María del Carmen Jiménez: La Humanista

Dominical /

María del Carmen Jiménez: La Humanista

María del Carmen Jiménez: La Humanista
titulo noticia
  


Es dinámica, responsable y trabajadora. Una mujer que genera confianza.

Jairo Castaño Eslava
Fotografías: Juan Carlos Solano

María del Carmen Jiménez es una mujer a la que la política la apasiona desde siempre. Muy joven comenzó a servirle a la gente del Huila. Es una humanista. Lo de ella son los resultados y todas las personas que, de una u otra manera, han tenido el privilegio de estar cerca, lo saben. Es la secretaria de Educación del Departento del Huila y con seguridad, la veremos, algún día, como Alcaldesa de Neiva.

Es precisa, directa y respetuosa de las opiniones ajenas y de la diferencia. Su tono enérgico contrasta perfectamente con la dulzura de carácter. Es madre de dos hijos, a quienes ama profundamente. Excelente anfitriona, prepara una paella como para repetir. Es María del Carmen Jiménez, nuestra invitada. Una mujer a la que admiramos.

Usted ha tenido la oportunidad de ser secretaria de Educación del Municipio y del Departamento. ¿Qué tiene la una que le falta la otra y viceversa?

La educación es la dimensión clave para darle sentido a la vida. Cuando se tiene claro el camino a seguir en los cargos que desempeñamos, y trabajamos en equipo, los procesos misionales propios de las dependencias que lideramos fluyen con el rigor y la eficiencia  necesarias, para garantizar con idoneidad la prestación de este derecho fundamental.

En Neiva, me correspondió crear la Secretaría de Educación, diseñar y ejecutar el plan para la certificación del municipio que lo acreditaba para administrar la Educación,

Fue un reto complejo, porque tuvimos que mitigar los impactos negativos de la aplicación de la ley 715 que desconcentró muchas competencias a los Entes territoriales, pero no garantiza la financiación requerida. Lo logramos porque trabajamos de manera participativa e incluyente, interactuando con la comunidad educativa y gestionando ante el Ministerio de Educación, los recursos pertinentes. Construimos políticas públicas de largo aliento para el Sector educativo y cultural en Neiva, como el Plan Decenal, el Encuentro Nacional infantil de Danza Folclórica y el Sistema de formación de Docentes, entre otros.

A la Secretaría de Educación del Departamento del Huila llegamos a construir sobre lo construido, para ejecutar uno de los mejores planes de desarrollo del país “El  Camino es la Educación “. En él se sintetizan los sueños compartidos con el Gobernador, Carlos Julio González Villa, por la Educación.

Este es un escenario más amplio y dinámico, con un gobierno que le apostó a la  educación como el camino para refundar el territorio.

Estamos trabajando hace un año de manera articulada, con todas las instancias del Gobierno Departamental, por un Huila mucho más humano, educado, social y productivo. La educación es el eje transversal, por eso, además de cumplir con las competencias básicas que la Constitución y la Ley nos exigen, estamos liderando a través del diálogo social, la interacción ciudadana, la gestión administrativa, programas estratégicos tales como: Educación de calidad generadora de transformación humana, social y productiva, Sistema de formación integral y de alto nivel para docentes y directivos docentes del Departamento del Huila, Educación para la Paz y la convivencia, programa esencial en este momento histórico para avanzar hacia la reconciliación, el encuentro en la diferencia y la consolidación de la Paz estable y duradera que anhela nuestro pueblo. El próximo año adelantaremos el proceso de movilización social más importante, que hemos denominado Constituyente educativa, a través del cual repensaremos la Educación que ofrecemos a nuestros niños, niñas y jóvenes y formularemos e implementaremos el Proyecto educativo de región.

Para usted, ¿cuál es el problema más grande que enfrenta la educación en el Huila?

Son muchos: el tema financiero es crucial para resolver todas las dificultades que enfrenta el sector educativo, la poca corresponsabilidad de la familia en la formación integral de los niños y niñas, la desvinculación de la escuela con la comunidad, pero el más significativo hoy, que se constituye en problema y reto a la vez, es la inexistencia de un proyecto educativo que estructure las demandas sociales de conocimiento y formación para construir convivencia pacífica y nuevas ciudadanías. El reto entonces, es estructurar respuestas eficaces para establecer qué escuela se requiere, qué maestros y qué currículo para un país que aspira a construir Paz.

