miércoles, 28 de junio de 2017
OPINIÓN/ 2016-11-08 12:25

Estados Unidos decide

Editorial

Escrito por: Editorial | noviembre 08 de 2016

Los estadounidenses tendrán la oportunidad de elegir el presidente de los Estados Unidos, entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, que hoy buscarán consolidar las estructuras organizativas para convocar a un constituyente primario, que se encuentra a la expectativa de seleccionar a la persona que tendrá la responsabilidad de regir los destinos del país más poderoso del planeta. Esta campaña electoral ha sido impregnada de publicidad política engañosa, la cual ha estado caracterizada por ataques personales que han buscado permear la mente de sus electores para buscar su respaldo popular. La polarización de esta jornada electoral ha estado marcada por toda clase de toda clase de estrategias publicitarias en los medios de comunicación y en las redes sociales. La masiva penetración de mensajes alusivos a las mismas, están impregnados de ataques y diatribas que buscan el respaldo de la ciudadanía en favor o en contra del pensamiento y lineamientos que defienden sus voceros. Es tal la confrontación ideológica, que han creado entre sus seguidores una actitud arrogante. Ha sido una de las campañas presidenciales en las que menos argumentos y propuestas se han escuchado y en la cual las acusaciones de guerra sucia, infiltraciones y hackers han predominado en la opinión pública. La Policía Federal estadounidense mantuvo la recomendación de no denunciar a la candidata demócrata por enviar mensajes de correo electrónico a través de servidores privados cuando se desempeñaba como Secretaria de Estado. Por tal motivo el FBI no demandará a Hillary Clinton por este caso. El candidato Trump se ha visto afectado por una serie de acusaciones de conducta sexual inapropiada y por sus posición férrea en contra de los inmigrantes.

Se han centralizado los escándalos a través de los medios de comunicación, por lo que serán los resultados de esta noche, los que determinen si las acusaciones mutuas entre estas dos campañas, terminaron quitándoles o sumándoles votos. El nuevo presidente de los Estados Unidos, deberá buscar la salida a los complejos problemas estructurales que aquejan a la población a nivel interno y en el campo internacional. El pueblo norteamericano elige hoy a los 538 compromisarios del Colegio Electoral, órgano encargado de votar al presidente, y dado lo reñido de la campaña entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump, que de acuerdo a los sondeos de opinión existe un empate técnico, se presenta un escenario nunca antes visto en la historia política de país del Tío Sam. Nunca antes se había visto durante la vida republicana de este país, una guerra agresiva de sondeos de opinión que buscar tergiversar a la opinión nacional sobre las preferencias presidenciales. Aunque existen otros candidatos como el libertario Gary Jhonson y el ex agente de la Cía, Evan McMullín, no van a incidir en nada sobre los resultados finales de esta contienda.