Colombianos, a cargar con nueva Reforma Tributaria Estructural

Economía /

Colombianos, a cargar con nueva Reforma Tributaria Estructural

Colombianos, a cargar con nueva Reforma Tributaria Estructural
titulo noticia
  


La plenaria de la Cámara de Representantes aprobó la cárcel para los evasores de impuestos superior a $172 millones. Se aumenta la tarifa del IVA en tres puntos para llegar al 19%. Se establece una tarifa del 5% y productos como la carne, leche, pollo, legumbres, pescado y medicamentos, entre otros, no tendrán IVA. Se prorrogó el 4x1.000 y se dejará inalterado el impuesto de renta a personas naturales. También hay reducción de la renta para las empresas, entre otros aspectos.

JUAN CARLOS BRAVO O.
DIARIO DEL HUILA
Redacción Economía

Una reforma tributaria polémica, atípica, en medio de tribulaciones políticas, con más IVA para los colombianos, cero alivio para la clase trabadora, menos impuestos para las empresas, cárcel para evasores y gravada en la clase con menores ingresos económicos en el país, fue aprobada por la Cámara de Representantes; mientras tanto, esta madrugada fueron aprobados los últimos puntos del articulado en la plenaria del Senado de la República. Luego pasará a conciliación, posiblemente el martes de la próxima semana.

Las Plenarias

La plenaria de la Cámara de Representantes aprobó la Reforma Tributaria Estructural, incluidos el incremento de 3 puntos del IVA y la aplicación de cárcel para los evasores. A su turno, el Senado aprobó prácticamente todo el articulado que se votó en bloque ya que no presentaban proposiciones de modificación o sustitución.

También acogió favorablemente la enmienda sin grandes cambios, comenzando por el incremento en 3 puntos del impuesto del IVA, que pasará del 16 al 19%. Según el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, el grueso del consumo de la canasta familiar no tendrá que pagar IVA. Sin embargo, otra cosa dijeron los opositores.

Muchos artículos tendrán un gravamen del 5 por ciento y otros el 16 por ciento. Además, se mantuvo el IVA para las toallas higiénicas. La corporación avaló la reducción de la renta para las empresas, que pasará del 42 al 34% para 2017 y al 33% para 2018.

Igualmente, se exoneró de Retención en la Fuente a las pensiones y se descartó la ampliación de la base de contribuyentes del impuesto de Renta. El impuesto al consumo para las motos se aplicará para aquellas de 180 centímetros en adelante.

En cambio, aprobó cárcel para los evasores de impuestos y bajó el monto de la evasión, de $5 mil millones a $172 millones, tras los reparos del Fiscal General a la medida de prisión para grandes evasores.

También se dejó en firme el monotributo para la formalización de los tenderos en el país y el 4 x 1000, pero se descartó el gravamen a las bebidas azucaradas.

Las bicicletas quedan gravadas con IVA de 5% con precios por debajo de $1,5 millones y las que valgan por encima de este precio, pagarán la tarifa general del 19%.

En telefonía celular fue aprobada la propuesta del Gobierno que los aparatos con precios de hasta $654.000 no pagan IVA y los planes de datos de hasta $45.000 no son gravados y los superiores a esta cantidad cancelan tarifa plena más el 4 % de impoconsumo.

En combustibles habrá alzas para la gasolina de $135 por galón, el acpm $152, el gas natural elevará su precio en $29 por metro cúbico y el propano $95. Frente al impuesto al tabaquismo, aumentará el precio de la cajetilla de cigarrillos en forma escalonada: $700 para 2017 y $700 para el año siguiente. Por otra parte, los mandatarios municipales y distritales podrán establecer un impuesto a recaudar por el servicio de alumbrado público.

En el Senado

De la mano del senador Antonio Guerra de la Espriella, coordinador ponente de la iniciativa, se discutieron temas coyunturales como los gravámenes a telefonía celular, navegación y datos, y el impuesto al carbono.

Se aprobó la reducción del IVA del 19% al 5% a las bicicletas, velocípedos y triciclos de reparto de menos de $1.5 millones.

De un total de 365 artículos que trae la ponencia, había cerca de 125 proposiciones entre artículos nuevos y modificaciones presentadas.

Una discusión grande se generó en la imposición de impuestos a energías alternativas. El rechazo no se hizo esperar y algunos senadores como Iván Duque, del Centro Democrático, manifestaron “que esto va en detrimento de las clases populares”. En el mismo sentido, el senador conservador Juan Diego Gómez señaló que en el momento sólo existe estímulo para la agricultura y el transporte; y se hace necesario eximir de impuesto para generar energía limpia en otros campos.

