Diario del Huila, Enfoque

Por: Juan Manuel Macías Medina

El pasado jueves 8 de abril, José María Guaraca Andrade, de 87 años de edad, se desplazó hasta las instalaciones del Hospital del Rosario en el municipio de Campoalegre a recibir la vacuna contra el Covid-19. Acompañado de sus familiares, el adulto mayor recibió la vacuna, sin embargo, tan sólo tres minutos después murió a causa de un paro cardiorrespiratorio.

El gerente del Hospital del Rosario del municipio de Campoalegre, Nelson Leonardo Fierro, manifestó que el paciente llegó al centro médico a recibir la segunda dosis de la vacuna Sinovac y que, al momento de hacerlo, no se evidenció ninguna falla en su organismo.

“Es un paciente de 87 años que asistió a su agenda que se encontraba programada para recibir la segunda dosis, hace 28 días le fue colocada la primera dosis al paciente. El usuario entró completamente bien y por su consentimiento, fue traído por su hija, se le toman los signos vitales y se encontraba perfecto, estaba muy bien”, sostuvo.

El director del centro hospitalario, indicó que, tan sólo tres minutos después de haber recibido el antídoto, José María Guaraca tuvo una falla cardiorrespiratoria, por lo que se le prestaron servicios de reanimación sin tener algún éxito.

“Le fue aplicada la vacuna y a los tres minutos el paciente le da un paro cardiorrespiratorio fulminante. Inmediatamente se activa el código azul para proceder a la reanimación y murió”, agregó.

Así mismo, Fierro, sostuvo que debido a que la muerte del paciente ocurrió en tiempo cercano al proceso de vacunación, ésta debe entrar a un estudio para determinar si el fármaco tuvo o no, algo que ver con el fallecimiento.

El adulto mayor ingresó al centro asistencial sin ninguna falla en su organismo.

El adulto mayor ingresó al centro asistencial sin ninguna falla en su organismo.

“Estos hechos por estar asociados a la vacunación, clasifican como un evento que tiene que seguir el proceso de farmacovigilancia que dice que dentro de las 48 horas posteriores a la vacunación, hay que hacer un estudio al paciente, hay que tomar muestras de líquidos parorraquídeos, muestras de sangre, muestras de cerebro, hígado, riñón, corazón, entre otras”, explicó el galeno.

El gerente del centro médico, sostuvo que el viernes, también fueron vacunados más de 30 adultos mayores en el centro asistencial. Fierro, fue enfático al momento de decir que todo el proceso se hizo bajo los protocolos que dicta el Gobierno Nacional

“Todo el procedimiento se ajustó a todos los protocolos que dictamina el Plan Nacional de Vacunación. Cabe resaltar que este viernes se aplicaron más de 35 vacunas a abuelos de más de 80 años y todos salieron bien”, resaltó.

Debido a que la cercanía de la muerte del paciente con la aplicación de la vacuna, podría generar incertidumbre sobre si es o no confiable el antídoto, el gerente hizo un llamado a la tranquilidad, pues según indicó, la vacuna es “segura”.

“Quiero mandar un mensaje a todas las personas de total tranquilidad porque la vacuna es segura, no puedo decir si la muerte fue por culpa de la vacuna o no lo fue, porque para determinar eso hay un proceso”, dijo.

Nelson Fierro, señaló que el paciente, en su historia clínica, no se evidenció que sufriera de alguna enfermedad, tema que, según el galeno, corroboraron los familiares.

“Al paciente se le revisó la historia clínica desde el año 2016, sólo tiene unos diagnósticos de hipertensión en el año 2017. La familia es enfática en que el paciente en todas las consultas, después del 2017, no mostró signos de hipertensión arterial, también cuando el paciente llegó a la vacunación, se evidenció que no es un paciente hipertenso y que llegó con signos vitales normales”, concluyó el director del centro asistencial de Campoalegre.