jueves, 15 de noviembre de 2018
Enfoque/ Creado el: 2018-05-01 12:04 - Última actualización: 2018-05-01 12:07

¿El gobierno de Lara, peor que el del padre Escandón?

El uno sacerdote y el otro médico, resultan mal librados ante la opinión pública.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 01 de 2018

Por Edgar Artunduaga

Se volvió sentencia que va de boca en boca, que la alcaldía del padre Lorenzo Escandón ha sido la peor en la historia de Neiva.

-No es cierto, la peor, mil veces, es la del alcalde actual, Lara Sánchez, según Escandón, que ya no es cura, está casado, tiene tres hijos adultos, es abogado y litiga en ocasiones contra la administración.

Y explica: -Yo creo que la administración hay que analizarla en su contexto, primero una crisis económica nacional, segundo una realidad política de todos en contra: Gechem, Gómez Hermida, Andrade, porque yo no les entregué los cargos públicos.

Le pedí a la gente por la radio que llevara hojas de vida y mirando los perfiles fui escogiendo. Lógicamente salieron muchas personas que no tenían experiencia, hoy pienso que había que combinar las dos cosas, la experiencia y el tema político y eso se lo aconsejé a Lara, le dije que no repitiera la historia porque a mí me pueden perdonar que cometí errores administrativos porque salí del despacho de la parroquia al de la alcaldía.

Lara no debía cometer mis errores. Uno tiene que aprender de los errores propios y de los demás. Y creo que el alcalde Lara también se ha equivocado al escoger.

Si bien es cierto no hay que escoger siempre los mismos, como hacen los González Villa, tampoco se puede ir al extremo de nombrar a todos inexpertos.

Padre Escandón, no puede ser tan ingenuo. Si usted no robababa sí lo hicieron muchos de sus funcionarios, que salieron millonarios…

Es posible que sí, no lo puedo decir con certeza pero yo salgo igual o más pobre que antes y los otros acomodados, algunos secretarios, y con bienes y estabilidad económica. A mí me tocó salir nuevamente a buscar la cátedra universitaria y a lucharla. 

A mí me dijeron que usted salió pobre, que incluso se robaba la luz de los vecinos 

Eso ya es exageración, pero si salí a vivir sin bienes pero soy feliz con eso. Yo tuve muchos políticos detrás denunciando y me tocó estar en la Procuraduría, Fiscalía respondiendo y terminé absuelto en todos lados pero la Fiscalía me investigó por enriquecimiento ilícito y después nos hicimos amigos con el fiscal y terminó diciendo "es una infamia". 

Lara es peor

Con los errores de uno y otro pierde Neiva. Quién es peor, usted o Lara?

Yo no admito que me comparen con Lara, no creo que sea justo conmigo. Cómo me van a comparar si Lara tenía la experiencia de lo que yo viví para no haber cometido los mismos errores. Se lo dije y también a otras personas.

Lara tampoco aporta resultados sociales. Yo no tuve la prensa y la publicidad para mostrar lo que hacíamos pero tengo mucho por contar positivamente.

A estas alturas yo estaba terminando el periodo porque en ese tiempo eran tres años, él ya debería estar dando resultados y las obras que se están viendo son las que dejó Pedro Suárez. Esos dos intercambiadores que es lo grandecito que vemos es de recursos que consiguió Gechem con Pedro Suárez. 

¿Usted considera que su gobierno fue mejor que el de Lara?

Mil veces, sobre todo en lo social. Nosotros hicimos inversión en la parte periférica.

Después de 17 años quisiera contar que hasta dejé plata que no me quisieron adicionar al presupuesto y que Héctor Javier Osorio pudo invertir. Por ejemplo yo quería hacer la plaza cívica donde quedaba la galería central, teníamos un diseño muy bonito con parqueaderos subterráneos, baños públicos y no lo pudimos hacer porque el concejo se atravesó. 

Fuimos el mejor sisbén de país decretado por el ministro de salud de la época, él vino y nos felicitó porque le quité cuarenta mil carnés de régimen subsidiado a gente que le estaba robando a los más pobres de Neiva y él vino y nos regaló otros más. 

Simón Gaviria hace como dos años siendo director de Planeación Nacional como gran cosa descubrió que el agua moja diciendo que había colados en el sisbén en el país.

¿Qué siente cuando se ha vuelto obligado decir que su gobierno ha sido el peor de la historia de Neiva?

Yo luché contra la corriente y logramos sacar una administración donde todos esperaban que el alcalde terminara preso, de hecho todo el año 2000 me tocó defenderme de los políticos.

Cuando me investigaron tuvieron que absolverme de todo. 

Funcionarios en campaña

¿Cuáles son sus críticas fundamentales al gobierno Lara? 

El alcalde Lara tiene una gente sin experiencia y otra con intenciones políticas, con ganas de ser candidatos y terminan distorsionando lo que quiere la administración.

¿Quiénes, con nombre propio?

Me parece que Alfredo Vargas (primero secretario de gobierno y ahora de educación) llegó muy bien intencionado pero tengo razones para señalar que ha defendido otros intereses distintos a los de la comunidad y la ley.  

Otro caso es el de Cielo Ortiz de Empresas Públicas. Tengo testimonios y personas que lo han dicho que ha estado haciendo política incluso en tierras de invasión, apoyándoles por debajo de la mesa. Se lo dije al alcalde Lara pero él se la juega ciegamente por sus funcionarios y ese es otro error. 

¿El nombramiento en las Empresas Públicas ha sido el mayor error de la administración?

Yo creo que sí. Gerenciar un centro comercial es muy diferente a manejar una empresa como EPN. El querer ser candidata a la alcaldía está perturbando su objetividad administrativa.

La vida del padre Escandón

¿Cómo le va hoy al Padre Escandón?

Muy bien, yo le doy gracias a Dios porque cuando estuve ejerciendo el ministerio sacerdotal fui feliz, hacía muchas cosas dentro de la diócesis de Neiva de manera pastoral, era capellán de la Universidad Surcolombiana, fundé un instituto de teología en convenio con la Universidad Surcolombiana, hice muchas cosas además de fundar la parroquia de Timanco y de tener programa radial. Me sentía feliz en lo que estaba haciendo.

Dios me dio la oportunidad ahora de no estar ejerciendo el ministerio pero tener una familia y soy feliz con mi señora, mis hijos, tener la oportunidad de verlos crecer y de acompañarlos, de ir a jugar fútbol, de llevar a entrenar al niño. 

¿La alcaldía la ejerció siendo sacerdote?

No, yo entregué la parroquia el 1 de septiembre de 1997, hice campaña a la alcaldía mes y medio y tocó asumir porque ganamos y comencé a ejercer en la alcaldía el 1 de enero de 1998.

Después de haber terminado la alcaldía fui a hablar con el señor obispo y ya no estaba Hernando Rojas Ramírez que era el que me había ordenado y me había recibido la parroquia, y me aconsejó que no me metiera en eso, actuó como un papá que me advirtió "mijo no se meta en eso, usted va a estar en medio de tigres, eso es un ambiente muy diferente a lo que usted está acostumbrado, yo lo quiero mucho cómo se va a meter en eso".

Y me pasó lo que le sucede a muchos hijos que escuchan al papá pero no obedecen. Yo me dejé ilusionar de manera ingenua, pensé que podía hacer mucho mejor las cosas, que iba a ser más ayuda a la comunidad en la alcaldía que lo que hacía en la parroquia, hoy pienso lo contrario. Creo que la labor que estaba haciendo en la diócesis era más importante aunque no se notaba mucho, era más a largo plazo, era de llegar a la formación de la comunidad, de las personas. 

¿Le pesa su paso por la alcaldía?

No me arrepiento de haber pasado por la alcaldía porque Dios me dio la oportunidad ahora de tener una experiencia de familia que es muy enriquecedora, me siento feliz. Pero analizando objetivamente las cosas para bien de la comunidad hubiese sido mejor seguir en la parroquia. 

¿Cómo fue su paso de padre de la iglesia a padre de familia?

Estudiaba una maestría y conocí en la universidad a la que sería mi esposa. Ahí conocí a Claudia Ivonne, somos casados y le he pedido una dispensa al Papa para poder contraer matrimonio católico porque mis convicciones de fe siguen firmes.

La conocí cuando comencé a estudiar, después cuando fui alcalde se fue consolidando la relación y terminamos en una cercanía y yo vi que podía organizar familia con ella. 

¿Antes de que llegara a la alcaldía ya tenía dudas acerca de si lo conveniente era tener una esposa?

Antes de llegar a la alcaldía yo tenía la convicción de que iba a durar toda la vida en el sacerdocio, con todas las crisis que puede haber normales de cualquier sacerdote, pero no pensé que fuera a retirarme algún día, pero se dieron las circunstancias. En la alcaldía era otro ambiente y otra situación que me llevó a tomar la decisión.

¿Su relación era clandestina?

Al principio sí, no era fácil y la familia de ella y todo el mundo diciendo cosas y aún hoy en día en la universidad compañeros que me conocieron antes y me dicen "adiós padre". En ese tiempo no fue fácil pero lo asumimos bien. 

¿Cuántos hijos tienen?

Tres de 20,18 y 14 años. 

¿Cómo es su hogar?

Yo considero que es un hogar normal, como todos con luchas y momentos muy bonitos. Compartimos con los hijos, somos una familia muy unida, vamos a misa todos los domingos porque las convicciones de fe que uno puede darle a los hijos, los valores y todo eso que es tan fundamental yo he sabido compartirlo con ellos. Es un hogar bonito para pensar en estar toda la vida y ser feliz ahí.

¿Se fijó en ella por los valores o qué encontró?

Muchas cosas, no hay que mostrarse tan puritano para decir que no fui atraído físicamente por ella porque es normal, pero también los valores, ella viene de una familia muy creyente y todo eso enamora. 

¿El Padre Escandón no estaba tan convencido de su fe?

Ahí no hay crisis de fe, yo nunca la sentí. Es posible que un creyente la sienta en algún momento pero no fue mi caso, pienso que el celibato sacerdotal no es intrínseco al sacerdocio. Yo abrigué la esperanza de que hubiera un cambio con Juan Pablo Segundo y ahora con el Papa Francisco y que terminaran haciendo la apertura de sacerdotes que pudieran casarse, tener familia y ejercer el ministerio sacerdotal, pero no se dio ese paso y yo hablé con el obispo Froilán y él me está colaborando para tener la dispensa. 

¿Él lo ve bien?

Sí, porque es lo normal. Es un derecho que tengo. Después de llegar la dispensa es posible que pueda ayudar un poco más en la pastoral.

¿Qué es la dispensa?

Es como un permiso que da la santa sede para que el sacerdote pueda contraer matrimonio.

Eso es mucho mejor que los curas que se meten con niños…

Claro, ahí no hay ningún delito, en cambio cuando se meten con niños no es solamente pecado sino un delito. Yo lo que quiero es contraer matrimonio dentro de los ritos de la iglesia. 

¿Vio en el ejercicio de su trabajo como sacerdote curas que perseguían niños?

No, yo no vi que ningún compañero lo hiciera. En el seminario recuerdo que a los primeros que echaron fue a gente que veían como amanerada, hubo uno que duró ocho días y lo sacaron porque el tipo era demasiado femenino. Estamos hablando de hace 30 años que había la concepción de que el homosexualismo era pecado.

¿Usted cree que a los sacerdotes se les debería permitir casarse?

Yo creo que sí pero que debería ser libre porque así como hay personas que viven solteronas y que no son religiosos y viven felices solos,  también debería dejarse la oportunidad que el sacerdote pueda vivir sólo.

¿Usted fue célibe en su sacerdocio?

Hubo crisis. 

¿Hubo mujeres de por medio?

Sí. 

¿Llegó a tener alguna relación?

Esporádicamente se dieron cosas que de pronto fue lo que facilitó tomar la decisión de aceptar el reto de la alcaldía.

¿Cuánto tiempo casado?

Desde que salí de la alcaldía han pasado 17 años. Pero sigo siendo sacerdote, el padre Escandón. El sacerdote recibe el sacramento para toda la vida, por eso se debe pedir un permiso para contraer matrimonio.