Parapeto. Al oído del señor Gobernador

Opinión /

Parapeto. Al oído del señor Gobernador

  


Julio Bahamón

Respetado Gobernador: Desde el inicio de su  campaña a la gobernación  he venido leyendo, y enterándome de  los planteamientos hechos por Ud sobre la situación que vive el Huila a raíz de la construcción de la central hidroeléctrica del Quimbo. Específicamente, de los compromisos  incumplidos, reiteradamente, por  la Empresa constructora de la obra.  Quiero aprovechar la oportunidad que  ofrece la audiencia pública que sobre el tema ha sido convocada para mañana viernes 11 de Noviembre en la ciudad de Garzón,  para tratar en mi columna algunas cifras que considero interesantes recabar sobre ellas, y al final,  proponer una mecanismo de  compensación a favor del departamento, que puede aliviar de manera positiva  la tensión que existe entre  Engesa,  y los huilenses. Engesa dice haber construido nuevas obras de infraestructura para la región tales como vías, puentes, viaductos, casas, escuelas, centros de acopio, redes eléctricas y de telecomunicaciones. Esas, son medias verdades, señores de Engesa. Las nuevas vías, puentes, redes eléctricas y de telecomunicaciones  las construyeron, como era obvio, con el fin de reemplazar las que se perdieron con el lleno del vaso de la represa, de tal forma que solamente nos han devuelto lo que ya teníamos. Las casas me imagino que han sido las casas en donde vivieron durante la construcción sus técnicos e ingenieros, tal como sucedió en Betania. Los centros de acopio todavía no los vemos, ni las escuelas tampoco, distintas a las que tuvieron que devolver porque las que teníamos en la región, quedaron inundadas por el embalse. Nada nuevo nos han regalado señores de Engesa. Así deben reconocerlo.  Ahora bien, Engesa viene generando anualmente  2.216 Gigavatios, que equivalen a 2.216 millones de kilovatios, que vendidos hoy en la bolsa de energía eléctrica nacional,  a  $300 pesos c/u, recauda anualmente la no despreciable suma de $ 664.800.000.000 millones de pesos. Es decir, US$ 222 millones de dólares. En 25 años, tiempo que se calculó de vida útil de la central, recibirán US$ 5.550 millones de dólares. No creen señores de Engesa, y señores del Gobierno Nacional, que el Huila tiene derecho, imprescriptible, a recibir siquiera un 15% de regalías de esa monstruosa cifra con la que se beneficiarán los dueños del Quimbo? De esa forma podriamos reemplazar las del petróleo que muy pronto las dejaremos de recibir. Y de las tierras qué? Se conoce que esas tierras las han comprado. Es cierto. ¿Pero que va a pasar dentro de 25 años cuando el embalse desaparezca por sedimentación, y la central continúe generando a filo de agua? Será que Engesa debe continuar siendo dueña de esas tierras. Desde luego que NO! Y la valorización, quien se la gana? El Huila la pierde?  No; no  podemos aceptar que la  Soberanía del país quede en manos de empresas extranjeras? Nuevamente No,  Señor gobernador: En Ud. confiamos; siga haciendo sonar la matraca, así incomode a algunos, convoque al pueblo que gobierna y comprométase a presentar un proyecto de Ley mediante la cual,  al cabo de la vida útil de los embalses de todas las centrales del país, las  tierras ocupadas regresen a ser patrimonio de las regiones, y sean utilizadas para ayudar a  familias campesinas desposeídas, y necesitadas de trabajar. Atentamente. Julio  Bahamón.

Por: Julio Bahamón Vanegas