Por: Luis Alfonso Albarracín Palomino

La abogada huilense Ana María Charry Gaitán tomó posesión como magistrada en la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado junto a Fredy Hernando Ibarra Marín en la Sección Tercera y Pedro Pablo Vanegas Gil.

Hay seres humanos a quienes la vida los lleva a desarrollar la profesión para la que parecen haber nacido con más fortalezas y, por ende, logran descollar.

Se puede afirmar del trasegar exitoso de la jurista huilense Ana María Charry Gaitán, quien recientemente tomó posesión ante el presidente de la República, Iván Duque Márquez, como magistrada del Consejo de Estado. Graduada como abogada en la Universidad Nacional de Bogotá, donde se destacó como una de las más distinguidas estudiantes del derecho. Tuvo siempre la convicción del estudio consciente en esta área de estudio, para colocarla al servicio de los sectores poblacionales más desprotegidos.

Continuó con sus estudios de educación superior avanzada, como Especialista en Estudios en Filosofía y Letras en la Universidad del Rosario, Especialista en Derecho Constitucional de la Universidad Carlos III de Madrid España, Doctora en Derecho de la Universidad Cristian Albrechts de Kiel en Alemania, donde fue considerada una de las más brillantes alumnas latinoamericanas, en esta rama de las ciencias jurídicas.

Se ha desempeñado durante 25 años ejerciendo su profesión en distintos campos del derecho, donde ha dejado una huella imborrable a las nuevas generaciones, por su estirpe y su talento, que le ha permitido escalar posiciones de liderazgo dentro de su ejercicio profesional, desempeñándose con mucha ética y responsabilidad.

Es un ser humano de enormes cualidades, autor de varias libros y artículos indexados, que se han convertido en la máxima expresión del pensamiento jurídico del país y que sirven como textos de consulta bibliográfica en los principales centros de investigación, de esta rama en todas las universidades del país y de algunas en el exterior.

Antes de su nombramiento, ha ocupado altos cargos en el sector público. Se desempeñó como Magistrada Auxiliar del Consejo de Estado, Magistrada Auxiliar de la Corte Constitucional, por más de 12 años, Asesora y consultora de la Presidencia y Vicepresidencia de la República y Ministerio del Interior, Asesora y consultora de la ONU-Pnud, asesora y abogada de ONG nacionales e internacionales.

Igualmente ha sido docente en la Universidad Nacional, y ha sido conferencista nacional e internacional. Ha recibido diversos reconocimientos, distinciones y becas en su trasegar académico.

Como podemos observar, es una digna exponente de la raza femenina opita, quien se ha forjado a pulso, pero con un ingrediente adicional: talentosa, inteligente, transparente en su actuar, solidaria, y amante de las buenas costumbres, entre otros sellos y valores que le imprimieron desde su temprana edad, en el hogar de sus padres.

Es hija del núcleo familiar conformado por el abogado Foción Charry Castellanos del Líbano, Tolima y de María Nury Gaitán Cedeño, nacida en Yaguará.

La nueva Magistrada de este Alto Tribunal, posee un amplio conocimiento de las dinámicas internas de las altas cortes, por su habilidad en argumentaciones jurídicas y en el logro de consensos en temas jurídicos de alta complejidad. Paralelo a lo anterior, se ha caracterizado por su amplia experiencia gerencial en temas relacionados con la coordinación y trabajo en equipo.

Es políglota, por el dominio de varios idiomas y con una amplia experiencia en el montaje de Despachos virtuales y digitalización de expedientes judiciales.

Con una amplia y sólida formación académica, experiencia en docencia universitaria, administración pública y en la rama judicial, con una visión integral del derecho, le permitió obtener el primer lugar y el respaldo de toda la plenaria del Consejo de Estado, para que fuera elegida como integrante de la Sala de Consulta y Servicio Civil de este organismo.

Además, su proyecto de vida responde a una vocación de servicio autónoma e independiente. Hay que destacar que esta Sala, corresponde al origen primigenio del Consejo de Estado y es el máximo Órgano Consultivo del gobierno nacional.

Hay que destacar la trayectoria de esta jurista huilense, que ha logrado escalonar los más importantes cargos en la academia universitaria y lograr el máximo sueño de todo profesional del derecho, como ser magistrado del Consejo de Estado.

Nunca ha sido involucrada en escándalos de corrupción que se han presentado por fallas en la prestación de sus servicios profesionales. Es un ejemplo y un modelo que deben seguir las actuales y futuras generaciones de nuestro territorio huilense.

Con la designación de Ana María Charry Gaitán, el departamento del Huila cuenta con un nuevo magistrado en el Consejo de Estado, junto con el distinguido profesional del derecho Hernando Sánchez Sánchez.

Ana María Charry, reemplaza al exmagistrado Álvaro Namén Vargas.

Por: Luis Alfonso Albarracín Palomino

Ana María Sánchez, magistrada en la Sala de Consulta y Servicio Civil del Consejo de Estado.