domingo, 23 de septiembre de 2018
Especiales/ Creado el: 2018-04-01 02:57 - Última actualización: 2018-04-01 02:58

65% de muertes infantiles ocurren en primeros 30 días de vida

Según fuentes oficiales, la mayoría sucede por causas evitables, injustas e innecesarias, es decir por inequidad.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | abril 01 de 2018

Anualmente nacen alrededor de 645.600 bebés en Colombia y así, otras 645.600 oportunidades de vivir, de convertirse en ciudadanos propositivos, de estudiar y de lograr con cada paso, un nuevo hito en su desarrollo y en el del país. Sin embargo, de cada mil, 17 no llegaron a cumplir un año, pues el 65% de las muertes infantiles ocurren en los primeros 30 días de vida.

Las cifras corresponden a la organización Niñez Ya, la cual indica que anualmente, alrededor de 400 niños y niñas fallecen por desnutrición. Y el 70% de las defunciones por enfermedad diarreica aguda – EDA, se concentra en el 50% de los hogares con mayor pobreza multidimensional.

Factores

En dónde nacer y de quién ser hijo, influye directamente en los indicadores sobre lo que pasará con cada ser que acaba de llegar al mundo.

Por ejemplo, en 2016, 7.082 bebés menores de un año, perecieron. Entre ellos y ellas, 89  tenían como madre a una niña entre los 10  y los 14 años (o sea, víctima de abuso sexual) y 1.518 tenían una madre entre los 15 y los 19 años, según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística - DANE.

La tasa de mortalidad infantil para el período 2015 fue de 17,12 de cada mil nacidos vivos.

Es 7 veces más probable que se produzca un deceso por desnutrición si pertenece al primer quintil de pobreza, como  sucede en los departamentos de La Guajira, Guaviare, Vichada, Guainía, Chocó, Vaupés y Amazonas, donde históricamente han presentado el mayor número de casos. 

¿De qué perecen las niñas y los niños?

Para enfocar los esfuerzos de los Estados, la mejor pregunta sería, ¿De qué nunca debieron morir los niños y las niñas?

No debieron fallecer por Enfermedad Diarreica Aguda - EDA y tampoco por Enfermedad Respiratoria Aguda ERA. Sin embargo, en 2016, el 70% de registros de enfermedad diarreica aguda - EDA se concentra en el 50% de los hogares con mayor pobreza multidimensional.

Lo anterior significa que estos niños y niñas no tuvieron acceso a una atención en salud que hubiese prevenido, detectado y curado a tiempo, lo que desembocó en el fatal y prematuro acontecimiento. 

Minorías étnicas, las mayores inequidades

Como se vio, la tasa nacional es 17.1 muertes por cada 1.000 nacidos vivos. Con este promedio, el Ministerio de Salud, presentó en sus análisis datos que permiten saber cuáles son los grupos más afectados, según la pertenencia étnica.

La tasa más alta corresponde al grupo Rom (gitano), ya que para el 2014 se registraron 160 decesos por cada 1.000 nacidos vivos. Así mismo, se estimaron 43.4 defunciones por cada 1.000 nacidos vivos en el grupo de los Palenqueros de San Basilio, 32.8 en los raizales (archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina), y 28.8 en los indígenas. 

Eliminar la desnutrición

La Encuesta Nacional de la Situación Nutricional - Ensin, muestra un panorama preocupante. Más de la mitad (54.2%) de los hogares colombianos se encuentra en inseguridad alimentaria, en el 22.3% de ellos, la inseguridad es severa.

Esta vulneración se presenta con mayor frecuencia en las familias con el índice de riqueza más bajo, en el cual la inseguridad alimentaria se eleva al 71.2%. En los indígenas el ascenso vertiginoso alcanza el 77% de los hogares.

Durante el periodo 2005 a 2014 se produjeron 4.050 fallecimientos por desnutrición en menores de cinco años, para un promedio de 405 anuales. De estas, las correspondientes a desnutrición fueron 7 veces más altas en el quintil más pobre de la población, frente al más rico.

