Los Gaiteros de Sanguashington, una representación de Colombia en EE.UU

Dominical /

Los Gaiteros de Sanguashington, una representación de Colombia en EE.UU

Los Gaiteros de Sanguashington, una representación de Colombia en EE.UU
titulo noticia
  


Cuando hablamos de Colombia pensamos en su cultura, en sus tradiciones y si se habla de la gastronomía, el orgullo de ser colombiano y la autenticidad de esta, infla el corazón de muchos.

María Alejandra Martínez
Especial, Washington D.C.

Washington D.C., es uno de los espacios con más multiculturalismo que se puede apreciar en los Estados Unidos.  Y encontrar un grupo musical  como Los  Gaiteros de Sanguashinton, que represente nuestras raíces, no es nada fácil. Esta agrupación está compuesta por seis músicos de sangre colombiana de diferentes regiones de nuestro país, pero con las mismas costumbres y tradiciones.

El líder de este maravilloso grupo se llama Camilo Díaz, quien llegó a estudiar a Estados Unidos hace más de 10 años con un programa de intercambio, y posteriormente hizo una maestría. Camilo comenzó tocando la batería en el colegio y al llegar a los Estados Unidos, extrañar y estar lejos de su país se interesó por la música colombiana. Comenzó por  aprender de manera autodidacta los diferentes ritmos de las regiones de Colombia. En uno de sus viajes de visita a Colombia, decidió traerse unos tambores de cumbia para seguir aprendiendo y hacer música colombiana.

Un día escuché que había un bar, (Lucky Bar) donde los colombianos residentes en Washington D.C., se reúnen para ver los partidos de la selección Colombia. Justo por esa época estábamos en las eliminatorias para el mundial de Brasil.

Junto con mi hermano, que es gran fanático del futbol, decidí ir a ese bar con mis  tambores y hacer barra para apoyar a mi equipo, lo cual hizo que atrajera mucha más gente por el significado que tiene ese instrumento para nosotros como colombianos. De ahí, conocí a Diego, quien tocaba tambora en la universidad en Colombia. Entonces a partir de ahí comenzamos a vernos en casi todos los partidos y  más gente comenzó a unirse a la banda, con tan buena suerte que desde ese entonces hemos estado muy unidos y siempre buscamos tener un espacio cada martes para poder ensayar y trazarnos metas o planear futuras presentaciones”. Un día, luego de una victoria de la selección, nos preguntaron “¿cómo se llama la banda?”  Ya con tragos en la cabeza, les respondí, “Los Gaiteros de Sanguashington”. Es así como el nombre salió de manera espontánea y como un juego de palabras del nombre de una de mis bandas favoritas. “Los Gaiteros de San Jacinto”, señaló Camilo, quien a su vez trabaja como ingeniero de sistemas en un área muy conocida en Washington D.C., Chinatown.

De esta manera, el grupo está conformado por Diego Castañeda, originario de Bogotá quien toca la tambora; Danny Ramírez de Barranquilla (acordeón), Edwin Lamar (bajo) y es de Barranquilla también; Kevin proveniente de Tunja toca las congas, Camilo Díaz, es el encargado de la batería/percusionista, y Ve-Lu quien toca maracas/Gaita, y es la encargada a su vez de hacer el show principal cuando interpreta la música tradicional y autóctona de Colombia como es la Cumbia, Mapalé, Currulao, Puya y Vallenato. Géneros que en su mayoría llegaron al país por corrientes latinoamericanas, caribeñas y anglosajonas.

El primer show que hicieron fue en un cumpleaños, y desde ese entonces se comenzaron a expandir. A tal punto de ir a matrimonios a ser parte del gran show, incluyendo la Embajada de Colombia en Washington D.C., e incluso ir a universidades de gran prestigio como lo es Georgetown University. “Al principio no era tan fácil, nos tocaba improvisar y era más empírico, ya que no teníamos muchos de los recursos incluyendo instrumentos que necesitábamos para poder llegar a ser una banda profesional”, expresaron Camilo y Ve-Lu durante la entrevista, una tarde de viernes muy cerca de su sitio de trabajo.

Al llegar Ve-Lu, se comenzó a promocionar aún más al grupo en redes sociales, teniendo en cuenta que esta parte no era tan visible; factor que con el paso de los días se visibilizó por medio de la interacción que comenzó a tener el Los Gaiteros de Sanguachinton por parte de sus seguidores. Compuestos no solo de colombianos, sino también de americanos, ecuatorianos, peruanos, entre otras nacionalidades vecinas a nuestras raíces. Hasta la fecha, hemos ido a New York City, “fue una experiencia muy emocionante, el solo hecho de comenzar a tocar y estar con el atuendo típico de nuestra región, teniendo la oportunidad de hacer un toque más callejero en Times Square, hizo que muchas personas nos vieran y se emocionaran al escucharnos”, cuenta Camilo con mucho orgullo.

¿Cómo ha sido el proceso de exponer la música colombiana en otro país?

Cuando se expone la cultura de un país tan rico en biodiversidad, tradiciones y géneros musicales, el incentivo que podemos llegar a tener como artistas se resume siempre al final de un show, cuando los espectadores nos aplauden y nos piden otra canción. Sin embargo, otra de las motivaciones ha sido llegar a un nivel de profesionalismo y evolución cada vez mejor. “La cumbia ha sido uno de los géneros que hemos podido exponer en su máxima expresión, al punto que le explicamos a la gente los orígenes de la misma, lo cual nos alegra mucho, pues muchas personas tienen un concepto erróneo de este género musical”.

Por lo general, Los Gaiteros de Sanguashington ensayan todos los martes enla casa de uno de los integrantes o en una sala de ensayos, y se reúnen para cuadrar “los toques” como ellos le dominan. “Lo ideal es practicar  y estar listos, estamos trabajando en hacer que en nuestros shows, que son más culturales, podamos  hablar  entre canción y canción dando una  pequeña reseña, para que la gente entienda de donde surgió cada uno de los ritmos, instrumentos o vestimenta que utilizamos, con el fin de convertirlo, no solo en un momento de diversión sino algo que la gente pueda llevar con si mismo. Queremos que la gente entienda sobre nuestras raíces, y que nos podamos conectar a pesar de que nuestra cultura no sea  la misma”, destacó Ve-Lu.

Finalmente, Camilo y Ve-Lu coincidieron en la pregunta sobre qué es lo que más extrañan de Colombia. La respuesta fue la familia, la variedad de frutas, y las tradiciones que se tienen. No obstante, destacan que muchas veces se sienten frustrados por no poder hacer nada para solucionar la indiferencia y la falta de oportunidades que tiene cada uno de los colombianos, y si a eso se le suma los estereotipos o paradigmas que tienen las personas de otros países sobre Colombia, hace que tengamos que cambiar ese pensamiento por un mensaje positivo.

Es importante que la gente tenga esa oportunidad de salir y ver otras culturas y así poder llegar al país y replicar eso, esa acción llega a ser muy valiosa y significativa si se hace en el camino correcto.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios