martes, 18 de junio de 2019
Deportes/ Creado el: 2019-01-08 02:59 - Última actualización: 2019-01-08 03:05

“Me gustaría mucho volver a alzar los brazos”

El colombiano Winner Andrew Anacona Gómez es considerado uno de los gregarios de lujo en el mundo del ciclismo, hoy en día es uno de los coequiperos del Movistar Team. A dieciocho días del inicio de la temporada en el Tour de San Juan en Argentina el pedalista boyacense contó su experiencia, nuevas metas y otros detalles su carrera ciclística.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | enero 08 de 2019

Por: Isauro Quintero Barrera

Desde su tierra natal en Tunja uno de los coequiperos más importantes del Movistar Team y gregario de lujo del pedalista boyacense Nairo Quintana habló de lo que han sido sus años de experiencia en el único deporte más importante de su vida y que no lo cambia por nadie: el ciclismo.

El 2018 fue bueno según el pedalista, Anacona tuvo una temporada con regularidad realizando su labor en las carreras que compitió, pero como deportista de alto rendimiento su ambición cada año que pasa es mejorar y continuar siendo el mejor.

Su pretemporada ya la terminó, realizó sesiones de gimnasio, natación, atletismo, bici montaña, ahora se concentra en bici de ruta, una día en el gimnasio y los trabajos específicos, acumulando kilómetros pensando en lo que serán las carreras del año, solo descansó cuatro semanas y ahora ya suma tres meses de pretemporada y está listo para lo que será el Tour de San Juan que será del 27 de enero al 3 de febrero de 2019, también correrá en su país en el Tour Colombia, para luego viajar a Europa a una clásica en Holanda, posteriormente la Paris Niza, entre otras pruebas.

Diario del Huila dialogó en exclusiva con el pedalista colombiano, quien compartió otras anécdotas, anhelos y lo que representa su labor en una de las escuadras más importantes del mundo: el Movistar Team.

Diario del Huila: Como gregario en el equipo Movistar ha sido destacado, para quienes no interpretan su labor en una carrera, explica cuál es su tarea en cada competencia.

Winner Anacona: La labor es hacer que no le falte nada al capitán o al jefe de filas, muchas veces tienes que bajar al carro por agua, alimentación, que si inicia a llover hay que bajar por los chubasqueros tanto del capitán como los otros compañeros de equipo, que si el jefe de fila se llega a pinchar hay que esperarlo, traerlo al lote, que si el jefe de filas tiene necesidades fisiológicas hay que parar, hay que volverlo a llevar a la punta del pelotón, hay que cubrirlo del viento, que si el viento pega en lado izquierdo hay que estar en abanico de forma izquierda para que el capitán vaya desgastándose lo menos posible o viceversa, siempre toca llevarlo protegido en cabeza de carrera posiblemente para evitar caídas, hay gregarios para cada momento para el llano, para la subida, para puntos decisivos, yo soy para todo el terreno, es algo para que el capitán gaste las menos energías posibles y al final llegue más fresco al final de la etapa y se pueda rematar.

¿Cuáles son las metas o retos que se plantea para este año 2019?

Me gustaría mucho volver a alzar los brazos, he dicho que me gusta la labor que desempeño como gregario, que se me ha dado bastante bien, pero cuando se levanta los brazos es una satisfacción propia y me gustaría volver a sentirlo, quiero volver a ganar de hecho esa es una de mis metas y propósitos para este nuevo año, y con los objetivos del equipo como siempre dar todo, siempre estar un buen nivel, contar con la salud y la suerte de poder hacerlo, me gustaría estar en el Tour de Francia este sería otro objetivo, hay unos corredores fijos y otros que tenemos que ganarnos ese puesto y me gustaría, quiero ganarlo, he hecho una gran pretemporada, al final como siempre he dicho que mejor que la carretera para que ponga a cada uno en su lugar, la carretera misma se encargará de decidir eso.

 

¿Qué recuerdos trae a la mente de sus inicios en el ciclismo?

La verdad empecé desde muy pequeño en escuela de formación deportiva desde los seis años, yo aprendí a montar en bicicleta muy pequeño, empecé a los tres años y medio, yo vivía en un pueblo que se llama Tinjacá y yo recuerdo que había un señor de una tienda que hacía unas carreras alrededor del parque y al que ganaba lo premiaba con helados; ya después me fui a vivir a Tunja cuando inicie en la Escuela de Ciclismo Santiago de Tunja, ha sido el primer pilar para llevarme donde estoy actualmente.

 

La historia de cómo sus padres le llamaron Winner Andrew es particular, le gusta su nombre.

En varias oportunidades he hablado del origen de mi nombre, mi padre siempre fue muy aficionado al ciclismo, en aquella época habían corredores como el holandés Peter Winnen y el estadounidense Andrew Hampsteny, mi padre nunca fue ciclista, él era policía, por lo que quiso ponerme nombres de ciclistas e hizo una combinación era Winnen Andrew pero al final con un error de edición del registrador que es lo que tengo entendido acabo como Winner y por supuesto que me gusta mi nombre es un nombre original y auténtico, puedo llevarlo con orgullo y nadie más tiene mi nombre y me gusta. Aunque me gustaría hacerle más honor a mi nombre, he alzado pocas veces los brazos como profesional, un poco más de amateur cuando corrí en Italia es verdad, solamente espero hacer un poco más de honor a ese nombre Winner de ganador y alzar los brazos un poco más seguido, me quedan años de ciclismo por delante y espero poder hacerlo.


¿Cómo nació la admiración al ciclista español Miguel Indurain?

