sábado, 21 de septiembre de 2019
Primer Plano/ Creado el: 2019-09-07 01:09

“Soy víctima de un feminicidio moral”

Nidia Guzmán Durán, docente de la Universidad Surcolombiana habló de los ataques recibidos antes y después de ser designada rectora de la Institución para el periodo 2018-2022, de las demandas en su contra, los señalamientos y las manifestaciones injuriosas de personas que al interior de la Universidad desean verla fuera del cargo.

Nidia Guzmán Durán, docente de la Universidad Surcolombiana.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | septiembre 07 de 2019

El 27 de septiembre de 2018, la profe Nidia como es conocida por sus compañeros docentes y estudiantes en la Universidad Surcolombiana, fue elegida rectora con un resultado histórico que alcanzó el 62,31% de la votación.  A los pocos días de asumir el cargo ante el Consejo Superior Universitario (04 de octubre de 2018), inició para ella una de las mayores batallas de su vida. 

Tres demandas por una presunta inhabilidad y la solicitud de medidas cautelares, hicieron que el 20 de febrero de 2019, fuera separada del cargo mientras la Sección Quinta del Consejo de Estado resuelve de fondo el caso.

Durante este tiempo y al estar ad portas de conocerse el resultado definitivo, la docente relata a este medio de comunicación los improperios y la forma como ha sido vilipendiada por algunos actores de la comunidad universitaria, quienes la han atacado según afirma, por su condición de mujer, porque la quieren fuera del cargo más importante de esa Casa de Estudios.  

En exclusiva para Diario del Huila, Nidia Guzmán Durán relata las circunstancias que han despertado la solidaridad de estudiantes, profesores, lideresas de Neiva y el Huila y de toda la comunidad en general.  

Diario del Huila: ¿En estos momentos cómo está el proceso jurídico?

Nidia Guzmán Durán: Luego de ocho meses de disputa jurídica, el proceso se encuentra en el despacho de los Magistrados de la Sección Quinta del Consejo de Estado para fallo definitivo. Estoy muy optimista porque sé que no he hecho nada malo. Presenté mi nombre al cargo de rectora cumpliendo todos los requisitos, participé en la convocatoria de acuerdo a lo exigido por la Universidad, y en ningún momento estoy  inhabilitada para asumir esta dignidad.

D.H: ¿Considera que su proceso desde el inicio de las elecciones fue politizado?

N.G.D: Sí, desafortunadamente. He tenido que sufrir persecución de personas a quienes no les represento los intereses. He sido atacada en el plano personal, como mujer, y en el plano laboral. Dos de los demandantes son graduados de la Universidad, ellos me han atacado desde que fui Decana de la Facultad de Educación.

Uno de ellos era en ese tiempo Representante de los Graduados al Consejo Superior, y como yo no accedí a su petición de votar por uno de sus amigos para que fuera el Decano de una de las Facultades de la Universidad, la emprendió contra mí.  Yo le pregunté en ese momento, el por qué me atacaba solo a mí, que si era por ser mujer, si me veía más débil que a los demás consejeros que tampoco le siguieron la idea, a quienes él jamás atacó.

Esta persona aseguró que me sacaba como fuera de la Universidad. Él se jacta en decir que quita y pone rectores, y es uno de los responsables de la inestabilidad institucional. La retaliación por no votar por ese aspirante a Decano en el año 2015, fue oponerse a la aprobación del proyecto de la construcción del edificio de Educación gestionado por la Facultad que yo lideraba. Esta persona ha tenido poder burocrático durante las dos administraciones anteriores, él me anunció que si yo ganaba me demandaba y así fue, me demandó porque no accedí a sus pretensiones, entonces por eso le digo que es persecución por mi condición de Mujer, persecución de género.

La otra demanda fue realizada por un amigo del representante, a quien si me lo llego a encontrar ni siquiera lo reconozco. Cuando fui designada Decana en mi segundo periodo, este señor me demandó porque supuestamente estaba incursa en una inhabilidad, el proceso llegó a la Sección Quinta del Consejo de Estado pero la honorable Corporación falló a mi favor.

