Este viernes llegó a Colombia el exfiscal anticorrupción, y abogado que hizo parte del denominado ‘Cartel de la Toga’, Luis Gustavo Moreno, quien se encontraba pagando una pena en Estados Unidos por lavado de activos por recibir en ese país un anticipo de un soborno del exgobernador Alejandro Lyons. 

Moreno llegó al país a las 11 de la mañana, deportado desde Estados Unidos. Lo hizo en un vuelo comercial, como un pasajero común y corriente y, al llegar al país, fue detenido por oficiales de Migración Colombia, del aeropuerto El Dorado, en Bogotá. 

Quedó en manos del CTI de la Fiscalía General de la Nación, que lo trasladó al búnker del ente acusador para que responda por los delitos por los que fue condenado, por lo que en las próximas horas sería trasladado a una cárcel. 


En Colombia Moreno debe ahora enfrentar la pena que impuso la Corte Suprema de Justicia  de 4 años y 10 meses de prisión por haber hecho parte del ‘Cartel de la Toga’, una red de corrupción que operó dentro del alto tribunal, y en la que él, junto con exmagistrados de esa corporación, favoreció a particulares y políticos que tenían procesos judiciales a cambio de sumas de dinero. 
Así, quedará capturado para responder por los delitos de concusión y uso indebido de información privilegiada. 

En julio de este año, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia ratificó la condena contra Moreno, al resolver una impugnación que presentó el exfiscal contra la sentencia proferida en primera instancia el 7 de marzo del 2018. 

En su condena también se impuso en su contra una multa de 36 millones de pesos y una inhabilidad para ejercer cargos públicos por 48 meses. 

La sentencia contra Moreno se dio porque se comprobó que pidió una suma de dinero de 100 millones de pesos al exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons para entregarle información sobre el proceso judicial que pesaba en su contra. 

Según la investigación, Moreno, quien era el exjefe anticorrupción de la Fiscalía, pidió información de los casos que involucraban a Lyons y con esto el abogado Leonardo Pinilla, quien también fue procesado por estos hechos, le dijo a Lyons que Moreno podía ayudarle a “obstruir las investigaciones que cursaban en su contra”.