miércoles, 15 de julio de 2020
Internacional/ Creado el: 2020-05-13 08:05

Plan de México será la "nueva normalidad"

México presentó este miércoles un plan para transitar hacia una "nueva normalidad" tras el confinamiento por la pandemia de COVID-19, que contempla reactivar progresivamente desde el lunes actividades económicas, sociales y educativas por zonas, empezando con los 269 municipios menos afectados por el virus.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 13 de 2020

"Ya está la luz que indica que vamos a salir del túnel en el que estuvimos y en el que todavía nos encontramos", dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador durante la presentación. 
 
La estrategia para levantar el confinamiento considera la "vulnerabilidad social y económica de México", dijo, por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell. 
 
El plan, cuya aplicación depende en última instancia de las autoridades regionales, está dividido en tres etapas.  
 
En la primera fase, 269 municipios en 15 de los 32 estados mexicanos que presentan muy pocos casos positivos, retomarán actividades laborales y reiniciarán clases desde el 18 de mayo, dijo la secretaria de Economía, Graciela Márquez. 
 
El siguiente paso, "de preparación para la reapertura general", irá del 18 al 31 de mayo y consistirá en implementar protocolos que sirvan "para garantizar un regreso seguro a las actividades". Esto implica capacitar a trabajadores y empresas para impedir la propagación del virus, añadió la secretaria. 

Semáforo 

La última fase comenzará el 1 de junio, junto con la activación de un semáforo.  
 
Cuando indique rojo, como ocurre actualmente, sólo podrán operar las actividades consideradas "esenciales", que ahora incluyen, además de las relacionadas con salud y bienes básicos, la construcción, la fabricación de equipos de transporte y la minería, según anticipó el gobierno el martes.  
 
Gradualmente, y hasta llegar al verde, se irán sumando otros sectores económicos, actividades en espacios públicos y, finalmente, las clases escolares, pero manteniendo la distancia física y las medidas de cuidado sanitario individuales. 
 
El presidente añadió que las autoridades regionales tienen libertad de no ejecutar el plan. "Aunque ha sido consensuado en lo general también permite la discrepancia, el derecho a disentir", indicó López Obrador. 
 
México registró sus primeros tres contagios el 28 de febrero, y hasta el martes sumaba 38.324 casos confirmados de coronavirus y 3.926 defunciones. 
 
La Ciudad de México y zonas circundantes del vecino Estado de México han sido la región más afectada, con 5.500 hospitalizados, de los que 20% está intubado, dijo la alcaldesa de la capital, Claudia Sheinbaum. 

Pruebas de detección 

Expertos consultados por la AFP han dicho que la realización de pruebas de detección de COVID-19 es clave para conducir una reapertura segura de la economía, teniendo en cuenta la experiencia internacional y la recomendación de entidades como 
la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de la que México es miembro.  

México es el país que menos exámenes para detectar el nuevo coronavirus ha realizado entre los miembros de la OCDE, con 0,4 pruebas por cada 1.000 habitantes, contra la media de sus miembros de 22,9.
 
Tras la presentación, López-Gatell dijo en una entrevista radial que México evalúa pruebas que miden el nivel de adquisición de inmunidad en la población para aplicarlas en julio en grupos representativos, como otro criterio para determinar cambios en el semáforo sanitario. 

Protección de trabajadores 

El plan de reapertura se presenta después de que, a finales de abril, senadores de Estados Unidos pidieran a su gobierno plantear a México la urgencia de retomar actividades ligadas a la cadena de suministro norteamericana.  
 
El gobierno mexicano ha rechazado que existan presiones de Washington para acelerar la apertura, pero los trabajos para reactivar sectores como el automotor, vital para la economía mexicana y regional, comenzaron desde finales de abril.  
 
En tanto, obreros de maquiladoras establecidas en la frontera norte de México, cuya producción va principalmente a Estados Unidos, protestan desde el mes pasado por la muerte de más de una docena de ellos por COVID-19. 
 
La secretaria Márquez aseguró que habrá tiempo para que las empresas adapten sus espacios, con la instalación de filtros de ingreso y la desinfección de áreas comunes de trabajo. 
 
La economía mexicana, la segunda mayor de Latinoamérica, caerá un 7,1% este año, según un sondeo del banco central, debido al impacto de la pandemia que provocó la pérdida de más de medio millón de empleos formales en abril, una cifra récord, de acuerdo con datos del seguro social.