Ambos estuvieron en mi contra desde la época de las elecciones a la rectoría en el año 2018, incluso apoyaron otras candidaturas. Mucha gente en la Universidad tiene claro que todos los ataques son producto de una persecución de género y una persecución laboral. 

Quiero que la opinión pública se entere de la realidad. He sido muy prudente y respetuosa ante estos ataques sistemáticos, así como los de otros señores que se han ido contra mí porque soy mujer. Le doy gracias a Dios que me ha dado toda la fortaleza necesaria para poder enfrentar a estas personas que quieren acabar con mi dignidad, mi aspiración y el sueño de ejercer este cargo dentro de la Universidad.  

D.H: ¿Cree usted que algunos medios de comunicación se han prestado para esa guerra sucia en su contra?

N.G.D: Sí. Se sabe que siempre ha habido un medio de comunicación escrito que ha atacado a la Universidad. Me parece muy cruel esta situación porque es la Universidad de la región. Si en algún momento las personas que administran la institución comenten errores, pues que se brinde la información real de las actuaciones de estas personas, ellos son los que deben responder, pero ¿por qué querer dañar la imagen de la Universidad? Me parece que los medios deben ser objetivos, deben investigar a fondo, no difundir información tergiversada o chismes, que se interpreten las cosas de manera imparcial. Es preocupante cuando se aseveran cosas que nada tienen que ver con la realidad.

D.H: Hay quienes comentan que usted sigue manejando los hilos de la Universidad Surcolombiana, así esté apartada del cargo. ¿Qué tiene que decir frente a eso?.

N.G.D: Yo quiero decir que fui separada del cargo de manera injusta por una medida cautelar solicitada por uno de los demandantes. Sin embargo, soy la rectora que la comunidad universitaria eligió en las urnas. En este momento, hay un rector encargado y yo soy respetuosa de esa situación. Qué presión voy a estarle haciendo yo, obviamente sí estoy preocupada por la institución como docente, porque mi principal intensión es que la Universidad avance. No voy a negar que haya estado pendiente que se cumpla el programa de gobierno que se inició, porque la Universidad no puede parar. La Universidad no está descuadernada como dicen algunos, hay un rector que viene desarrollando un programa que yo inicié y la Universidad viene funcionando normalmente.

D.H: ¿Es consiente que si el fallo sale a su favor vendrán otros recursos para querer sacarla de nuevo?

N.G.D: Si el fallo sale a favor, creo que ya no es posible que se admitan otros recursos jurídicos sobre el mismo tema. Desafortunadamente los procesos académicos y administrativos en la Universidad se han judicializado, demanda va demanda viene. Eso quiere decir que hay personas que no quieren la Universidad. La Universidad es el centro del pensamiento, por supuesto que en su interior es válida la crítica, pero la crítica constructiva y con altura. Yo creo que los huilenses debemos defender nuestra Universidad de este tipo de circunstancias que afectan la autonomía universitaria.

D.H: ¿Siente que está usted siendo utilizada como caballito de batalla en el marco del proceso electoral que se avecina?

N.G.D: No, no considero que sea ese el fin. A no ser que algunas personas estén utilizando sus ataques contra mí como caballito de batalla para ganar seguidores o votos y alcanzar sus pretensiones políticas. Hay un personaje cuestionado que está aspirando al Concejo de Neiva y vive diciendo que va a salvar la Universidad de la crisis en la que supuestamente está.  

D.H: ¿Su plan de gobierno universitario ha podido desarrollarse en este primer año de nueva administración?

N.G.D: Mi Plan de Gobierno fue basado en el Plan de Desarrollo Institucional y el Proyecto Educativo Universitario PEU, avalado por el 62,31% de la comunidad universitaria, el cual ha venido siendo implementado por los rectores encargados. Se ha visto en muy poco tiempo importantes ejecutorias a nivel de infraestructura y planta física, proyección social e investigación. A pesar del paro nacional que hizo modificar el calendario académico, la Universidad ha venido funcionando y trabajando en todos sus ejes misionales, en todas y  cada una de las sedes.

