El “negocio” de la invasión