Nace desde que estaba en la escuela de ciclismo de formación deportiva, como en el año 1995 el mundial de ciclismo fue en Colombia en Boyacá y está claro que en esa época él era el corredor que marcaba la diferencia en ese momento y crecí con esa leyenda y luego escuché que no solamente era un gran corredor, sino todo un señor, una gran persona, tuve la oportunidad de conocerlo, corroborando que es una gran persona, me alegra saber que el fuera mi inspiración para este deporte, no he podido imitar lo que ha hecho como ciclista pero si una buena persona.

 

¿Qué recuerda de sus inicios en Italia y qué satisfacción ha traído el seguir amando este deporte?

Llegar a Italia fue encontrar una realidad,  uno siempre tiene sueños, objetivos, metas, me encontré con el tema de que habían equipos amateur, continentales, profesionales, que al final por la televisión todo se ve muy bonito, y uno ve lo que es la logística de un equipo, pero llegar a estar en un gran equipo no es fácil y bueno la verdad es que hice esa escuela como amateur me enseñó mucho, aprendí mucho, creo que ha sido un pilar importante para llegar donde estoy, me gusta mucho Italia de hecho cuando estoy en Europa vivió allí, es como mi segunda casa.

A nivel de ciclismo aprendí mucho, era muy complicado en el tema competitivo, el nivel era muy alto en amateur, hice tres años así, el primer año 2009 lo hice con un equipo de Toscana el Maltinti Lampadari, los otros dos años con el Caparrini-Le de hecho cuando yo empecé profesional ya era de primer año y sabía que mi ultimo año como amateur era muy importante para poder dar el salto al profesional, finalmente lo hice muy bien, gane siete carreras, hice varios podios durante la temporada al final fue lo que impulso pasar a la máxima categoría.

 

Ganar la novena etapa de la Vuelta España en el 2014 sirvió de impulso para su carrera, ¿Qué recuerda de ese momento?

Ha sido algo muy importante, de hecho ha sido mi primera victoria como profesional, recuerdo que era un día muy lluvioso, una etapa muy dura, de hecho yo me monté en la fuga del día, fue una etapa que gané seguro porque en ese momento era fuerte la fuga, gane pero quedó el sabor amargo que por pocos segundos me quedé de coger el liderato de la carrera, casi hago lo que llamamos moñona, al final si me daban a escoger ganar la etapa o ser líder me quedo con la victoria porque no te la quita nadie y al final quedarse con el liderato era complicado con los rivales fuertes que habían. Ese año era mi último año con el Lampre y seguramente catapultó mi carrera deportiva, pero creo que al final la victoria de esa etapa de la Vuelta a España la recuerda poca gente, pero la mayoría me recuerda es lo que hecho como gregario en las actuaciones en carreras con el Movistar pero bueno todo es un proceso hay que saberlo sobrellevar, por su puesto que siempre tengo un recuerdo especial de esa noventa etapa porque fue una gran victoria para mí.

 

¿Qué representa integrar uno de los equipos más importantes del mundo en el ciclismo?

Llegar a un equipo como el Movistar es algo importante, es algo grande, tuve la fortuna desde que pasé a un equipo profesional llegar a uno de la máxima categoría como el Lampre y ahora el Movistar que es uno de los mejores del mundo, me enorgullece portar esa M en mi pecho y espalda, al final trabajamos día a día para responder a nuestros patrocinadores de la mejor forma posible, estar en el mejor nivel, a veces no lo estamos no porque no queramos sino por otros factores como problemas de salud, lesiones, pero siempre estamos dispuestos hacerlo de la mejor manera, por supuesto siempre lleno de orgullo, hasta donde pueda lo haré de la mejor forma y por ahora me queda un año aquí, lo haré muy bien como lo hecho durante los últimos cuatro años, ya veremos que sigue en el futuro si es para esta gran familia lo haré con gran gusto, y si hay que cambiar de horizontes pues también esto es la vida y el ciclismo, por ahora viviremos y gozaremos de este 2019 que inicio.

 

¿Cómo es la relación con el ciclista Nairo Quintana, cuál será el gran objetivo del año 2019?

La relación con Nairo Quintana es una amistad normal, lo conozco desde hace varios años, nunca competí con él en Colombia, pero siendo de la misma región, siempre coincidíamos en carreras no en la misma categoría, así que es una persona que conozco por más de catorce años, Nairo es una gran persona, un buen deportista, ciertamente es super exigente a la hora de competir pero es normal, después hay una gran amistad, el objetivo siempre sobra decir que es el Tour de Francia, es lo que hace falta, se seguirá trabajando y esperemos este sea el año.

Tenía un sueño que era ganar el Tour de Francia, al final todo ciclista sueña con ello, lo que pasa es que cuanto inicias en un deporte tienes sueños y uno nunca sabe hasta donde puedes llegar, porque se pueden asumir otros roles en algo que te gusta o amas como es el ciclismo, lo que hago me gusta, esos sueños son buenos tenerlos porque son motivaciones que te llevan a cumplir esos grandes objetivos o metas y en este momento soy consciente que ganarlo es complicado pero tengo un compañero o un gran amigo en el equipo como lo es Nairo Quintana con el que podemos ganar y si él lo logra será como victoria mía porque él es un gran amigo y lo veo así.

Desde su experiencia cómo evalúa el ciclismo colombiano hoy y qué se proyectas para el 2019.

Yo considero que el ciclismo colombiano está pasando por un buen momento, hay buenos jóvenes, grandes talentos, yo creo que se ha abierto un gran espacio y camino, hace unos años era complicado llegar a Europa ahora afortunadamente por los talentos y con lo que se ha demostrado se han abierto puertas, al final lo que veo es seguir así, trabajar fuerte y constantemente, no bajarla guardia, porque al final es eso, lo más difícil es mantenerse.

Comentarios