DIARIO DEL HUILA, ANÁLISIS

Por: Rolando Monje Gómez

A la hora de realizar transacciones bancarias, los cajeros automáticos, junto con las compras por datáfono, siguen siendo los medios más utilizados en Colombia. El número total de canales físicos del sistema financiero, agregando las oficinas, los corresponsales, los cajeros automáticos y los datáfonos, alcanzó los 939.958 puntos, en 2020.

En línea con las tendencias observadas de aumento en el acceso y uso de productos financieros digitales, así como en menor cobertura física de algunos tipos de puntos de contacto tales como oficinas y cajeros automáticos, al analizar la transaccionalidad del sistema financiero se evidencia que el uso de canales digitales es cada vez más frecuente y representa una fracción creciente en el total de transacciones.

A la hora de realizar transacciones bancarias, los cajeros automáticos, junto con las compras por datáfono, siguen siendo los medios más utilizados en Colombia. Semanalmente, más de 8 millones de personas hacen alrededor de 13 millones de movimientos por este mecanismo, lo que lo hace un canal fundamental a través del cual los colombianos acceden a servicios financieros.

En el sistema financiero operan 15.999 cajeros automáticos, los que son utilizados cada uno en promedio por 79 usuarios al día, en los que se realizaron 372.461.936 operaciones; 345.792.585 monetarias por $128,2 billones y 26.669.351 no monetarias. Bancolombia, Davivienda, banco de Bogotá y el Bbva, son las entidades que acumulan el 63,54% de los cajeros en el país.

De esta forma, los indicadores para el agregado de los canales físicos tuvieron incrementos del 16,3 % y 18,9 % anuales respecto a la población adulta y a la superficie nacional.

Con corte a diciembre de 2020 se registraron 684.225 datáfonos a nivel nacional, con un crecimiento de 17,9 % respecto al año pasado. Los datos desagregados por municipio, para las dos principales redes, muestran que en 185 municipios se redujo o se mantuvo el número de dispositivos frente a 2019, mientras que en 900 municipios ese número creció. En cuanto a los cajeros automáticos, la variación anual fue de –1,4 %en todo el país.

De acuerdo a las anteriores cifras, se observa que el número total de canales físicos del sistema financiero, agregando las oficinas, los corresponsales (bancarios y de otro tipo de entidades), los cajeros automáticos y los datáfonos, alcanzó los 939.958 puntos, cifra mayor en 23,1 % a la registrada en 2019.

Bajan los cajeros

Al calcular la densidad de los principales canales del sistema respecto a la población entre 2019 y 2020, se tiene que los datáfonos y los corresponsales activos mejoraron su indicador (número de puntos por cada 10.000 adultos), pasando de 162,8 a 187,9 dispositivos en los primeros, y de 35,0 a 43,7 puntos para los segundos.

Por el contrario, dicho indicador a nivel de número de oficinas y de cajeros automáticos registró un valor levemente menor en el 2020, respecto al año anterior. De manera similar, al analizar la densidad relativa a la superficie territorial del país (número de puntos por cada 1.000 km2), se tiene un aumento también en corresponsales activos y datáfonos, mientras que en oficinas y cajeros la cobertura territorial desmejoró.

Se resalta que, a pesar de la reducción en la participación del número de corresponsales activos sobre el total, el número absoluto de puntos de corresponsalía activos tuvo un aumento suficiente para mejorar su densidad. De esta forma, los indicadores para el agregado de los canales físicos tuvieron incrementos del 16,3 % y 18,9 % anuales respecto a la población adulta y a la superficie nacional.

Más fuerza

El enfoque digital en el uso de los servicios financieros ha tomado cada vez más fuerza, y así lo muestran los datos de transaccionalidad del sistema financiero. En efecto, con corte a diciembre de 2020, se realizaron en total 3.789 millones de transacciones monetarias por un total de $7.721 billones, de las cuales el 42,7 % en número y el 66,3 % en valor correspondieron a canales digitales. Estas cifras son mayores en 14 pp y 7 pp (en número y valor) a las registradas en 2019. Los cajeros automáticos representan el 18% del total de las transacciones y según el valor de éstas, representan solo el 3,3%.

Al calcular la densidad de los principales canales del sistema respecto a la población entre 2019 y 2020, se tiene que los datáfonos y los corresponsales activos mejoraron su indicador (número de puntos por cada 10.000 adultos), pasando de 162,8 a 187,9 dispositivos en los primeros, y de 35,0 a 43,7 puntos para los segundos. Por el contrario, dicho indicador a nivel de número de oficinas y de cajeros automáticos registró un valor levemente menor en el 2020, respecto al año anterior.

De manera similar, al analizar la densidad relativa a la superficie territorial del país (número de puntos por cada 1.000 km2), se tiene un aumento también en corresponsales activos y datáfonos, mientras que en oficinas y cajeros la cobertura territorial desmejoró.

Se resalta que, a pesar de la reducción en la participación del número de corresponsales activos sobre el total, el número absoluto de puntos de corresponsalía activos tuvo un aumento suficiente para mejorar su densidad.

Crecimiento de productos

De esta forma, los indicadores para el agregado de los canales físicos tuvieron incrementos del 16,3 % y 18,9 % anuales respecto a la población adulta y a la superficie nacional.

El año anterior se caracterizó por un crecimiento significativo en el número de productos financieros digitales, los cuales tienen una vocación de promoción de la inclusión financiera. Este comportamiento se explica, en buena parte, por los programas de transferencias monetarias, que tuvieron influencia en la apertura de este tipo de productos.

Igualmente, esas estrategias han logrado que las entidades que prestan servicios financieros se vean incentivadas a continuar el desarrollo de herramientas tales como aplicaciones móviles y depósitos electrónicos.

Adicionalmente, la situación de pandemia aceleró la utilización de medios no presenciales para la realización de transacciones, impulsada también por el auge de actividades como el comercio electrónico.

A pesar de la reducción en la participación del número de corresponsales activos sobre el total, el número absoluto de puntos de corresponsalía activos tuvo un aumento suficiente.