Si hablamos del plan de gobierno, se ha avanzado en un importante porcentaje, en relación a lo que nos comprometimos con las comunidades quienes participaron en la construcción de esa hoja de ruta para la Universidad.

Por ejemplo, en el Subsistema de Investigación, se logró pasar de tres a cinco Grupos de investigación en la máxima Categoría A1 según Colciencias, y pasamos de seis a ocho Grupos en Categoría A. Teníamos tan solo tres docentes investigadores categorizados como Senior que es la máxima categoría, ahora tenemos seis, es decir, duplicamos la cifra.  En el Plan Bienal de Convocatorias de Colciencias, de casi nueve mil millones que fueron asignados para la zona Centro Sur de Colombia, preseleccionaron a la USCO con tres proyectos de investigación por seis mil millones de pesos, y también se logró obtener nueve de las Becas Bicentenario para este año, además de la aprobación del proyecto Tipo de Ondas Huila en el OCAD nacional por $3.500 millones. 

D.H: ¿Le ha dado a usted confianza las dos designaciones de los rectores que han estado encargados de asumir la dirección de la Universidad Surcolombiana?

N.G.D: Sí porque es el Consejo Superior quien elige al Rector encargado. De acuerdo a los estatutos de la Universidad, debe ser una persona que cumpla con los requisitos, un docente idóneo que interprete el plan de gobierno, que conozca la Universidad, el Plan de Desarrollo Institucional, el Proyecto Educativo Universitario PEU, y que pueda manejar administrativa y académicamente la Institución. Yo creo que hasta ahora lo han venido haciendo muy bien.

D.H: Por otra parte, uno de los logros alcanzados por la administración son los recursos gestionados desde el OCAD para la dotación y adecuación del Auditorio de la Facultad de Economía y Administración - $4900 millones de pesos- ¿qué podemos decir sobre eso?


N.G.D: La Universidad ha hecho un trabajo juicioso desde la Vicerrectoría de Investigación y Proyección Social. Ha sido una importante gestión de la administración con el apoyo del Gobierno Departamental. Esta gestión permitirá  terminar el auditorio ubicado en la Facultad de Economía y Administración, el cual sería el único en la región por sus características.

En este momento se cumplieron algunas metas en el tema de investigación que nos podrían aportar bastante al proceso de renovación de la Acreditación Institucional, así como la acreditación de los programas académicos. Hay otros proyectos andando como las nuevas patentes y los convenios interinstitucionales que permiten resolver problemáticas de la región y generar nuevas fuentes de recursos económicos para la Universidad.

D.H: En cuanto a las Sedes, ¿cómo se viene trabajando con ellas en relación al tema de infraestructura y planta física?

N.G.D: El plan de gobierno priorizó las necesidades de las sedes de Garzón, Pitalito y La Plata. En materia de investigación se han fortalecido los procesos a través de los semilleros de investigación, a nivel de infraestructura la Universidad le ha cumplido a las sedes con la adecuación de aulas y espacios de aprendizaje, la construcción de un restaurante escolar en La Plata que se hará también en las otras sedes, y otro tipo de inversiones importantes para los procesos de formación y bienestar universitario.

Algo muy significativo es el mejoramiento de fibra óptica, puntos de datos y mayor conectividad para todas las sedes y la Facultad de Salud. Se compraron 123 antenas de Wifi.

Igualmente, en la Universidad los estudiantes ya cuentan en sus aulas con nuevo mobiliario y ayudas audiovisuales que incluye video beams, televisores, sistema de sonido, aires acondicionados, entre otras herramientas tecnológicas, todo esto para mejorar los procesos de enseñanza aprendizaje en la Universidad. De otra parte, se mejoró el servicio de restaurante universitario, se han adecuado las oficinas donde había hacinamiento. El rector encargado ha trabajado en la adecuación de los parqueaderos para mejorar la movilidad al interior de la institución, lo anterior, en consonancia con el Plan de Gobierno denominado Construyamos Universidad para el Desarrollo y el Buen Vivir.

D.H: Hace un momento usted hablaba de persecución y violencia de género. Algunas lideresas de la región están convocando a una movilización para protestar por los ataques de los cuales usted ha sido víctima. ¿Qué nos puede comentar al respecto?

