Toda una confusión surgió alrededor del estado de salud de la actriz mexicana Fernanda Castillo, quien fue hospitalizada el pasado lunes 11 de enero, diez días después de haber dado a luz a su hijo Liam.

Su esposo, el también actor Erik Hayser, no dio declaraciones sobre lo sucedido con su pareja, mientras que la madre de la actriz despertó una alarma al publicar hace unos días un mensaje en el que dio a entender que el estado de salud de ella era muy grave y estuvo a poco de perder a su hija.

Sin embargo, la incógnita sobre qué sucedió realmente con Fernanda solo se resolvió en las últimas horas, cuando la propia actriz, de 38 años, emitió un mensaje a través de sus redes sociales en el que se pronunció sobre su estado de salud y confirmó que fue dada de alta.

Comentó que el pasado lunes fue hospitalizada de urgencia por una complicación severa y tardía en su post parto, sin entregar mayores detalles de lo que le fue diagnosticado.

“Fue una semana muy difícil pero hoy estoy bien, en casa y con mi familia”, escribió en la publicación junto a una foto tomando la mano de su bebé y aseguró que por poco pierde la vida.

“Gracias Doctor Patricio Sanhueza Smith por salvarme la vida, a mi matrona Paula Rivera, a todos los doctores, residentes, enfermeras y camilleros del Hospital Español que me cuidaron para que hoy pueda estar escribiendo esto”, agregó la artista.

Pidió “respeto al silencio y el espacio” que necesita en este momento para recuperarse y poder compartir con su pequeño recién nacido.