martes, 17 de septiembre de 2019
Regional/ Creado el: 2019-07-10 10:39 - Última actualización: 2019-07-10 10:41

A falta de agua potable, doblemente colombianos acuden a las quebradas

El municipio de Colombia, al norte del Huila, continúa padeciendo los estragos que dejan a su paso las crecientes del río Ambicá.  Para alcaldesa de la localidad “es muy complicada la situación y la única esperanza es que disminuya el nivel de las aguas” para continuar con las labores de intervención en acueductos, vías y puentes.

Escrito por: Redacción Diario del Huila | julio 10 de 2019

Caterin Manchola
Diario del Huila, Neiva

En los últimos cuatro meses se han registrado más de 60 avalanchas del río Ambicá, en el municipio de Colombia, y fruto de las crecientes súbitas nuevamente siete veredas del sur de la localidad permanecen totalmente incomunicadas desde la madrugada del lunes, según confirmaron las autoridades.

Las constantes crecientes del afluente provocaron daños importantes sobre la única vía alterna que comunicaba con el casco urbano, que además permanece sin servicio de agua potable desde hace 10 días.  Las veredas afectadas son Playón, Antillas, Armenia, Vernaza, Alto Zaragoza, Versalles y Holanda. Albergan más de 400 familias.

Informó la alcaldesa de la localidad, Adelia Guzmán García, que los campesinos le advirtieron sobre la escasez de víveres y suministros.

Crecientes tras creciente

Pero esta serie de sucesos adversos se vienen presentando desde hace años, y el municipio permanece con declaratoria de calamidad pública desde enero de este año. En noviembre del año 2017 la creciente del río Ambicá  arrasó con el puente El Totumo y dejó incomunicadas  a las veredas anteriormente mencionadas. Además, la avalancha también causó daños en la infraestructura  del puente El Milagro, ubicado en la vía principal, cerca de la zona urbana.

A raíz del colapso fue establecida una variante alterna de 5 kilómetros y medio en el año 2018, que fue la que resultó averiada la madrugada de este lunes.  Pero los daños sobre los puentes y vías no se han podido concretar  por las crecientes, dijo la alcaldesa.

“Una serie de lluvias que se presentan en la cordillera entonces es muy difícil poder volver a recuperar la vía principal de manera rápida. Es muy difícil porque todos los días el río está creciendo y lo que hoy se arregla mañana aparece borrado”.

El acueducto para la zona urbana también se vio afectado y actualmente intentan recuperar alrededor de 100 metros de tuberías que el río ha venido deteriorando. Por ende, la localidad recibe suministro de agua potable por medio de carrotanques provenientes de Baraya. El carro de bomberos también ha llevado el preciado líquido a algunas dependencias e instituciones que requieren el servicio.

Sacan agua de quebradas

Las más de 3000  personas del casco urbano “se desplazan hacia las quebradas para poder hacer el lavado de la ropa, también llevan agua de esos afluentes para sus casas, para las albercas y sanitarios, y poder prácticamente hacer el aseo personal”.

“Es muy complicada la situación del municipio y la única esperanza es que disminuya el nivel de las aguas. Hace dos semanas estamos intentando recuperar las tuberías del acueducto, pero por ejemplo si hoy  las recuperábamos, mañana crece y se las llevaba”, lamentó Guzmán García.

Dijo que el puente El Milagro, y otras infraestructuras  de este tipo ubicadas sobre la zona urbana aún permanece el peligro.  

“El río amenaza con prácticamente arrastrarse esos puentes, entonces el gobernador del Huila y la secretaria de Gobierno, Liliana Vásquez, están haciendo unos trabajos de protección”.  

La solución que están solicitando al Gobierno Nacional es la construcción del puente El Totumo, que colapsó en el año 2017, ubicado sobre la vía principal que comunicaba con el sur de ese municipio. Pero aún no se conoce a cuánto ascendería el costo, no se han realizado los estudios ni diseños y se espera que los costos que estos suponen los subsidie el Estado.

“Es un sufrimiento cada vez que crece este rio, porque ellos –los campesinos- todo el tiempo tienen que arriesgar su vida y pasar por el río”.

Acciones

Por su parte la Secretaría de Gobierno, informó que en el municipio de Colombia han estado desde hace cuatro meses prestando la “atención oportuna por parte del Gobierno Departamental, específicamente con la maquinaria del departamento y con la oficina de gestión del riesgo, donde también hemos venido haciendo unas obras”.

Esto en pro de la protección y de mitigación del riesgo para evitar mayor deterioro en la infraestructura del puente El Milagro.

“En este momento tenemos toda la atención para hacerlo pero el río ha venido creciendo. Hemos tenido más de 60 avalanchas en este espacio de tiempo y no hemos podido lograr rehabilitar pero tenemos toda la maquinaria y apenas hace un buen tiempo empezamos a hacer el trabajo”.

Finalmente anunció la funcionaria que las intervenciones se harían con mayor agilidad en la actual temporada seca para el Huila que ya comenzó.