Desacuerdos

Los impuestos del 20 por ciento a las Zonas Francas produjo otro desacuerdo en el Senado.

El Gobierno, en cabeza del director de la DIAN, Santiago Rojas, insistió en que la medida es positiva, porque a las actuales zonas francas se les mantiene su régimen jurídico y sólo cambiaría para las nuevas.

De otra parte, el senador Arturo Char pidió que se mantenga la carga tributaria pero siempre y cuando sea para productos de exportación.

Esta iniciativa fue respaldada por la senadora Claudia López, quien afirmó que no es cierto que estas Zonas Francas generen muchos empleos porque siempre son de propiedad de un solo empresario. La congresista del Partido Verde llamó a la reflexión al Senado y dijo que estas zonas francas le cuestan al país 2 billones de pesos que se les saca al bolsillo de los colombianos con los impuestos.

“Respetar a los colombianos”

En la plenaria del Senado de la República, en desarrollo del debate de la reforma tributaria, el senador de Centro Democrático Everth Bustamante hizo un llamado a los congresistas para respetar la dignidad y los intereses de los colombianos y no aprobar una reforma tributaria regresiva y que afecta el bienestar.

Dijo que Juan Manuel Santos, inicialmente había prometido no subir los impuestos; sin embargo, su Ministro Cárdenas presenta al Congreso una Reforma Tributaria en la que propone aumentar la tarifa general del IVA. Es decir, con la reforma pasaría del 16% al 19%, incremento que afectará de manera directa el bolsillo de la clase media y baja en el país. El recaudo de este impuesto está calculado entre 8 y 14,9 billones de pesos (según los expertos) y no tiene otra finalidad que mitigar el impacto del despilfarro de recursos causado por el actual mandatario del país.

Adicionalmente, el Gobierno quiere continuar con el impuesto del 4×1000 a pesar de la promesa de Santos de desmontar el impuesto. Durante las sesiones de la Comisión Sexta, el senador Everth Bustamante propuso que en caso de mantenerse el impuesto del 4×1000, se destinen estos recursos a la educación de Colombia.

“Es importante llamarlos a la coherencia; en síntesis, apreciados colegas del Senado, estamos frente a dos grandes atropellos en este año 2016, uno es el golpe de muerte a la institucionalidad, a la Constitución Nacional a través de los acuerdos del Gobierno con las FARC en La Habana y la violación a fondo de la división de los poderes, de las reglas del juego, de las garantías constitucionales y este asalto parece una gran emboscada económica contra la clase media, porque este es un país que en los últimos 30 años, ha venido fortaleciendo su clase media y aspiramos a que los que están en niveles de desigualdad, cada vez mejoren”, afirmó el senador.

Tras la intervención del Ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, el senador Bustamante sostuvo que las palabras del Ministro no tenían validez, ya que esta reforma no es estructural.

El Ministro

“El Ministro de Hacienda –continuó diciendo– ya debe estar haciendo la cuenta de cuánto va a recaudar el 1º de enero con el 19% del IVA, con el aumento a la gasolina, es el recaudo más fácil, ¿qué reforma estructural es esa, señor Ministro?, usted, señor Ministro, y nosotros como senadores, pagamos más que los grandes patrimonios de este país, los ejecutivos, los funcionarios medios de la empresas hacen sus deducibles de la sociedad, sus carros, sus casas, sus viajes y no se contabiliza como un ingreso gravable, esto tiene que ver con evasión, uno de los grandes evasores de este país y para ellos no va a ser el tipo penal que usted está estudiando con el señor Fiscal General de la Nación”, argumentó.

“No estamos frente a una reforma tributaria estructural y permítanme, estimados colegas, hacerles una invitación, porque yo he escuchado esta noche y a lo largo del día, muchas intervenciones signadas por el “mea culpa”. Curiosamente una gran parte está de acuerdo con la ponencia del Centro Democrático o la de Antonio Navarro, pero van a votar la ponencia de las mayorías, eso no tiene lógica, no tiene coherencia, pareciera que la mermelada puede más que la conciencia frente al país, por una sola vez actuemos con respeto y con dignidad por los intereses de la mayoría de los colombianos, de esa clase media y de esos sectores pobres de Colombia, que el 1º de enero van a estar pagando el IVA y van a estar pagando dentro de una política de recaudo fácil el impuesto a la gasolina”, puntualizó.

