lunes, 30 de noviembre de 2020
Opinión/ Creado el: 2020-11-21 09:36

¡Otra vez, Neiva sin agua!

Escrito por: José Eliseo Baicué Peña
 | noviembre 21 de 2020

Por: José Eliseo Baicué Peña

Cada año escribo un par de columnas sobre este bendito problema del agua en Neiva. Y, sigue igual.  No pasa nada.  Ni las administraciones, ni la academia, ni la clase dirigente, ni la clase política, han podido solucionar esta delicada situación.

Muy triste, decepcionante y … hasta vergonzoso.  Pues, resulta contradictorio que una ciudad que vive entre dos ríos, tenga estos problemas con el vital líquido.

Neiva viene atravesando una problemática desde hace más de 20 años relacionada con intermitente suministro de agua potable. Claro, esto sin entrar a discutir sobre la calidad del líquido en términos de consumo humano.

Y es que son muchos los escenarios en los que he oído hablar de la necesidad de convertir a Neiva en destino turístico del sur del país.  Un tema ampliamente tratado por políticos, gobernantes de turno, candidatos, líderes comunitarios, empresarios, inversionistas propios y extranjeros, académicos, y hasta por miembros del sector agropecuario.

De entrada, es una gran idea que me parece viable y, quizás, necesaria para la proyección de la ciudad y del departamento.  Es más, algunos candidatos en sus campañas electorales hacen promesas al respecto, tal vez, porque es un buen proyecto que puede captar votos; o tal vez, porque se ha vuelto un pretexto ideal y oportuno. 

Alcalde Gorky, si no estoy mal, usted habló de esto en su campaña.  ¿Qué se ha hecho, cuáles son las proyecciones?

Lo cierto de todo, es que hacer realidad esta idea requiere de un conjunto de actividades simultáneas y transversales, pensadas e implementadas por toda una ciudad.  Es decir, un proyecto en donde cada uno haga su aporte.  El sector hotelero, el turístico, el cultural, el transportador, el de vías, el de gobierno, el logístico, el de comunicaciones, el de medios, el comercial, el de servicios, etc., etc., etc.   Pero, es urgente, que alguien lidere la iniciativa.

No se entiende qué es lo que pasa con la suspensión del agua en las últimas semanas.  El jueves anterior, el servicio del agua fue nuevamente suspendido. Y, sin avisar, o si lo hacen, es sobre el tiempo.  No hay planes de contingencia.  ¿La razón?  No lo sé.  Se rumora que por las lluvias.  Es decir, en Neiva no debería llover nunca, porque suspenden el agua.  Y nadie dice nada. 

Sobre todo, que lo hacen durante horas, y hasta por varios días.  Hacen lo que quieren con un servicio público tan vital como ese.  No se pronuncia.  O quizás, no sabe que puede reclamar, exigir, hacer valer sus derechos.  La gente se ha acostumbrado a que la traten de esa manera.  La gente se acostumbró, solamente, a que debe dar las gracias cuando se restablece el servicio.  Las autoridades tampoco lo hacen.  Tal vez no les importa. 

No existe un plan de choque para superar o, por lo menos, atender las posibles eventualidades que se lleguen a presentar.  Un problema que viene viviendo la población capitalina desde siempre.  Los reservorios no son lo suficientemente competentes, no hay ninguna alternativa.  Y la solución siempre es la misma: suspender el servicio de suministro de agua potable.

Con esta situación del agua, se puede vender una imagen de destino turístico?