Neiva, tampoco se salva de los ‘aires’ de revocatoria

Dominical /

Neiva, tampoco se salva de los ‘aires’ de revocatoria

Neiva, tampoco se salva de los ‘aires’ de revocatoria
titulo noticia
  


En varias ciudades de Colombia ya hay comités pro revocatorios para alcaldes y gobernadores. Desde que la ley en la Constitución del 91 aprobó este mecanismo 166 iniciativas de revocatoria ninguna ha prosperado. 55 de ellas, llegaron a las urnas pero ninguna prosperó.

Jhon Freddy Figueroa
Diario del Huila

El inicio de año en la capital opita comenzó con la firme intención de un grupo de ciudadanos de impulsar la revocatoria del actual mandatario de los neivanos Rodrigo Lara Sánchez. La iniciativa radicada en el despacho de los Registradores Especiales del Estado Civil de Neiva, Norma Constanza Peralta Serrano y Luis Felipe Cifuentes Charry.

Este comité Pro Revocatoria del Alcalde de la ciudad de Neiva, está conformado por el reinsertado del M19, Nelson Augusto Calderón Puentes, Jorge Serrano Buendía, Hernando Medina Ramírez y Leonidas Gutiérrez Caicedo

Ellos, denominados los ‘ciudadanos preocupados’, hacen valer su propuesta amparados en el derecho que les otorga la Carta Magna y reglamentada por la Ley 134 de 1994 esgrimen los argumentos de que el alcalde Lara no ha cumplido sus promesas de campaña, las cuales compartió con los neivanos en época de campaña y que luego quedaron consignadas en el Plan de Desarrollo ‘La razón es la gente’.

El burgomaestre de los neivanos logró llegar a la alcaldía con una votación de más de  74 mil votos con lo cual consiguió una considerable ventaja sobre el candidato Gorky Muñoz Calderón del Partido Liberal.

El día de la victoria, todo fue mieles y hoy un año después varios ciudadanos inconformes con ciertas decisiones de la Administración Municipal en ciertas áreas de la función pública, impulsan su revocatoria.

Revocatoria un proceso desgastante

Y es que mirando los últimos procesos de revocatoria que se han adelantado en Colombia suelen ser emociones del momento dado que carecen de argumentos convincentes para que un grueso de la población acuda a las urnas y reversar así una elección que fue legítimamente lograda y con el añadido de ser una votación histórica y ese parece ser el caso de la capital opita, según lo advierte Gerardo Martínez, abogado experto en temas electorales y quien a su vez analiza esta clase de procesos en otras ciudades del país.

Lo cierto es que el proceso ya inicio y la ley establece que en primera instancia hay que constituir un comité que deberá inscribirse ante la Registraduría Nacional del Estado Civil; proceso que ya se surtió.

Ahora será el organismo electoral que en un periodo de 15 días elaborará los formularios en los que se recogerán las firmas para forzar a las elecciones, de ahí el comité tiene seis meses para recaudar un número de firmas que equivalgan al 30% de los votos que obtuvo el candidato ganador en las elecciones regionales; para el caso de Neiva, las firmas a recoger de acuerdo a la votación de Lara serían más de 25 mil.

Ahora bien, si las firmas reúnen los requisitos como que correspondan a personas que hagan parte del censo electoral del municipio y así mismo que sean reales, se convocará a elecciones.

En esos comicios, deberá participar el 40% de las personas que votaron en las elecciones para escoger al alcalde cuyo periodo se quiere recortar.

“La petición de revocatoria, según la Ley 131 de 1994, se hace cuando el mandatario no cumple con sus deberes. Primero se recogen firmas que sumen por lo menos el 40 por ciento de la población que sufragó en las elecciones. Luego se acude a las urnas para despojarlo del mandato”, sostiene Martínez.

Por ahora, el alcalde Lara ha recibido el respaldo de algunas vertientes políticas que lo llevaron a regir los destinos de la ciudad. Muchos consideran que un primer año de gestión no puede ser medido dado la complejidad que tiene la administración pública en donde ciertos procesos contractuales son de por sí demorados y entonces es donde se debe acudir a la gestión y trabajar con lo dejado por la administración pasada.

No obstante, también hay ciudadanos que ven con buenos ojos la iniciativa del comité de Pro Revocatoria de Lara y lo han hecho hacer saber en las redes sociales; incluso hay personas cercanas al burgomaestre que en su momento le han hecho saber sobre errores cometidos en su gestión; errores que el mismo alcalde ha reconocido pero sin mala intención.

