Nuestra diosa: la palabra

Opinión /

Nuestra diosa: la palabra

  


Amadeo González Triviño

Este evento que ha convocado a muchos escritores y poetas de Colombia, desde el oasis de la Cultura del Departamento del Huila, como lo es la ciudad de Garzón, gracias a la gestión de los amigos y de todos los que conocen y están comprometidos con nuestro Centro Cultural Cuatrotablas, como ese lugar desde el cual sale  un haz de luz que ha de iluminarnos por siempre, y que esperamos, siga la senda de su correspondencia por otros gestores culturales, nos ha permitido refrendarnos en nuestros proyectos y saber que seguimos adelante, y por tanto, solo queremos decir, gracias, por siempre, muchas gracias a quienes nos han acompañado e incluso a los que ausentes han puesto sus energías positivas para apoyarnos.

Hemos recibido unas palabras de aliento y una descripción que hace nuestro amigo, Antonio Aros, quien luego de concurrir a uno de nuestros eventos, pudo concebir esta semblanza de nuestra tertulia:

“...llegaron de allá,  Y de más allá... También aquí estaban. Cuando se encontraron Se fundieron en un mar de palabrerías. Expresaron sus vivencias, añoranzas, sentimientos, visiones, emociones, sueños, remembranzas, ilusiones, fantasías...

“Todas las voces querían confundir a la existencia y a los asistentes; todos querían llevarnos a universos nuevos, quizás extraños y diferentes. Tan extraños y diversos, cual infinitos y multiplurales somos los de aquí, los de allá y los de más allá...que resultamos encantados y extasiados, navegando en la misma nave, cogidos de las manos, por la energía y el poder de la magia del Dios VERBO y su Diosa, LA PALABRA.”

En realidad, el Dios Verbo y La Palabra como nuestra Diosa, ellos son nuestros cómplices, nuestras armas, nuestras aliadas y por tanto, sea ésta la oportunidad para que unidos en un solo esfuerzo, construyendo silencios y edificando sueños, por esta columna podamos dar testimonio de que aún quedan espacios a donde llegar, lugares que ocupar, personas a quienes convencer del noble trabajo de leer y de escribir, de volver a leer e intentar de nuevo, volver a escribir.

Han pasado en este evento, escritores como Gloria María Medina, Hilda Pardo, Patricia Manrique, Marce Peña, Ana Patricia Collazos, Amparo Andrade, Leopoldo de Quevedo y Monroy, Alfredo Vanin, Diógenes Díaz Carabalí, Jehú Londoño, Conrado Alzate Valencia, Milciades Arévalo, Sneider Rivera Vargas, Guillermo Gordillo Dussan, Pedro Licona, Enrique Dussan Cabrera, Jesús María Fierro, Vicente Silva Vargas, Oscar Emilio Bustos Bustos, Marco Fidel Yucuma y otros tantos que nos han acompañado y han hecho posible un encuentro con sus experiencias, con sus escritos, con sus sueños y con lo que ha sido la vida en fantasía y en las letras, para hacer de todo ello, una sola realidad.

Recordamos por siempre que hemos tenido un “derroche de luz en la palabra”, a decir de Virginia Martinez, cuando ha evocado nuestro Encuentro de Poetas, y ha refrendado que Cuatrotablas es un “punto de encuentro para hombres y mujeres de palabra”.

Por: Amadeo Gonzalez Triviño