viernes, 23 de agosto de 2019
Cultura/ Creado el: 2019-07-14 11:36 - Última actualización: 2019-07-14 11:37

¿Cómo es Mirazur, el restaurante elegido como el mejor del mundo 2019?

Ubicado en Francia, su cocina la maneja el argentino Mauro Colagreco, el único chef extranjero con tres estrellas Michelin en el país europeo.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 14 de 2019

María José Hermosilla
Diario del Huila / AFP

A dos pasos de la frontera con Italia, junto a 12 mesas que dan al Mediterráneo, sobresale el declarado por The World's 50 Best Restaurants 2019, como el mejor restaurante del mundo: Mirazur.

La cocina del restaurante de la Costa Azul francesa es manejada por el chef argentino Mauro Colagreco (42), quien triunfa en la gastronomía mundial, siendo el único chef extranjero con tres estrellas Michelin en Francia, una recompensa el pasado martes se sumó el primer puesto mundial en la clasificación 50 Best.

El restaurante Mirazur, que abrió en 2006 en la localidad de Menton, se destaca por presentar tres "universos" de platos diferentes. Estos representan el mar (pescados y mariscos del Mediterráneo), el jardín (verduras de su huerta y del mercado) y la montaña (carnes, aves de corral y productos lácteos de la zona; plantas del bosque, flores, frutos y setas).

Algo que hace diferente a este lugar es que no posee un menú fijo, ya que la carta del día varía según los productos disponibles y la inspiración del chef, según informa su sitio web. Actualmente ofrecen dos tipos de menús distintos.

La cocina del restaurante de la Costa Azul francesa es manejada por el chef argentino Mauro Colagreco (42), quien triunfa en la gastronomía mundial.

Algo que hace diferente a este lugar es que no posee un menú fijo.

El restaurante Mirazur, que abrió en 2006 en la localidad de Menton, se destaca por presentar tres "universos" de platos diferentes.

La huerta del chef

El restaurante trabaja con sus propios ingredientes que se cosechan el mismo día, y, salvo ingredientes como yerba mate o salsa de soya, todo es de la zona. Desde primera hora, Colagreco trabaja en uno de sus cinco huertos, a pocos metros del restaurante.

Ahí cultiva desde patacas y salsifíes, hasta papas argentinas y especies tropicales como plátanos y papayas. Además, de menta, cebollino, salvia, ajenjo y otras variedades a la sombra de los naranjos. "Es increíble cómo la tierra reacciona para bien cuando uno la cuida", explicó Colagreco, orgulloso de sus betarragas de hasta 5 kilos y de su corral variopinto en el que incluso revolotean gallinas peruanas.

"Cuando una verdura crece naturalmente junto a otra, es que están hechas para convivir en el plato", agregó.


El restaurante trabaja con sus propios ingredientes que se cosechan el mismo día.

Mantenerse en sus raíces

Colagreco, quien trabajó junto al chef francés Bernard Loiseau hasta que este se suicidó en 2003 después de una carrera sin tregua al frente de los fogones, aseguró en abril pasado vivir con los "pies en la tierra" y preferir "su rincón" de la Costa Azul francesa a los lujosos locales gastronómicos de París.

Está casado con Julia, una brasileña encargada de la parte administrativa del negocio, y define su cocina como mediterránea con algunos productos de América Latina, lejos de la complejidad, "con acidez y algunos amargos".

Entre sus especialidades, destaca la crema de azafrán, espuma de almendra y sorbete de naranja; el risotto de quínoa con champiñones frescos y crema de parmesano, y la ternera asada, con verduras del huerto y salsa de sésamo negro.

En París, abrió la brasserie "Grandcoeur" y cuenta con otros dos establecimientos en localidades frecuentadas por el jet set francés: Courchevel, en los Alpes, y Cannes, en la Costa Azul.

En el extranjero, destacan las hamburgueserías "Carne" en Buenos Aires, así como "Azur", en Beijing.