad. Aquí hay mucha gente que no paga, que debería pagar impuestos y muy pocos que pagan mucho. Hay que buscar la equidad, que se logra con un mayor control a la evasión. Es una reforma que busca objetivos estructurales, no de un gobierno, no de financiar un año, no de financiar un presupuesto, mas bien de despejar el horizonte en materia tributaria para este y los futuros gobiernos.

Lo que vale el posconflicto

¿Cuánto cuesta la paz y cómo nos tocará pagarla?

Todavía es temprano para ponerle un precio al pos-conflicto, estamos en una negociación, no se han cerrado todos los elementos, pero el país puede estar tranquilo. Desde hace cuatro  años Colombia viene haciendo unas cuantiosísimas inversiones en la reparación y atención de las victimas, de manera que nosotros ya este año por ejemplo estamos invirtiendo en el presupuesto nacional cerca de 9 billones de pesos en todos los programas relacionados con las victimas del conflicto.

La paz va a requerir que el país re-priorice, es decir establezca nuevos focos, nuevas prioridades y esto va a ser una realidad para todos los sectores de la administración pública, el sector del agua potable, el sector de la educación, el sector de la agricultura, el sector de la vivienda, transporte, todos van a tener que buscar unas nuevas prioridades asociadas con el pos-conflicto,  vamos a tener que pensar de manera muy concentrada y muy puntual a la hora de ajustar el presupuesto.

El apretón económico  

¿Se hizo el apretón económico nacional y cuáles fueron los sectores más afectados?

Ha habido un gran apretón, la reducción ha sido de unas dimensiones enormes en una cantidad de rubros del gasto y del presupuesto nacional.

Se ha hecho de una forma en la que se han establecido de manera muy clara las prioridades. La estrategia de la austeridad es inteligente. Ha habido un recorte en gran cantidad de rubros, en gastos generales, gastos de funcionamiento, viáticos, papelería, servicios públicos, vehículos, combustible, servicios personales indirectos, es decir los contratos de prestación de servicio. Todo eso ha tenido unos recortes impresionantes.

Pero el gobierno se ha cuidado con los sectores sociales que dependen críticamente de los subsidios que otorga el gobierno, como familias en acción o el subsidio que se le da a los colombianos de la tercera edad que viven en condiciones de indigencia, o la gratuidad en la educación pública, o los subsidios a los servicios públicos. Nada de eso se ha alterado, todo eso se ha mantenido sin ninguna disminución, por el contrario ha habido la posibilidad de aumentar algunos de los programas sociales.

Por: Édgar Artunduaga Sánchez

Comentarios