¿Qué falencias tiene la educación de los huilenses?

La educación que se ofrece en algunos escenarios es descontextualizada y tradicional. Debemos retomar lo preceptuado en la ley 115 de 1994, que planteó la importancia de avanzar en el desarrollo cognitivo, pero enfatizó la necesidad de formar la capacidad crítica, reflexiva y analítica del educando.

¿Y qué destaca de ella?

El compromiso de muchos educadores por construir experiencias significativas e innovadoras en el aula.

Su lucha por la defensa del derecho a una educación de calidad, los padres de familia que creen todavía en los maestros y maestras y en nuestra escuela, como una oportunidad para crecer como familia, como comunidad y como sociedad. Ese patrimonio moral es lo más destacado. 

Un maestro huilense que le parezca admirable…

El maestro y la maestra comprometidos, el líder orgánico que se integra y trabaja con la comunidad educativa, el que es ejemplo a seguir. Tenemos muchos colegas que se la juegan cotidianamente por una educación de calidad e innovadora, trabajan con compromiso en medio de tantas dificultades.

¿Qué se necesita para ser un buen maestro?

Altruismo, humanismo, liderazgo, vocación, profundo amor por nuestros niños y niñas, tener el saber fundante de un maestro: La pedagogía.

¿Un colegio para destacar?

Muchos están cumpliendo con la tarea de formar integralmente los ciudadanos y ciudadanas que requiere el Huila. Estamos convencidos de ese compromiso.

¿De qué colegio es egresada?

De la Normal de Gigante. Amor y gratitud siempre para esa Institución que me vio crecer, humana y académicamente. Los mejores momentos de mi adolescencia y juventud los viví allí. Me formé como maestra, con la comunidad salesiana.

¿Qué le gusta leer?

Todos los géneros literarios, cuyos contenidos me hagan sentir viva, que reactiven mi humanismo y dignidad: novelas, cuento, poesía. La literatura es un vínculo que trasciende el tiempo y el espacio, connota mundos, nos ayuda a aprender, a transmitir pensamientos, sentimientos, soledades. Soy aprendiz de poesía.

¿De qué se arrepiente?

¡De nada! Todo lo vivido a lo largo de mi existencia, ha sido un aprendizaje para avanzar o para desandar lo caminado cuando percibo que no es correcto. Me formé a la luz de la sana crítica y autocrítica, como decía Martí: “Una mezcla de alabanza y censura”. Esto nos ayuda a hacer evaluaciones y correcciones permanentes. Parafraseando a Neruda: “Confieso que he vivido” y, cuando vivimos y actuamos con coherencia y honestidad, no hay de qué arrepentirse.

¿Qué palabra la define?

El carácter mezclado con profundo sentido de lo humano y la dignidad.

¿Que no puede faltar en su escritorio?

La agenda diaria que orienta mis compromisos con la comunidad y el orden en el mismo.

¿Y en su cartera?

Los cosméticos, un libro, un esfero y algo de platica.

¿De quién no se dejaría nunca dar cátedra?

De quienes violan los derechos humanos y hacen de la guerra su modus vivendi.

A propósito de este tema, quiero expresar mi repudio por tanto feminicidio en mi patria, el caso de la niña Yuliana no solo es atroz sino reprochable y reclama justicia!

Cualquier forma de violencia contra las mujeres constituye una grave violación a sus derechos humanos, un atentado contra su dignidad e integridad y una vulneración flagrante de su derecho a una vida libre de violencia, lo que limita la garantía del conjunto de sus derechos fundamentales. Desde la familia y la escuela, debemos trabajar por abolir la cultura patriarcal que nutre las múltiples violencias contra las mujeres.

¿Qué hombre huilense le parece churro?

¡Usted, Jairito! Y todos los que tienen la inteligencia, la ternura y la capacidad de amar, respetar y valorar a las mujeres.

Su plato favorito.

El viudo de Bocachico. ¡Qué delicia!

Un restaurante huilense que le guste.

La casa del Folclor.

¿Qué le gusta que le regalen?

Libros y mi perfume predilecto: Cartier.

Lo mejor de usted…

¡La honestidad y el humanismo! Son mi mejor patrimonio y legado para mis hijos Tania, Germán Ignacio, y mi nieto Juan José. Soy de ligero equipaje, pero ese poco equipaje está lleno del mejor y más sano  contenido.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios