sábado, 17 de noviembre de 2018
Panorama/ Creado el: 2018-04-20 07:50

“Generación valiente”, un cambio para los jóvenes de Neiva

El programa que desarrolla la Administración de Neiva, con el apoyo de la Fundación del Alto Magdalena, han generado cambios en proyectos de vida en los jóvenes vinculados a la iniciativa, quienes en algún momento de sus vidas estuvieron relacionados en acciones delictivas y de consumo de estupefacientes.

Escrito por: Monica Serrano | abril 20 de 2018

El programa tiene como fin lograr que las personas que han experimentado situaciones de drogadicción y a raíz de esto han llegado a delinquir, tengan la oportunidad de estudiar y lograr de tener un futuro próspero, con ayudas psicológicas, educativas y económicas.  Además esta alternativa, pretende sacar a estos jóvenes de la delincuencia, y generar un impacto.

Segundas oportunidades

Martín Emilio Espinosa, es uno de los jóvenes que decidió unirse al cambio, quien  lleva nueve meses en el programa. Además ha logrado trabajar con su negocio de venta de calzado deportivo. Para él ha sido la oportunidad más valiosa que se la presentando. “Era una persona que estaba en malas acciones, esto ha sido un paso muy grande para nuestra vidas, ya que se va dejando poco a poco la droga. Mi familia está muy contenta y me animan a seguir la oportunidad, yo tengo mi mujer y una niña, y ellas también son mi motivación y me ha servido mucho, porque  cuando no tenía trabajo hacia cosas que no debía, debido a que antes crecí en medio de pandillas y ambientes pesados, cometí errores y cosas que no se deben hacer, pero desde que entré a la fundación ha cambiado eso y he podido ayudar a mi familia. La ayuda psicológica  y el emprendimiento han sido muy buenos”, manifestó

“Una proyección de vida diferente”

Entre los 200 jóvenes que se vincularon el año pasado, se conoció la historia de Andrés Felipe Oñate Claros, quien tiene su propio negocio de ventas de gaseosas,  “cuando entré al programa me enseñaron el método de contabilidad y emprendimiento de negocios, terapias psicológica, ya que no teníamos el positivismo que necesita esta sociedad colombiana, gracias a ellos hemos tenido una mentalidad diferente al progreso que necesitamos para el futuro de cada uno. En este programa llevo nueve meses y fuí beneficiario en el mes de enero, donde me permitieron empezar mi negocio, el cual es un punto de venta Cóndor ubicado en el sur de la ciudad, además la alegría de mi madre al ver que estoy mostrando otra imagen que nadie creía. Muy agradecido con mi punto de venta. Antes no tenía una proyección de vida, pero ahora me han ayudado a tenerla”, indicó.

“Quiero ser alguien en la vida”

Juan David Quimbaya, es otro de los jóvenes que decidió cambiar sus hábitos de vida, que le afectaban su estabilidad, pese a que nunca logró estudiar, con valentía aprender en medios de todos sus compañeros a escribir y leer “soy beneficiario de la unidad productiva y logré montar mi propia dulcería  en el barrio Las Palmas, comencé a estudiar porque tengo dos niñas y quiero ser alguien en la vida, estoy haciendo segundo grado ya que soy analfabeta. Mi familia está muy feliz porque me dedico a estudiar y a trabajar, antes era un vago y lo que le debo es gracias al cambio que he tenido”.

“Pasé de fumador a emprendedor”

Nelson Pérez Osorio cambió de vida en un solo año. Luego de caer en las drogas se perfila ahora como un joven emprendedor. El joven se había sumergido en el mundo de las drogas y esto ya había comenzado a generar consecuencias en su vida. “Solía sentarme en el parque de La Rebeca con los amigos a fumar. Pero yo no era mala cosa, lo que pasa es que hacía eso porque estaba aburrido. Peleaba mucho en la casa y sentía que no sabía que quería".

Cuando Nelson decidió ingresar al programa, cambio su vida y proyecciones, "ellos me mostraron que podía lograr cosas, que podía estudiar". Es así como Nelson inició un proceso de resocialización que le permitió no solo dejar atrás el mundo de las drogas sino también consolidar sus sueños.

‘Canan’, es la barbería que montó Nelson. Silla, tocador, lava cabezas e implementos de peluquería fueron otorgados a este joven como parte de la entrega de 121 unidades productivas que realizó el alcalde de Neiva, Rodrigo Lara Sánchez. En total 200 personas han sido beneficiadas con las dotaciones que permiten consolidar ideas de negocio.

Comentarios