Puente festivo accidentado

Opinión /

Puente festivo accidentado

  


Editorial

Durante el pasado puente festivo, se presentó un aumento del índice de infracciones de tránsito en todo el departamento del Huila. Los motociclistas, fueron los mayores protagonistas por el número de accidentes que se registraron en las vías urbanas y rurales de los municipios. Las autoridades expresan que se debe reconocer que no es sólo por desconocimiento, sino porque hay omisión, es decir, la irresponsabilidad de los conductores que conociendo las señales de tránsito arriesgan sus vidas, quebrantándolas. En cuanto a otros factores que desembocan en accidentalidad son la permisividad con la ilegalidad; si crece la accidentalidad en la que están involucradas las motos, es evidente que hay una correlación con el número de vehículos rodando y ¿dónde está la causa? En la velocidad o premura que llevan los conductores de ellas. ¿Y la génesis? Probablemente el aumento de servicios de entrega o domicilios, el mototaxismo, la impericia y manejar en estado de alicoramiento. Cada vez las vías están siendo transitadas por un mayor número de vehículos y motos, que, en la mayoría de casos se encuentran en regular estado, lo cual se vuelven altamente vulnerables para que ocurran esta clase de hechos lamentables. Las estadísticas emanadas de la Policía Nacional en el departamento, reflejan esta anormalidad por la irracionalidad de los conductores. Además, la falta de cultura ciudadana, contribuye para que ocurran los mismos, porque no se respetan las normas contempladas en el Código Nacional de Tránsito.

Durante el puente festivo, las autoridades impusieron 414 comparendos de los cuales 383 fueron realizados a motocicletas; 130 vehículos fueron inmovilizados. Igualmente se presentaron 3 muertes. Se movilizaron 61.823 vehículos por las carreteras del Huila, de los cuales 30.268 ingresaron al departamento y 31.555 salieron del mismo; de esta forma 15.111 vehículos dejaron de circular, reflejando una disminución del 20% frente al anterior año. La movilidad vial de una ciudad es un escenario complejo donde los actores demuestran, mediante su comportamiento, concepciones sobre el tránsito, la conducción y la seguridad, no muchas veces consecuente con el bienestar común de las demás personas. Las recurrentes infracciones de los conductores en estos peligrosos velocípedos, son una manera de percibir estas desafortunadas ideas, cuyos efectos son los altos índices de mortalidad, lesión y daños por causa de accidentes. Los centros hospitalarios se encuentran atestados de heridos que llegaron durante el puente festivo, como consecuencia de este comportamiento irracional de los ciudadanos. Las causas más frecuentes de accidentalidad, se deben al no acatamiento de señales de tránsito existentes de la vía en el momento del accidente, conducir a una velocidad mayor a la permitida, adelantar invadiendo carril, conducir muy cerca de otro automóvil y el consumo de alcohol mientras se conduce.

Por: Editorial -