Los puntos más álgidos

1-Canasta básica

 Uno de los puntos más sensibles de la reforma tributaria es el aumento de tres puntos del IVA y su efecto sobre la canasta familiar. Lo primero que se debe entender es que en este grupo de alimentos hay productos que están excluidos de pagar el tributo, hay otros que pagan un 5% de IVA y otros un 16%. La iniciativa del Gobierno, que aprobó la Cámara, busca subir este impuesto del 16 al 19%.

Los opositores del proyecto, como el senador del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo y la Red por la Justicia Tributaria, cuestionan que la canasta familiar está en su mayoría gravada con la tarifa más alta del IVA. De hecho, indican que la canasta básica que tiene publicada el Departamento Administrativo Nacional de Estadísticas (DANE) revela que el 59% de los artículos ya tiene IVA del 16%.

En consecuencia, si en 2016 el mercado de casa al mes costó en diciembre $500.000, en 2017 valdrá $562.500, teniendo en cuenta que el 60% de los productos se encarecerían 18,5% por el aumento del IVA, lo que afectará los bienes que tienen la tarifa plena como la ropa, los tiquetes de avión, los dispositivos tecnológicos, las comidas en restaurantes, etc. El proyecto propone que el aumento del impuesto sea gradual y empiece desde febrero.

2- El 4x1.000

Aunque en 2014, el Gobierno prometió el desmonte al impuesto a las operaciones financieras, el 4x1.000, la Cámara de Representantes votó a favor de la propuesta de prorrogarlo.

3- Rebajas en aportes a salud

La Cámara baja aprobó un pedido que por más de tres años estaban haciendo los pensionados colombianos: rebajar del 12 al 4% los aportes de salud para las pensiones inferiores a cuatro salarios mínimos. En el Congreso ya existía un proyecto de ley que buscaba efectuar este cambio. Sin embargo, funcionarios del Gobierno advirtieron que este artículo no se encontraba en la ponencia original, de manera que buscarían tumbarlo en la conciliación.

4- No se toca a asalariados

Para alegría de millones de colombianos, la Cámara de Representantes aprobó que se dejara inalterado el impuesto de renta a personas naturales. Inicialmente, el Gobierno propuso que todo aquel que ganara un sueldo mensual de más de $2’750.000 debía declarar renta; sin embargo, por medio de los comentarios de algunos de los ponentes de la reforma tributaria se descartó esta posibilidad y se mantuvo el umbral como está. Es decir, $3’471.000 sigue siendo el nivel salarial mensual a partir del cual se debe presentar este impuesto.

5- Beneficios para empresas

Las empresas fueron aún más afortunadas. Desde un principio, la reforma propuso simplificarles la estructura tributaria proponiendo que en vez de pagar cuatro impuestos sólo paguen el de renta. Asimismo, propone una reducción gradual de la tarifa del 40% el nivel actual, a cerca del 32%.

Algunos sectores tendrán beneficios. Por ejemplo, los hoteles que se construyan en zonas de menos de 200.000 personas tendrán renta exenta por un período de 20 años. Además, tendrán una tarifa del 9% en las inversiones en estos territorios.

6- Cárcel para evasores

La propuesta de cárcel para evasores presentada por el Gobierno fue mejorada con el aporte de la Fiscalía General. Se aprobó sanción de entre cuatro y nueve años para las personas contribuyentes que evadan impuesto de renta por una cifra superior a los $172 millones.

 ¿La reforma se quedará corta?

Aunque se apruebe la reforma tributaria, los analistas son todavía escépticos sobre si logrará evitar que Colombia pierda su calificación crediticia. Camilo Silva, analista de la firma Valora Inversiones, explicó que “se sabe que el Gobierno ya perdió un billón de pesos de recaudo en 2017 y otros dos en 2018. De manera que hay riesgo de que a las calificadoras no le parezca suficiente y que de todas formas, se produzca la rebaja. La otra posibilidad, que está tomando fuerza por lo que ha pasado en el Congreso, es que se deba realizar otra reforma tributaria. El problema es que parece poco viable hacerla el próximo año, y en 2018 menos por las elecciones”. Por su parte, el analista Diego Franco, de la firma Franco Inversiones, indicó que “aunque se apruebe la reforma tributaria no hay garantía de que no se produzca una rebaja. En enero todos vamos a estar muy atentos de lo que indican las calificadoras, pues los tres billones que recortaron son significativos. También toca ver qué medidas tomará el Gobierno para suplir las pérdidas. Asimismo, una reforma tributaria no parece viable hasta 2019”.

Por: Redactor Diario del Huila

Comentarios