El comportamiento de la tasa de mortalidad de 11 por cada 100.000 niños y niñas menores de 5 años ha estado en descenso pasando de 14.87 en 2005 a 6.82 en 2014. Sin embargo, para ese mismo año, los casos por desnutrición en Vichada alcanzaron un valor de 91.08 por cada 100.000, lo que significa que fue 12.3 veces más alta que la nacional.

La Ensin muestra cómo por regiones la inseguridad varía, siendo las más críticas Atlántica (65%) Orinoquía y Amazonía (64%), Pacífica (57.4%), Bogotá (50.2%). 

Lactancia materna: salvando vidas    

Según la Organización Mundial de la Salud -OMS, si todos los niños fueran amamantados, cada año se salvarían unas 820.000 vidas infantiles.

La lactancia materna mejora la salud infantil, los indicadores de morbimortalidad en la niñez (protege a los bebés contra la diarrea y la neumonía, causantes de la mayoría de muertes en esta etapa) y con estos, los costos en salud generando beneficios económicos y sociales para los países y para las familias.

La recomendación de la OMS, dicta que el bebé debe recibir leche humana desde la primera hora de su nacimiento y hasta los 6 meses y que la lactancia debe mantenerse mínimo hasta los 2 años de edad de manera complementaria. Por su parte, la última encuesta Nacional de la Situación Nutricional, muestra que en los últimos 10 años los tiempos de lactancia materna exclusiva y continua hasta los 2 años de edad han venido descendiendo. 

No perder la vida dando a luz

La salud materna incide de manera directa en la de hijo o hija y es tan importante que es considerada un indicador de desarrollo de los países.

En Colombia, las muertes maternas y las fallas en el cuidado de la gestante, en la promoción de prácticas saludables, en la detección oportuna y el manejo del riesgo materno y sus posibles complicaciones, se asocian a fallas en la atención (acceso y calidad) e incluso en el entrenamiento del equipo humano.

La zona de residencia de la madre, su quintil de riqueza y educación son determinantes sociales que influyen de manera contundente su salud y la de sus hijos e hijas. 

Atención Prenatal

A nivel nacional la atención prenatal brindada por parte de profesionales calificados a madres gestantes se logra mantener en 97%.

De las mujeres que reportan no haber recibido atención prenatal a nivel nacional, las gestantes menos atendidas son las mujeres sin educación formal alcanzada (30.5%), con más de seis hijas o hijos (19.9%) y aquellas en el Litoral Pacífico (12.6%). 

Gestantes

Según fuentes oficiales, 17.4 de cada 100 adolescentes de entre 15 y 19 años se encuentran embarazadas. En el quintil más alto de riqueza de la población el indicador baja hasta el 4.7 %. Para la zona rural la cifra asciende a 24.8%.

El Vaupés con un porcentaje del 46.9% de las adolescentes embarazadas, cuadriplica los porcentajes del departamento con menor prevalencia: Santander con el 11.3%.

Todos estos factores siguen incidiendo en la apertura de las brechas sociales, así: el 6.9% de las niñas que abandonan la escuela dicen que la dejaron por causa del embarazo. Adicionalmente, el 41.8% apenas tienen educación primaria. 

Nacimientos por abuso sexual

Según análisis de Fundación Plan, muchas de las muertes de niñas embarazadas entre los 10 y los 14 años, se dan por causas prevenibles: trastorno hipertensivo, complicaciones en el trabajo de parto y en el parto, así como complicaciones durante el puerperio.

Ninguna niña en este rango de edad debería estar sometida a estos riesgos, que además se suman a una insuficiente cobertura de servicios amigables de salud (derechos sexuales y reproductivos), barreras de acceso a hospitales de primer nivel, debido al riesgo inminente de un embarazo en niñas entre estas edades.

Tanto así que, según el DANE, en 2016 se contabilizaron 5.542 nacimientos de niñas entre los 10 y 14 años, franja en la que cualquier acto sexual es un delito.

 

Comentarios