N.G.D: Quiero manifestar mi gratitud para con muchas mujeres de la Universidad y el departamento del Huila, lideresas que han venido defendiendo una causa muy importante, la igualdad de género que ha sido una lucha histórica. Quiero agradecerles porque ellas han seguido paso a paso la  situación de la Universidad. Ellas me llamaron hace quince días y me dijeron que querían hablar conmigo sobre algunos temas, en especial la preocupación que sienten por los ataques que he recibido que no han sido solamente jurídicos, en donde coinciden que se ha visto persecución de género. Ellas sienten a través de lo que han escuchado por la radio y otros medios, que se están metiendo en mi vida personal, en mi esfera privada y que los señalamientos y ataques corresponden a violencia de género.

D.H: ¿Qué tanto ha afectado estos ataques su contexto familiar?

N.G.D: Le doy gracias a Dios que he tenido mucha capacidad de resiliencia. Desde que empecé a ocupar cargos directivos en la Universidad, empezaron los ataques contra Nidia. He podido soportar muchas cosas, he respondido uno o dos comunicados con altura, con respeto, manifestando mis razones, pero ya la agresión ha llegado al plano personal y familiar. Para mí, mi familia es sagrada. Lo manifesté en un comunicado donde exigí respeto por mi dignidad como mujer y como docente.

Yo tengo un hijo que estudia en la Universidad Surcolombiana, él se ha visto afectado por todas estas cosas. Un periodista que está en campaña para el Concejo de Neiva, se atrevió a decir por medio de un tweet y en la emisora donde trabaja, que yo cometí un delito al tratar de engañar al Consejo de Estado porque estaba ocultando y negando mi matrimonio con Luis Humberto, mi esposo. Yo llamé a la emisora y le dije que eso era una gran mentira, nunca he negado mi matrimonio, todos quienes me conocen saben que esa información es falsa, pero es una calumnia que llega a la opinión pública, ya meterse en lo más íntimo y personal me parece muy grave, inhumano, imperdonable. Debemos rechazar ese tipo de actuaciones destructivas. Yo tengo muchos amigos periodistas que admiro y respeto por su labor, pero infortunadamente hay otros que hacen quedar mal el gremio. Debemos exigir respeto, que se informe lo que es, que no se metan en la vida personal de nadie, no seamos permisivos con estas conductas, están dañando mi imagen, mi familia. Afortunadamente tengo un esposo excelente que me ha apoyado y me dice que es el colmo la deshumanización de estas personas.

De mí nunca podrán decir que me he robado un peso, que le he faltado a la Universidad, por el contrario le he entregado mi vida entera. Si ustedes miran mi historial académico y profesional, todo se lo debo a la Universidad, por eso mi gratitud es con la Institución, estoy con la frente en alto. Muchos me preguntan que cómo hago con tanto ataques para estar tranquila, yo les respondo que es porque tengo la conciencia tranquila, no he cometido ningún error, he sido una víctima.

Es por eso que el Movimiento de Mujeres del Huila ahondó sobre el caso de la Universidad Surcolombiana y propuso hacer un plantón donde se reivindiquen los derechos de la mujer. Que nos dejen trabajar y tener el mismo liderazgo ante la sociedad. Todos estos días se han venido cometiendo feminicidios en el país, el Huila no es la excepción a este terrible flagelo, pero el feminicidio no es solo quitarle la vida a una mujer, es también destruirla moralmente, lo que hacen con algunas mujeres cuando nos desacreditan y nos pisotean. Le doy gracias a Dios que con la cabeza en alto he seguido haciéndole frente a esta situación. Estoy separada del cargo, pero sigo siendo la misma docente a mucho orgullo, continúo con mis clases y trabajando en temas de investigación. Recientemente elaboré un proyecto de investigación junto con otros compañeros, el cual fue uno de los tres seleccionados por Colciencias. Eso es lo que he hecho por mi Universidad, trabajar, y es lo que debemos hacer los docentes por la Universidad, dedicarnos a quererla y no a destruirla como lo están haciendo algunos.