¿Y si construimos el sueño colombiano?

Opinión /

¿Y si construimos el sueño colombiano?

  


Leonardo Sanmiguel Benavides

La República de Colombia como puerta del sur de América es la segunda potencia agrícola del sur del continente americano, potencia hídrica y de biodiversidad, despensa agrícola para el mundo y sin duda una pieza clave para la vida en nuestro planeta por su Amazonas. Basta recorrer sus hermosos valles o sus majestuosas montañas para entender el ENORME potencial con el que cuenta nuestro país.

No obstante, ¿Por qué nos ha costado tanto crecer? Contrario a muchos pronósticos sobre todo locales, nuestra nación ha venido creciendo poco a poco- algunos años más que otros-. Si se tiene en cuenta el crecimiento económico de países de la región Suramericana como Chile o Perú, a pesar de ser geográficamente menos dotadas que Colombia, sus cifras de crecimiento económico son de admirar.  Entonces, si Colombia está llena de potencialidades que podrían generar un gran desarrollo económico y social, ¿Por qué nos quedamos atrás? ¿No nos hemos creído el cuento de lo grande que podríamos ser? ¿Nos estamos dedicando a la crítica destructiva o a decir que este país ya no tiene arreglo?

Ahora estamos cerca de la aprobación de una reforma tributaria cuyo objetivo es captar más recursos que mantengan la senda del desarrollo económico del país y así ejecutar los proyectos de infraestructura necesarios para elevar la competitividad en el comercio internacional. A su vez, se realizará debido a una enorme presión por parte de las centrales de riesgo a nivel mundial quienes consideran que Colombia necesita una reforma tributaria para mantener las cifras de crecimiento económico proyectadas y evitar el no pago de la deuda. Sin embargo, ¿fuimos los colombianos quienes forzamos al Gobierno Nacional a realizar una reforma tributaria? ¿Acaso no buscamos la manera de evadir impuestos porque los políticos se los robarán?  ¿No somos nosotros los que elegimos a esos políticos que se nos roban la platica de los impuestos? A esto lo llamo doble moral.

Los colombianos tenemos el deber de creernos el cuento de que somos un gran país y que podemos ser un gran referente en América y el mundo. Allá afuera hay empresarios y países que creen en nosotros y en nuestro potencial. Elijamos a nuevos líderes que de verdad estén preparados para asumir el reto de presentarnos y de hacer grande y gloriosa a nuestra nación. A su vez asumamos como ciudadanos el cumplimiento de las normas. No intentemos quedar de “vivos”.

En un trabajo mancomunado entre la ciudadanía y nuestros líderes construyamos la Colombia que soñamos, un país donde los ancianos tengan una vejez digna y los niños puedan ir al colegio sin hambre para prepararse para la vida; donde no regalen mercados, tejas o aguardiente sino que existan igualdad de oportunidades para crecer; que haga que en cualquier parte del mundo sienta lo grande que es Colombia y su gente. JUNTOS construyamos el sueño colombiano.

“La pobreza no es natural, es creada por el hombre y puede superarse y erradicarse mediante acciones de los seres humanos. Y erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia”, Nelson Mandela  

Por: Leonardo Sanmiguel Benavides