Vulnerabilidades y riesgos sin mitigación

Dominical /

Vulnerabilidades y riesgos sin mitigación

Vulnerabilidades y riesgos sin mitigación
titulo noticia
  


Bernardo Alfonso Casas Olaya

De manera autónoma, elegimos la localización de la casa donde posamos con nuestras familias y así mismo, tomamos la decisión del tiempo durante el cual la ocuparemos; acaso conocemos con algún grado de precisión literal, ¿dónde estamos parados?

Somos indiferentes con la condición de elemento vivo que presenta nuestro planeta tierra y la dinámica inherente a la acción del magma, los gases, los flujos piroclásticos y la geometría de gigantescas masas de materiales y rocas de diversas configuraciones, que se desplazan como fallas geológicas, generando fricciones que liberan altas cuantías de energía con denominación de sismos, terremotos, tsunamis, derrumbes y avalanchas que afectan las superficies que ocupamos.

Las naciones que históricamente reportan afectaciones catastróficas son los poseedores de mayores registros históricos, investigaciones, instrumentación y normatividad para el diseño de estructuras con elevada capacidad sismo resistente; vienen al caso la Republica China, Japón y Estados Unidos.

El territorio del Huila se encuentra localizado dentro del mapa de alto riesgo sísmico de acuerdo con la denominación de los entes nacionales e internacionales, quedeterminan las vulnerabilidades de las regiones, fundamentados en estudios geológicos, registros sísmicos, impacto de aferencia vulcanológica y otro tipo de parámetros que le dan la clasificación a esta región de la cordillera andina y la cuenca del Pacífico colombiano. La red sismológica de Ingeominas cuenta con una información baja en registros por insuficiencia tecnológica y un inicio de actividades tardío.

Nuestra patria cuenta con un enorme pasivo en el inventario de construcciones de uso público y privado, por cuenta de aquellas estructuras que, dada la época de su construcción no se ajustan a la norma para el diseño y construcción de estructuras sismo resistentes NSR10 del decreto 926 expedido el 19 de marzo de 2010 y modificado mediante los decretos 2525 de 2010, 092 de 2011 y 340 de 2012. Las edificaciones no actualizadas estructuralmente a la citada legislación ofrecen elevados riesgos y consecuencias ligadas a la intensidad y duración de un terremoto; situación sobre la cual las curadurías urbanas deben actuar con elevado compromiso de control y vigilancia frente a los diseños, construcciones y remodelaciones.

La dirección en el manejo del riesgo por cuenta del Estado debe conducirse con conocimiento científico, presupuesto suficiente y concientización ciudadana, para lograr un buen manejo de prevención y desempeño frente a la ocurrencia de fenómenos súbitos y de magnitudes impredecibles. El avance científico no ha logrado establecer un procedimiento para detectar el lugar, la fecha, la hora, el tiempo de duración, la intensidad y la magnitud de los eventos sísmicos.

Cuenta el departamento del Huila con el antecedente de la ocurrencia de algunos de los sismos de mayor intensidad reconocidos en el país y de acción devastadora como los registrados el 16 de noviembre de 1827 en el municipio de Guadalupe, el 9 de febrero de 1967 en la ciudad de Neiva y otros no referidos en este espacio.

Frente al imperdonable y costoso vacío en nuestro desarrollo y crecimiento, por la inexistencia de una facultad de geología en este departamento dotado de un elevado potencial minero energético, la Tertulia El Botalón dentro de su programación estratégica semestral programó iniciando el año 2016  los foros abiertos sobre el origen de los terremotos, las causas del calentamiento global como un fenómeno cíclico y antrópico, y el inventario probado de los recursos existentes en el subsuelo del departamento del Huila, incluida el agua. Fue así como recibimos la exposición clara y didáctica de los investigadores y consultores, los geólogos; MSC Roberto Vargas Cuervo y Jersahin Lamilla  Guerrero durante la presente semana.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios