DIARIO DEL HUILA, ESPECIAL

Desde el pasado 12 de enero se conoció que el ministro había sido contagiado por covid-19 y fue remitido al Hospital Militar el 13 de enero. Ingresó a la Unidad de Cuidados Intensivos el 19 de enero y fue diagnosticado con neumonía viral, complicación usual a causa del virus. El ministro era un paciente de cuidado por las comorbilidades que padecía, ya que era hipertenso, además de luchar con el hipotiroidismo y la obesidad.

Se conocía que desde ese momento estaba sedado y bajo intubación, sin embargo, en el último comunicado previo a su deceso, se informó que se encontraba “estable hemodinámicamente y sin compromiso de otros órganos. Se continúan terapias instauradas de forma dinámica, en espera de su pronta recuperación”, ayer en horas de la madruga se conoció que el ministro había fallecido a causa del covid-19, hecho que conmovió a todo el país.

Desde el pasado 12 de enero se conoció que el ministro había sido contagiado por covid-19 y fue remitido al Hospital Militar el 13 de enero.

En su reemplazo el presidente Iván Duque designó al comandante de las Fuerzas Militares, general Luis Fernando Navarro Jiménez como ministro de Defensa encargado, cargo que ya había tomado en noviembre de 2019 cuando renunció a la jefatura de dicha cartera Guillermo Botero.

Carlos Holmes Trujillo, exministro de Defensa llevó la política en la sangre, en el ADN. Fue uno de los pocos líderes en Colombia que se pudo sentir orgulloso de haber sido funcionario de todos los gobiernos desde la presidencia de César Gaviria (1990-1994), sin importar la orientación ideológica del presidente de turno, aunque está en el sector público desde 1976.

Carlos Holmes Trujillo, dueño de una dilatada carrera política, era abogado de la Universidad del Cauca, donde se especializó en Derecho Penal y Criminología. Realizó un posgrado en la Universidad de Sofía de Tokio, donde obtuvo el título de Máster en Negocios Internacionales.

De igual manera, adelantó varios cursos de administración en el Japón. Sus estudios de posgrado en el país asiático obedecieron en buena medida a que su primer cargo público fue como cónsul y encargado de negocios en la embajada colombiana en Tokio (entre 1976 y 1982), durante los gobiernos de Alfonso López Michelsen y de Julio César Turbay.

Posteriormente, regresó a Colombia para ser secretario de Hacienda de Cali, en 1983, y empezó a agitar con mayor furor las banderas del liberalismo, al punto de ser miembro de la Dirección Nacional Liberal y posteriormente codirector del Partido Liberal, así como fundador y primer presidente de la Federación Colombiana de Municipios.
En 1988 se convirtió en el primer alcalde de Cali elegido popularmente, cargo en el que estuvo hasta 1990, para luego dar el salto a la política nacional al llegar a la Asamblea Nacional Constituyente como cabeza de una de las listas liberales.

Su experiencia profesional también incluye haber sido constituyente en 1991 y alcalde de Cali desde 1988 a 1990.

Su labor como uno de los redactores de la actual Constitución Política le valió para ser Ministro de Educación del presidente César Gaviria, durante 1992 y 1994. A partir de allí comenzó lo que es considerada una proeza política: hizo parte de todos los gobiernos subsiguientes.

Al llegar Ernesto Samper a la presidencia, Trujillo se convirtió en su Alto Consejero de Paz, cargo que ocupó entre 1994 y 1995. Durante este tiempo, tuvo acercamientos con el Eln, pero nunca se llegó a reunir con los líderes de esa guerrilla.

Tras salir de la alta consejería, fue nombrado por Samper en la embajada de Colombia ante la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington, lo que fue el inicio de una amplia carrera diplomática, que se interrumpió solo entre 1997 y 1998, cuando fungió como ministro del Interior del gobierno Samper.
Con la llegada de Andrés Pastrana a la presidencia, la carrera diplomática de Carlos Holmes Trujillo se reactivó. Fue nombrado embajador en Austria y luego en Rusia.

Luego, con Álvaro Uribe, continuó en el servicio diplomático, primero como embajador en Suecia, Finlandia e Islandia y luego en Bélgica, donde también sirvió como representante de Colombia ante la Unión Europea.

Este último cargo lo tuvo desde 2006 hasta 2011, es decir, el expresidente Juan Manuel Santos lo mantuvo un año en esa posición diplomática, hasta la renuncia de Trujillo. A partir de allí, tras el distanciamiento de Santos con el uribismo, Carlos Holmes Trujillo también marcó distancia con el exmandatario, al punto de que fueron contendores en las elecciones presidenciales de 2014.

Santos en ese momento aspiraba a la reelección, mientras que Trujillo era la fórmula vicepresidencial de Óscar Iván Zuluaga. La candidatura uribista ganó la primera vuelta con 3,7 millones de votos (sacándole 400.000 votos a Juan Manuel Santos), pero perdió la segunda por 900.000 votos.

Tras la derrota electoral, este curtido líder se marginó de la vida política durante cerca de tres años, en los que estuvo como director de la Oficina de Contribución a los Grandes Debates de la Universidad del Rosario. Pero nuevamente la política lo llamó.

En 2017 fue uno de los precandidatos presidenciales del Centro Democrático. Pero tras una serie de encuestas, el ungido por el expresidente Álvaro Uribe fue Iván Duque, quien en 2018 llegó finalmente a la Casa de Nariño.
Carlos Holmes Trujillo se convirtió desde agosto de 2018 en uno los hombres más cercanos del círculo del presidente Iván Duque, quien lo nombró Canciller.

En el Ministerio de Relaciones Exteriores, Trujillo fue clave en la estrategia de ‘cerco diplomático’ que Colombia desplegó para buscar una transición democrática en Venezuela y en el posterior reconocimiento de más de 50 países a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela.

En noviembre de 2019, tras la renuncia de Guillermo Botero, asumió uno de los mayores retos de su carrera: el Ministerio de Defensa. Como jefe de esta cartera, Trujillo se enfrentó a agudas polémicas, como los escándalos por los llamados perfilamientos a líderes de oposición y periodistas, el asesinato de líderes sociales y los casos de abuso de la fuerza de miembros de la Fuerza Pública.

Estos últimos hechos lo llevaron a ser sometido a dos debates de moción de censura en el Congreso, en menos de un mes. Ambos los superó con el apoyo de la coalición de gobierno. Antes de caer enfermo, se esperaba su próxima renuncia para retomar la carrera por la candidatura presidencial del uribismo, partido del que se consideraba una de sus cartas más seguras.

Estudios y trayectoria

Carlos Holmes Trujillo era abogado de la Universidad del Cauca, donde se especializó en Derecho Penal y Criminología. Realizó un posgrado en la Universidad de Sofía de Tokio, donde obtuvo el título de Máster en Negocios Internacionales. De igual manera, adelantó varios cursos de administración en Japón.

Dentro de su amplia experiencia diplomática se destaca su labor como cónsul de Colombia en Tokio entre 1976 y 1982, encargado de Negocios A.I. de Colombia en Japón (1979 – 1980) y embajador representante Permanente de Colombia ante la OEA (1995-199).

Ejerció como embajador de Colombia ante el Gobierno de Austria (1998-1999); embajador, Representante Permanente de Colombia ante los Organismos de la ONU, con sede en Viena (1998-1999); embajador de Colombia ante el Gobierno de la Federación de Rusia (1999-2001); embajador de Colombia ante el Gobierno del Reino de Suecia (2004-2006) y embajador No Residente ante los gobiernos de Noruega (2004-2006), Finlandia (2004-2006), Islandia (2005- 2006) y Dinamarca (2004-2006).

Además, fue embajador de Colombia ante el Reino de Bélgica, el Gran Ducado de Luxemburgo y jefe de la Misión de Colombia ante la Unión Europea (2006-2011). Su experiencia profesional también incluye haber sido constituyente en 1991 y alcalde de Cali desde 1988 a 1990. Fue además, el fundador y primer presidente de la Federación Colombiana de Municipios (1989-1990).

De 1992 a 1994 se desempeñó como ministro de Educación Nacional, y luego Alto Comisionado para la Paz. También fungió como ministro del Interior de 1997 a 1998 y ministro delegatario de Funciones Presidenciales.

Decretan tres días de duelo en Colombia

El presidente de Colombia, Iván Duque, decretó tres días de duelo nacional luego de la muerte del ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo, a causa del coronavirus.

Dijo Duque que, con la muerte del funcionario, también se honrará la memoria de los cerca de 52.000 muertos que ha dejado el Covid-19 en Colombia. “Para mí no solamente es la pérdida del amigo, sino la pérdida de un gran referente moral para nuestro país. Casi siempre mi primera y última llamada de trabajo era con Carlos”, reiteró
Duque al entregar decretar los tres días de duelo nacional.

El presidente de Colombia, Iván Duque, decretó tres días de duelo nacional luego de la muerte del ministro de Defensa.

El ministro de Defensa murió en la madrugada del martes luego de haber ingresado a una unidad de cuidado intensivo, el pasado 15 de enero, a razón de complicaciones tras haberse contagiado de coronavirus. Duque también exaltó el trabajo del dirigente sindical, Julio Roberto Gómez, quien murió en las últimas horas por cuenta de la pandemia.

“Fui su amigo y admiré su lucha por el bienestar de los trabajadores. Forjamos consensos y nos respetamos en el disenso. Mi solidaridad a su familia, y los acompañamos en esta dolorosa situación”, expresó Duque a través de su cuenta en Twitter.

Reacciones en redes

Luego de conocerse a noticia del fallecimiento del Ministro de Defensa, diferentes personalidades han expresado su sentido pésame por medio de las redes sociales, dando a conocer el gran ser humano que era Carlos Holmes Trujillo.
“Parte el alma el fallecimiento del Ministro Carlos Holmes Trujillo, me deja en tremenda orfandad, su señorío, ecuanimidad, patriotismo, su amistad y compañía de todas las horas. Alba Lucía y familia querida, sin palabras.”
Álvaro Uribe Vélez

“Algo me inquietaba y me desperté. Ha muerto Carlos Holmes Trujillo, he perdido un gran amigo y el país ha perdido un gran hombre público al que en 40 años de servicio no se le conoció un solo acto de corrupción. Su sueño de ser presidente estaba cerca, muy cerca.”

Fernán Martínez

“Lamento que la muerte se lleve a Carlos Holmes Trujillo. La controversia y el contradictor deben tener como base común, el respeto por su vida. Mis condolencias a su familia.”

Gustavo Petro

“Lamento el fallecimiento de Carlos Holmes Trujillo, @mindefensa. Mis condolencias para sus familiares, copartidarios y colegas en el Gobierno Nacional.”

Iván Cepeda Castro

“Lamentando el fallecimiento de Carlos Holmes Trujillo, colombiano ejemplar, respetado y apreciado dirigente político y estadista… Que su memorable trayectoria inspire y refuerce en todos nosotros la vocación de servicio por este país”