El estudio “Impacto de la pandemia de Coronavirus en las Víctimas de Desplazamiento”, el cual recoge las graves afectaciones de cientos de familias por cuenta de ese flagelo este año fue presentado por la Comisión de Seguimiento a la Política Pública de Desplazamiento (CSPPDF) y la Consultoría Codhes, con apoyo de Usaid.

El documento construido con base en los relatos de 907 familias reveló que el 37% de ellas dejaron de comer tres veces al día, y por lo menos 193 solamente llegaron a recibir en determinados momentos una sola comida durante la jornada.

Además, del total de víctimas, el 32% de las familias denunciaron que no han recibido ningún tipo de ayuda por parte del gobierno durante los últimos meses, y han sufrido una precarización de su situación económica en la que 8 de cada 10 hogares respondieron encontrarse en pobreza.

El análisis reveló que el 52% de las víctimas que se desempeñaban como obreros o realizaban oficios particulares perdieron su trabajo.

También indicó que, en relación con el factor educativo, las tasas de cobertura de los hijos de las víctimas apenas alcanzan el 81% en referencia con la educación media. En relación con la conectividad a internet el 85% de las familias indicaron tener problemas para garantizarla a sus hijos y el 84% no cuentan con dispositivos tecnológicos con esos fines.

El informe abarcó familias de 20 municipios duramente afectados como Buenos Aires en Cauca, Buenaventura en el Valle del Cauca y Tumaco en Nariño, las cuales fueron consultadas entre mayo y junio del presente año.