Persiguiendo la infidelidad

Dominical /

Persiguiendo la infidelidad

Persiguiendo la infidelidad
titulo noticia
  


En los últimos días ha circulado en redes sociales información sobre un grupo denominado ‘caza infieles’ el cual ha causado curiosidad en los opitas, especialmente en la ciudad de Neiva.

Se trata de siete huilenses que alternan sus trabajos cotidianos con esta actividad, en la que buscan descubrir en flagrancia a quienes han optado por engañar de alguna forma a sus parejas. Aunque algunos han considerado que se trata de publicidad engañosa, ‘los caza infieles’ es un grupo constituido dedicado a investigar a quienes faltan al primer principio del amor, la fidelidad.


Hombres y mujeres de la capital opita acuden a ellos con el objetivo de indagar si sus parejas tienen un romance oculto. Para este grupo de espías, no hay trabajo difícil, ni mucho menos imposible, usan sus sofisticados métodos para encontrar la verdad y entregar a sus clientes las pruebas que tanto anhelan.


Según Sebastián, integrante de los ‘caza infieles’ y quien está encargado de comunicarse con los clientes, el servicio es solicitado en su mayoría por mujeres. Antes de iniciar el seguimiento es necesario hacer un estudio de las actividades cotidianas de la persona a investigar, con el fin de establecer los cambios en su rutina que pueden llevar a encontrar la “prueba reina”.


Los ‘caza infieles’ existen en la ciudad de Neiva desde hace aproximadamente dos años, en los cuales se han dedicado a publicitar su grupo de Facebook para obtener mayor cantidad de usuarios. Pero, ¿cuánto cuesta acceder a este tipo de trabajo? Ante los riesgos que tiene y el tiempo que toma, la tarifa establecida es de $600.000 pesos, por eso vale la pena preguntarse, ¿está dispuesto a pagar esta suma por descubrir una infidelidad?


Este gremio de ‘espías sofisticados’ logran camuflarse entre la multitud para seguir a los personajes, mientras que sus clientes esperan ansiosos las evidencias fotográficas o de video, con las que terminaran con sus sospechas de si su pareja sentimental se encuentra dándose una ‘licencia amorosa’.


Para garantizar la efectividad de su trabajo, ‘los caza infieles’ piden a quienes solicitan de sus servicios, consignar la mitad de la suma de dinero, en este caso, $300.000 y cuando se termine la investigación y se entreguen las evidencias, se entrega la otra mitad, de manera que ambas partes queden satisfechas. Algunas personas solicitan que el reporte se esté entregando en tiempo real, en línea por plataformas como wathsapp.


“Los caza infieles, no utilizamos radios, gafas oscuras, gorra y cámara fotográfica, como se muestra en las películas” dice Sebastián. Quien además manifiesta que se trata un trabajo de paciencia, en el que están involucrado un equipo de siete personas, que se turnan para lograr resultados lo más pronto posible, sin embargo teniendo claro lo exhaustivo que debe ser su trabajo, hay un principio que no se puede violar y es vulnerar la privacidad de la persona.


Inicio de investigación


Una investigación comienza con la llamada de un posible cliente con quien se agenda una cita, en donde se estipulan los términos del trato y se le da al detective toda la información del objetivo a seguir, como horario laboral, formas de desplazamiento, zonas que frecuenta y gente con la que se relaciona, de manera que los sofisticados espías puedan diseñar un eficaz plan.


¿Sospecha de su pareja? Éstas y otras dudas ahora las puede corroborar con pruebas a través de fotos y videos. Solicite el servicio de manera confidencial, entérese de la verdad. Es la forma en que se promocionan y en que logran despertar interrogantes en los opitas, quienes terminan llamando aunque sea por alimentar su curiosidad.


“Uno de los casos más peculiares en los que hemos trabajado, es en el que un hombre nos contactó y solicitó nuestros servicios y cuando nos encontrábamos en el seguimiento, el sujeto se fue detrás de nosotros, para comprobar por el mismo lo que estaba pasando” indicó Sebastián. Situaciones como esas pueden poner en riesgo su trabajo, que debe ser muy profesional y evitar en lo posible, el escándalo público.


Los numerosos casos que atienden día a día los habilidosos espías, confirman que la infidelidad tiene una diversidad abrumadora de formas y territorios y que no es un trabajo fácil lograr conseguir la evidencia ante lo sigilosas que pueden ser las mujeres y la audacia que poseen los hombres al momento de ocultar sus aventuras amorosas.


Así que si usted sospecha que está siendo víctima de los llamados “cachos” existen este grupo de valientes “detectives fantasma” dispuestos a poner en practica todas sus habilidades para encontrar las pruebas necesarias que despejen todas sus dudas.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios