Diario del Huila

Adviento : llamado a la conversión

Dic 3, 2022

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Adviento : llamado a la conversión

Por el P. Toño Parra Segura. [email protected] 

El Domingo anterior nos muestra las tres virtudes teologales como preparación a la venida de Cristo. En este Segundo Domingo Isaías y Mateo nos presentan  el anuncio de la venida de Cristo, en contraste de poesía el primero y en retos de cambio el Bautista.

Ocho siglos antes de la venida de Cristo, el profeta Isaías lo anuncia en la posesión de los siete dones del Espíritu Santo y como tendrá el poder y valentía “no juzgará por apariencias ni dictará sentencia basado en rumores; defenderá a los pobres y con férula de sus palabras castigará al culpable”. Pondrá al hombre en armonía con la naturaleza en paz: el lobo y el cordero, el tigre jugando con el cabrito, el león con el ganado y el niño con la víbora. “Se acabarán los viciosos y perversos, porque el país abundará en el conocimiento  del Señor”, es decir, la restauración del paraíso perdido. Juan el Bautista que es siempre el signo de la Iglesia profeta, en un lenguaje severo y directo  exhorta a la conversión y al cambio radical, como preparación inmediata a la venida del Mesías: “El Reino de Dios está cerca, vuelvan a Dios”; es un lenguaje  fuerte y profético en un inmenso desierto, pero su voz es de grito, no componendas ni de discursos zalameros y arrogantes. “Conviértanse, preparen el camino, ábranle vías rectas”. Nada de discursos ni de posturas ambiguas como las de los fariseos y saduceos que alegaban la pertenencia a Abraham.

Por qué acudía tanta gente a Juan siendo un profeta incómodo para sus costumbres? Por su estilo de vida, porque en él brillaba la conversión que pedía a los demás; en sus actitudes se expresaba la cercanía esperada de la hora de Dios; Juan llevaba una capa de camello, con una correa de cuero a la cintura y se alimentaba de saltamontes y de miel silvestre” El detalle de su austeridad no es lo más importante, sino traducirlo  en actitudes para nosotros.  Su atuendo es un símbolo  de su fe, de su libertad de espíritu, de su pobreza radical y de la renuncia  a sí mismo.

El pueblo, sobre todo los pobres no creen fácilmente en los profetas  cómodos que sólo predican para que los otros se conviertan, ni en predicadores convencionales de una iglesia instalada. Aquí está el ejemplo para todos los que anunciamos la palabra, la misma de Juan y de Jesús; convirtámonos primero nosotros y los demás nos seguirán sin tropiezo. No pensemos como los fariseos que por ocupar tal posición a tal rango, “Llamarse católicos, cristianos etc.” ya con eso tenemos el aval para la posesión del reino. La justificación la obtuvo Abraham por la fe pero cuando estuvo dispuesto a sacrificar al hijo de su vejez que tánto amaba. Jesús anunciará después la conversión, porque en algún tiempo estuvo muy relacionado con el movimiento de Juan en los comienzos de su vida  pública e inclusive fue su discípulo y se hizo bautizar por Él (Jn 1,27 – Mat 3,11). Juan pasó de maestro a precursor mientras que Jesús pasó de discípulo a Maestro.

La conversión es para ya, para hoy, según el Salmista: “Si hoy escucháis su voz no endurezcáis el corazón”.

Hay que dar frutos, porque para eso fuimos bautizados con el Espíritu Santo y con fuego, no con simple ritos litúrgicos.

Autor: WebMasterDH

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Tal vez te gustaría leer esto

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, bienvenido(a) al Diario del Huila
¿En qué podemos ayudarte?