'Yo amo mi trabajo'

Dominical /

'Yo amo mi trabajo'

'Yo amo mi trabajo'
titulo noticia
  


Lorna Cepeda regresa a la pantalla chica en la producción 'El Tesoro' de Caracol Televisión. La actriz habló de su carrera profesional y aspectos de su vida personal.

¿Cuál considera el momento más difícil por el que le tocó pasar?

Cuando se murió mi mamá. Uno dice que eso se supera, pero la muerte de un ser querido es muy dolorosa. Uno entiende y deja ir, porque hay que seguir con la vida, pero hay un huequito que queda ahí. Recuerdo esa sensación, el desespero los primeros días. Es muy duro cuando la persona se va y tú no puedes llamarla por teléfono, contarle tus cosas, no puedes incluirla en tu vida en ese instante, mientras pasa ese desapego es muy difícil, uno necesita mucha ayuda alrededor.

 

¿Con qué miedo ha vivido gran parte de su vida?

Le cogí miedo por un momento no a mi propia muerte, sino a la muerte de un ser querido. Yo no quiero volver a pasar por una situación como la de mi mamá. No me gustaría que eso me volviera a pasar, prefiero irme yo primero, y ya los otros que lidien con lo que tengan que lidiar. Igual, que me muera más viejita, como de ochenta y pico.

 

¿Le han quedado frases, dichos o gestos de los personajes que ha hecho?

Hay cosas que sí se me han quedado y, es normal, porque son personajes que interpretas de lunes a sábado, entonces, es imposible que no, porque estás haciendo las mismas cosas todos los días de tu vida, es como lavarte los dientes. Por más que trate que cuando salga del set se me olvide todo. Lo que pasa es que me han tocado personajes que duran hasta tres años, la Celosa, en “Chepe Fortuna”, fue lo mismo; Patricia, en “Betty, la fea”; Lola, en “Casados con hijos”. Cuando hablaba con alguien me decía: “Oye, se te salió igualito como a no sé quién”.

 

¿Cómo es la experiencia de interpretar un personaje que no se parece en nada a su personalidad?

Lo más difícil sería un enfermo, un asesino o un violador, pero es un reto que de todas formas te toca sacar. Todos tenemos de todo, lo que pasa es que hay cosas que tú no haces porque no van contigo. Uno tiene que buscar internamente y trabajar lo asesino que hay en ti y por medio de eso, construir, porque tienes que sacar algo tuyo para prestárselo al personaje. Lo más importante de todo es no juzgar el personaje. Cuando estás interpretando a alguien que no se parece a ti, no lo juzgues, tienes que entenderlo, de otro modo no te va a salir. Hay que disfrutar el personaje.

 

¿Cuál es el personaje con el que más la han relacionado?

Muy poca gente me sigue relacionando con la peliteñida, de ese personaje pasé a ser Lorna Cepeda, luego Petra, la Celosa de Chepe Fortuna y ahí nuevamente pasé a ser yo. En la calle me hablan de Lorna pero sí me preguntan por mis personajes.

 

¿El teatro o la televisión?

Yo no me quedo quieta. Divido mi tiempo entre el teatro y la televisión, ya que ambas ramas de la actuación me apasionan. El teatro, por ejemplo, tiene una magia increíble, pues la retroalimentación del público es inmediata. La televisión también tiene una magia increíble, al igual que el cine; es lo que he hecho durante casi toda mi carrera, pero simplemente me encanta mi trabajo.

 

¿Qué hace para mantenerse vigente?

Para mantenerme vigente durante todos estos años, lo más importante es tener pasión por lo que se hace. Yo amo mi trabajo y así todo se va dando positivamente. Soy una mujer que siempre se fija metas laborales, las cuales van llegando. Aunque claro, siempre dejando todo en manos de Dios.

 

Como muchas mujeres, usted es ahora madre cabeza de hogar. ¿Cómo maneja el tiempo con sus hijos?

Cuando mis tres hijos eran más pequeños, los extensos horarios de grabación sí llegaron a tornarse complicados. Fue algo complicado pero, sin duda, fue una época muy bonita. En la actualidad, no desperdicio ningún momento para compartir con ellos aunque ahora ya estén grandes: Daniela, comunicadora social, de 23 años; Nathaniel, estudiante de publicidad, de 20; y Mariano de 18, quien pronto terminará el bachillerato.

 

¿Qué hace para mantenerse en forma?

Cuando estoy de vacaciones voy al gimnasio, pero descubrí que hay que cuidarse con la comida. Trato de comer sano en las noches y así mantengo el peso. Uso bloqueador solar en la mañana y en el transcurso del día no dejo que el sol me toque la piel. Tomo vitamina E y nunca me acuesto con maquillaje. Cuando no grabo solo uso pestañina y dejo que la piel respire.

 

¿Qué mal hábito tiene?

Cuando alguien dice una frase que me gusta mucho, la repito. Si tú dices un dicho, lo repito igual. No se me quita eso.

 

¿Qué cosas le molestan de su personalidad?

Me molesta que tienda a ir a los extremos y me toca estar muy consciente de eso. Que a pesar de ser una mujer muy tranquila, que muy pocas cosas me afectan, cuando me afectan, me voy a los extremos. Me molesta que soy muy rápida para algunas cosas, pero a veces si me dicen algo hiriente, no respondo enseguida, sino que me quedo como pensando y a los tres días se me ocurre una respuesta. Ya no me acuerdo de más, porque soy ′cuasi′ perfecta (risas).

 

Pronto la veremos nuevamente en la televisión. ¿Cuál es su personaje en ′El Tesoro′?

Soy Nazly de Otero, una sahagunense como su esposo y proveniente de una familia ganadera de Córdoba. Estudió en un colegio de Montería donde educaban a las niñas para ser señoritas de sociedad. Le agradece a Dios por sus dos hijos pero le pide que ilumine a su hijo varón para que ejerza su profesión de químico, pensando más en él y no con un altruismo desmedido. Su preocupación raya en la intromisión, pero puede más el amor de madre que la prudencia. El tesoro es su oportunidad de recobrar su vida tranquila en Sahagún y su estatus de ′niña bien′.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios