Transporte y movilidad en Neiva

Dominical /

Transporte y movilidad en Neiva

Transporte y movilidad en Neiva
titulo noticia
  


Luis Alfonso Albarracín Palomino

El martes anterior, tuvimos la oportunidad, los contertulios del Botalón de interactuar con el Secretario de Transito y Movilidad de Neiva, Jimmy Puentes Méndez sobre la temática relacionada con los accidentes de tránsito y la deficiente circulación de automotores por las vías de la ciudad, donde se está presentando un ambiente negativo para el bienestar de las personas que habitamos esta ciudad. Es preocupante el incremento de accidentes de tránsito que suceden en la ciudad durante el presente año, donde diariamente los medios de comunicación nos informan sobre la gravedad de los mismos, por las muertes, lesionados y daños materiales que afectan el bienestar de las familias huilenses. Según el Código Nacional de Tránsito, la conducción de un vehículo o una moto, se considera una actividad peligrosa y es importante que cada persona tenga conocimiento de algunos datos que lo harán reflexionar sobre la responsabilidad que tiene a la hora de manejar un vehículo y de transitar por la vía pública.

Nos afirmaba el ilustre jefe de despacho, que se demuestra que la impericia de los conductores, exceso de velocidad y la violación de las normas de tránsito, son las principales causas de los accidentes de tránsito. El comportamiento de los conductores es irracional. Se pasan los semáforos en rojo, realizan cruces peligrosos, se estacionan en sitios prohibidos, las motos, taxis y busetas se atraviesan y frenan intempestivamente en sitios no autorizados, entre otros; manejar en esta ciudad se ha vuelto una tortura para los buenos ciudadanos. Además, los controles que desarrollan los 40 agentes de tránsito que tiene la ciudad que posee más de 400 mil habitantes, se vuelven insuficientes para atender la vigilancia vial de la misma. Nos ilustró con ejemplos, los graves casos de accidentes que se han generado en la ciudad, que han dejado muertes, lesionados y daños materiales de sus vehículos. Que más del 80% corresponden a los motociclistas, que están desencadenando una crisis en la circulación de más de 110 mil vehículos que circulan por las deficientes y deterioradas vías de Neiva.

En algunos apartes del editorial del Diario del Huila, correspondiente a la edición del lunes 13 de junio de 2016, se comenta que de acuerdo a estadísticas que se encuentran relacionadas con estudios que se han realizado, a nivel mundial, la accidentalidad anualmente deja 1,2 millones de personas sin vida y 50 millones con lesiones. A nivel de Colombia, en la vigencia de 2014, se presentaron 6.219 muertes y en el departamento del Huila, 39 muertes y 2.611 lesiones, de los cuales ocurrieron 8 muertes y 166 lesiones en la ciudad de Neiva. A diario somos espectadores de la ocurrencia de accidentes por la incultura e imprudencia de los motociclistas, que no respetan las señales de tránsito. A veces se vuelven atrevidos y violentos cuando las autoridades de tránsito, los sorprenden infringiendo las mismas y no aceptan su grado de culpabilidad. Asumen posiciones cínicas e irrespetuosas con las mismas. A pesar que las autoridades municipales, ejercen un control sobre las medidas que se han tomado para frenar este caótico problema que tenemos en la ciudad, el accionar irracional de los infractores desborda la capacidad institucional para frenar este caos vial . Inclusive estas motos son utilizadas para cometer toda clase de fechorías y delitos afectando la seguridad ciudadana. Se estima que en la ciudad circulan más de 80.000 motociclistas, lo cual se ha constituido en uno de los mayores problemas de la ciudad, porque han generado problemas en la movilidad, afectando el tráfico vehicular de esta localidad.

Otro elemento que fue planteado por los asistentes a la reunión, es buscar las condiciones para se emprenda desde los establecimientos educativos, organizaciones empresariales y comunitarias, amplias jornadas de capacitación e ilustración sobre las normas de tránsito, con el fin de fomentar las actitudes, costumbres, acciones y reglas mínimas que se comparten en el municipio, no están garantizando unos niveles de convivencia y un sentido de pertenencia en la búsqueda de solución a los principales problemas que nos aquejan como habitantes de una ciudad que cada vez crece urbanísticamente sin tener definido una visión de desarrollo, y con ello se están incrementando la insatisfacción de las necesidades básicas de los neivanos que no encuentran una respuesta para mejorar las condiciones de bienestar. Para ello es indispensable que impulsemos colectivamente una visión positiva de convivencia a través de la tolerancia, la no violencia, el cumplimiento de las normas y de las leyes establecidas para tal efecto, para generar procesos de confianza y cooperación entre los ciudadanos y el respeto por lo público.

Si todos colaboramos con esta iniciativa, lograremos aumentar la capacidad ciudadana para cumplir y cooperar voluntariamente con las autoridades de tránsito para mejorar la circulación vehicular y peatonal de los neivanos. Además, esta auto regulación social a través de la armonización cultural y moral de los conductores, conducirá a que los comportamientos, actitudes y justificaciones de la comunidad, sean congruentes con las políticas públicas establecidas para tal fin.

Por: Luis Alfonso Albarracín Palomino

Comentarios