Dejen trabajar a Rodrigo Lara Sánchez

Opinión /

Dejen trabajar a Rodrigo Lara Sánchez

  


Ana María Rincón Herrera

En Colombia a lo largo de la historia desde que se aprobó la Ley 134 de 1994, la revocatoria del mandato es un derecho político, donde la ciudadanía puede dar por terminado el mandato a un gobernador o un alcalde. Según datos de la Registraduría en el país se han presentado más de 160 inicios de revocatoria, pero ninguna ha prosperado.

Revocar el mandato de un alcalde como lo pretenden hacer una minoría en Neiva y Bogotá, se presenta por dos aspectos claros que son: los inconformes que perdieron las elecciones y recurren a esta herramienta legal, que tiene un fin y es generar tropiezos o zancadillas a los mandatarios de turno, como una forma de presión por estar cambiando la forma de hacer y transformar la política en una ciudad. Este primer aspecto lo único que deja es mayor atraso y cero beneficios a las ciudades.

El otro, tiene que ver con el que se utiliza muy rara vez y es de cambiar los mandatarios cuando estos no cumplen con sus promesas electorales, es bien utilizado y los ciudadanos lo acogen mayoritariamente sin ninguna presión política.

En el caso de Neiva, la minoría que está detrás de este hecho solo busca que la ciudad entre en un retraso generando poco desarrollo a un municipio que pide a gritos mayor inversión en temas viales, sociales, educativos y de infraestructura, entre muchos otros.

El proceso de la revocatoria maneja unos tiempos especiales, y apenas Lara Sánchez cumplió su primer año organizando la casa y mirando como cumplirle a todos los neivanos que le dimos el voto de confianza en las pasadas elecciones. La revocatoria no beneficia en nada a Neiva, al contrario, someteríamos a la ciudad a una situación calamitosa. El Alcalde de Neiva desde su posesión fue claro en que su administración estaría enmarcada por la transparencia y en invertir correctamente los recursos públicos que son sagrados.

Rodrigo Lara Sánchez tiene a su favor que apenas está empezando a gobernar, le quedan tres años para demostrar obras y ejecuciones que se vean de forma positiva en los ciudadanos. Debe contar con un muy buen equipo de profesionales no mirando con espejo retrovisor sino por el contrario, tratar de hacer las cosas mejor por el bien de Neiva.

Después de conocida la supuesta revocatoria, queda en el aire que cambiar la forma de administrar una ciudad afecta los intereses de muchas personas que han estado acostumbradas a beneficiarse del erario. Cambiar las viejas costumbres e ir en contra del sistema siempre tiene sus consecuencias, por eso invito a los neivanos a que pensemos en la ciudad, a que no seamos tan egoístas con nosotros mismos, a que no pensemos individual sino en grande, a que seamos

inspectores y vigilantes de las obras que se hacen a diario con nuestros recursos, a que dejemos de lado los rencores y las envidias, a que pensemos en generar desarrollo y progreso a una ciudad que tanto lo necesita, por eso hoy les digo ¡DÉJEN TRABAJAR A RODRIGO LARA SÁNCHEZ!.

ÑP: Desde ya invito a los amigos y conocidos para que me acompañen este 25 de enero a celebrar la eucaristía por los tres años de fallecimiento de mi amado hijo, Sergio Younes Rincón. El lugar será la Catedral de Neiva a partir de las 7 de la noche y la ofrenda floral en Jardines El Paraíso desde las 4 de la tarde.

Por: Ana María Rincón Herrera