“Las Ceibas no están en venta”