Plan nacional de contingencia

Opinión /

Plan nacional de contingencia

  


Editorial

La naturaleza ha empezado a cobrar con creces, el daño ambiental que se le ha hecho durante décadas a las microcuencas altas de los ecosistemas estratégicos. La degradación de los recursos naturales, como la tala sucesiva y sistemática que han venido soportando y de la cual hemos sido cómplices de la deforestación implacable, que en otrora se ha presentado. Igualmente, los incendios forestales en épocas de verano, contribuyen a desestabilizar dichas zonas. Los asentamientos humanos en esos lugares, han desarrollado en laderas de alta pendiente, actividades agrícolas de manera anti técnica e inadecuada. Cuando es intensa la pluviometría en esta zona, se desprenden con facilidad, sedimentos y material vegetal que es lo que afecta las bocatomas de los acueductos y se presentan las grandes avalanchas con sus consecuentes afectaciones a la población urbana y rural de los municipios. Estos estragos no solamente se presentan en todos los países del mundo, donde no se toman en cuentan los procesos de planificación territorial. El accionar gubernamental es inferior a las crecientes demandas sociales, que obligan a las familias a utilizar de forma irracional los recursos naturales. Tal es, la situación alarmante que se encuentran padeciendo los habitantes del vecino país del Perú. Las lluvias y riadas que azotan a Lima y el norte de esta nación, provocadas por ‘El Niño Costero’ han cobrado al menos 72 vidas y 72.115 damnificados desde enero, mientras la población enfrenta cortes de agua y ruega porque cese la ira de la naturaleza. Al día siguiente de las riadas, que dejaron atrás los Andes y azotaron la capital peruana, cientos de personas buscaban rescatar lo que quedó de sus pertenencias, mientras otro tanto, hacían gigantescas filas a la espera de camiones cisterna con agua potable, que fue cortada, debido a la turbiedad con que es captada de los ríos.

En nuestro país, fue activado el Plan Nacional de Contingencia por el incremento de la pluviometría que se ha venido presentando en algunas regiones del país. El gobierno nacional tomó esta decisión, a través de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo, soportado en el informe presentado por el Ideam, por este alarmante pronóstico. En las últimas horas, la intensidad de las lluvias, están provocando un aumento exagerado de los caudales de los ríos y quebradas que han dejado millares de familias en la calle, porque lo han perdido todo. Con ello, se contempla la activación en cada uno de los departamentos de los planes de respuesta, activar los sistemas de emergencia temprana, tener a disposición los bancos de maquinaria temprana y tener a disposición los equipos de atención por las emergencias que se puedan dar en temas de la temporada de lluvias. Se espera que las ayudas prometidas por el gobierno nacional, a los damnificados de los municipios de Rivera, Campoalegre y Algeciras, se cumplan porque las secuelas del estrago invernal que se presentó el mes anterior, tiene destruido la infraestructura productiva y el sistema de vías terciarias en la región.

 

Por: Editorial -