Mientras todo esto sucede, los expertos en procesos de revocatoria sostienen que la motivación del momento a la hora de firmar y votar puede cambiar, en este sentido coinciden que la decisión de revocar debe ser de responsabilidad porque se corre el riesgo de dejar a la ciudad acéfala de mandato y con una gran cantidad de obras que en estos momentos demandan culminación para no quedar como ‘elefantes blancos’.

¿Quiénes están detrás de la propuesta?

Aunque existe un comité de revocatoria porque lo exige la ley, en el mundo político desde que se conoció la noticia se conjetura que detrás de la propuesta de acabar el mandato de Lara, hay intereses políticos por las elecciones que a Cámara y Congreso se realizarán el año que viene y grandes contratistas que se han visto defraudados por el alcalde porque no los ha tenido en cuenta en la tajada presupuestal.

Una de las voces que así lo manifestó fue precisamente el medio hermano del alcalde Rodrigo Lara. El dirigente político de Cambio Radical indicó que estos procesos son claramente políticos y liderados bajo la sombra por quienes están acostumbrados a la política tradicional y burocracia.

“Lo mismo pasa en otras ciudades. En Neiva, la revocatoria también tiene un crudo fin proselitista, no la satisfacción del interés general” escribió en su cuenta de twitter.

Y si no se da la revocatoria

La pregunta que siempre ha surgido en esta clase de procesos ha sido  ¿Qué pasaría si no se alcanza los votos requeridos?, la respuesta se ha dado en los anteriores procesos de revocatoria que se han dado en Colombia y también en el Huila, el último caso registrado fue precisamente el de la alcaldesa Neila Triviño.

En 2014, los campoalegrunos se negaron a salir a votar para revocar su mandato. Ese día, las elecciones se cumplieron en medio de gran expectativa a raíz de la fuerte polarización dada en la localidad durante los últimos meses en la población

La motivación para revocarle el mandato obedeció que algunos habitantes consideraron que incurrió en graves irregularidades en una licitación pública que alcanzó a abrir para adjudicar el contrato de alumbrado público a un particular

Lo cierto es que solo 3.500 personas, y se requerían más de 7.000 votos para que se hiciera efectiva la revocatoria de la mandataria.

Basándose en ese ejemplo, es que se puede indicar que de no prosperar un proceso de revocatoria, es que los alcaldes se fortalecen en su poder, asumiendo de por sí, que el pueblo le entrega un nuevo mandato, esta vez reforzado y cimentado con un sello de aprobación y legitimidad.

Sobre el tema Martínez, también señala que el proceso de por sí es desgastante para cualquier administración porque es de suponer que cada alcalde en su ciudad no se quedará con los brazos cruzados y activará la maquinaría institucional y partidista para contrarrestar tal iniciativa. Este ejercicio ya se ha visto y con la administración de Gustavo Petro se vio en todo su esplendor.

Vientos revocatorios en otras ciudades

El de Neiva, se suma a las iniciativas de revocatoria con las cuales arrancó el 2017 en otras ciudades de Colombia.

En la capital de la Republica, se conformó comité de revocatoria para Enrique Peñalosa, en Bucaramanga, para remover del cargo a Rodolfo Hernández, en Barrancabermeja la revocatoria es para Darío Echeverri Serrano, a la propuesta se suman comités para revocar mandatarios de Sucre y Pereira.

Es de anotar que en los últimos años, en 166 casos opositores y detractores pidieron sin éxito la cabeza de alcaldes y gobernadores. Nuestro país, tiene para estrenar legislación pero es un mecanismo más cuestionado que efectivo; una estadística que tiene cifras que sustentan lo anterior.

Así lo manifiesta la directora de la Misión de Observación Electoral, Alejandra Barrios, quien en entrevista con El Espectador calificó la figura de la revocatoria como un mecanismo de participación sub utilizado.

 “Es una figura que se ha convertido en una forma política de adelantar el proceso electoral. Es decir, de darse a conocer o de empezar a poner una agenda ante la opinión pública”. Por eso, no sorprende que dentro del abanico de quienes están detrás de la revocatoria del alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, estén jóvenes como Julián Robledo, hijo del senador de Polo Democrático Jorge Enrique Robledo, precandidato a la Presidencia de la República; o Leonardo Puentes, quien se define como músico, creativo de medios y ha ejercido como consejero distrital de Arte y Cultura.

Por ahora habrá que esperar que pasa en Neiva, lo cierto que los aires de revocatoria ya llegaron a la capital opita y será el ciudadano el que decidirá si se le mide a cambiar su alcalde.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios