Semana de decisiones

Opinión /

Semana de decisiones

  


Editorial

Los últimos acontecimientos que se han venido presentando durante la última semana, una vez conocidos los resultados del plebiscito que se llevó a cabo el pasado domingo 2 de diciembre de 2016, han transformado necesariamente la realidad política del país. Por un lado, la reunión que se llevó a cabo en el palacio Presidencial entre los voceros del No y el Sí, presidido por el Presidente Juan Manuel Santos Calderón y el expresidente Álvaro Uribe Vélez, quienes determinaron seguir una hoja de ruta para buscar consensos, con el fin de destrabar el limbo jurídico en que se encuentra el Acuerdo Final de Paz, que el Gobierno Nacional suscribió con las Farc. Por otro lado, la grata noticia sobre el reconocimiento mundial del que ha sido objeto nuestro país, por el otorgamiento del premio Nobel de Paz 2016, que será entregado en ceremonia especial el próximo 10 de diciembre al presidente Juan Manuel Santos Calderón por el Comité Nobel de Noruega, por los decididos esfuerzos para llevar a su fin, más de 50 años de guerra en el país. Otro elemento que ha desbordado la opinión pública, son las masivas manifestaciones en todas las ciudades para apoyar y respaldar el proceso de paz, con este grupo insurgente, que ha obligado a las partes a superar las diferencias a través de mesas de trabajo y así ablandar sus posiciones beligerantes que polarizaron la opinión pública.  

Por fin el expresidente y actual Senador de la República Álvaro Uribe Vélez, presentó los diez puntos que deben ser tenidos en cuenta para buscar una revisión y una renegociación con los puntos contenidos en el Acuerdo Final de Paz. Aunque este asunto es bastante complejo, porque la posición de este grupo insurgente es utilizar a la palabra como único instrumento de lucha, para buscar la paz de los colombianos. Hasta el momento no se han pronunciado de manera oficial, frente a estas modificaciones, que propone el uribismo. Pero es muy fuerte la presión de la comunidad internacional, para las partes logren consensos que conduzcan a destrabar el limbo jurídico de este Acuerdo. Durante la presenta semana, se espera que se supere la incertidumbre que se ha generado en el ambiente político del país. Aunque existen algunos puntos de las propuestas planteadas que a simple vista son inviables, dadas las condiciones exigidas por los voceros de las Farc y que les representó 46 meses llegar a un consenso general con Estado colombiano, consideramos que vale la pena intentar nuevamente, a sentarse a dialogar para establecer una ruta que conduzca a buscar la reconciliación nacional anhelada por todos los colombianos y que no podemos retroceder por antagonismos políticos que laceran el bienestar de la nación.

Por: Editorial -