En diferentes operativos capturaron a 18 personas en los departamentos de Amazonas, Norte de Santander, Antioquia y Atlántico, por deforestación, minería ilegal e invasión de áreas protegidas.

En la zona rural de San José del Guaviare, en el resguardo indígena Nukak Makú, fue descubierto un vivero con 80.000 matas de coca y un semillero en un inmueble conocido como La Tormenta, también se encontró un bulldozer que, al parecer, era usado para abrir pozos y abastecer de agua al ganado, una actividad prohibida en una Reserva Nacional Natural de la Amazonía colombiana. Así mismo, registraron una creciente deforestación en la zona.

En el operativo fue capturado José Alfdeberto Plazas Saldaña, quien sería el propietario del inmueble en el que se encontró el cultivo ilícito.

En el Catatumbo, la Fiscalía impactó una red delincuencial que estaría vinculada al tráfico de madera, al parecer, compraban el producto que era extraído mediante tala ilícita en áreas de bosque nativo de Tibú, Sardinata, El Zulia y El Tarra.

Según la investigación, la madera era trasladada a centros de acopio en Cúcuta, Villa del Rosario y Los Patios, desde donde coordinaba la venta y se distribuía hacia diferentes departamentos. Así entonces, la red intentaba mover la materia prima y darle apariencia de legalidad, algunos de los integrantes de la red, supuestamente, obtenían permisos, salvoconductos y guías otorgadas por corporaciones autónomas de otras regiones, como el Eje Cafetero, la Costa Atlántica y el centro del país. En dos años de investigaciones, a esta estructura les fueron interceptados más de 15 camiones.

En el operativo que se llevó a cabo en Cúcuta, Ocaña y Tibú fueron capturadas ocho personas que harían parte de la organización, entre ellas una mujer conocida como ‘Luci’, señalada de realizar maniobras ilícitas para conseguir los salvoconductos.

En Caucasia, perteneciente al departamento de Antioquia, fue descubierto un frente de extracción ilícita de oro, en el que motores succionaban material mineral del Río Man.

Además, se constató el vertimiento indiscriminado de mercurio a la fuente hídrica que abastece al acueducto de la región. Durante las diligencias fueron incautados cinco motores y capturadas siete personas, entre ellas los administradores del entable, a quienes se les imputaron cargos por explotación ilícita de yacimiento minero, daños a los recursos naturales, contaminación ambiental y concierto para delinquir.

En un último operativo, en la vereda La Gloria del corregimiento de Arroyo de Piedra, ubicado en Luruaco Atlántico,se intervino un frente de extracción de material de arrastre que, supuestamente, ocupaba de manera ilegal un área perteneciente a una compañía de cemento.

En las inmediaciones, se identificó una grave afectación al ecosistema de la zona y la perdida de la montaña por la utilización de retroexcavadoras para obtener arena y piedra.

Fueron capturadas dos personas y se incautaron volquetas y dos máquinas. La Fiscalía imputó a los detenidos los delitos de daños a los recursos naturales agravado y explotación ilícita de yacimiento minero.