miércoles, 13 de noviembre de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-11-07 10:22

Alcalde Lara, no cometa más errores

Escrito por: Alfonso Vélez Jaramillo | noviembre 07 de 2019

El alcalde  Rodrigo Lara Sánchez, pese a todas las denuncias publicadas durante su administración sin desmentir alguna, se jacta de presidir un gobierno transparente, cristalino, diáfano y honesto, sin embargo sigue demostrando lo contrario.

En su campaña prometió reestructurar  a fondo las Empresas Publicas de Neiva, EPN, tradicionalmente considerada como la caja menor de los alcaldes, pero apenas le cambió el nombre por Las Ceibas a un costo de casi 300 millones.

Luego expulsaron a algunos miembros de la Junta Directiva que no eran de su confianza ni pertenecían a su movimiento político, y las EPN ahora Las Ceibas, siguieron en las mismas, inclusive con un criticado por pésimo servicio de suministro de agua.

A solo 54 días de dejar el cargo y conociendo  el nombre de su sucesor Gorky Muñoz, sigue empecinado en dejar endeudado el Municipio de Neiva por otros 30 mil millones de pesos. ¡Qué vergüenza!

Si se concreta el negocio de alcalde, la deuda de Neiva ascenderá a 82 mil millones de pesos con un déficit de otros 14 mil, más otras arandelas que se conocerán en la medida que transcurra el empalme con los delegados del próximo alcalde Gorky Muñoz.

Lara asegura que va a modernizar el alumbrado público, y como está la situación en 50 días no alcanzaría ni a poner una bombilla, pero si a  firmar los millonarios contratos de suministros y de servicios bien adelantados, desde antes de tener efecto legal el empréstito. Ojalá no sea con gente de afuera como nos tiene acostumbrados.

Me atrevo a señalar que el alcalde Lara está a punto de cometer otra alcaldada que no es ni más ni menos  que una acción imprudente o inconsiderada, que ejecuta un alcalde abusando de la autoridad que ejerce,  y esta acción más tarde podría darle cárcel o sanciones de los organismos de control.

Sin embargo, no contaba con el control político del Concejo Municipal por incumplir las facultades que le dio para endeudar al municipio.

Los concejales Luis Eduardo Penagos y Ovidio Serrato, señalaron tres puntos fundamentales que violan el artículo 5º. del Acuerdo 004 de febrero de 2019, que ordena expresamente la socialización del proyecto, asunto que no ha cumplido la administración Lara.

El alcalde, por su afán de contratar podría haberse extralimitado sus  funciones suscribiendo dos OTRO SI al contrato con el banco, ya que tenía facultades sólo por 90 días  plazo que se espiraron el 19 de mayo y los 2 OTRO SI tienen fecha del 4 de junio y 21 de agosto. 

El acuerdo lo autoriza modificar el presupuesto para que incorpore el valor del préstamo una vez le sean desembolsado los recursos pertinentes, sin embargo lo hizo antes cuando ni siquiera se habían cumplido las condiciones pactadas con el banco. 

Según los expertos, el alcalde Lara  debió presentar otro Proyecto de Acuerdo solicitando la ampliación del plazo para hacer uso de las facultades otorgadas e hizo caso omiso. Se considera  que se extralimitó desconociendo las funciones constitucionales y legales del Concejo de Neiva.   

En mi columna “Si miento, denúncienme penalmente” publicada el 5 de septiembre de 2019, sostengo que existen serios indicios de haberse violado las normas penales y le solicité a la fiscalía la investigación de oficio.

Inclusive la magistrada Galvis Bustos, del Tribunal Administrativo del Huila, en su salvamento de voto  tampoco comparte que el concejo pueda trasladar funciones de su exclusiva competencia al alcalde, como modificar el presupuesto.
Ni que se desconozcan las normas sobre el Plan Operativo  Anual de Inversiones POAI “que es el principal vínculo entre el Plan de desarrollo y el sistema presupuestal”.

En tanto que el Procurador Judicial administrativo de Neiva,  David de La Torre Vargas, advirtió que violaron los principios presupuestales de planificación y programación esenciales en la calificación de riesgo de Fitch Ratings presentada de manera extemporánea y contraria a la ley, como lo afirme.

Si el alcalde Rodrigo Lara tuviera pena desistiría de su propósito porque más tarde la ciudadanía se lo cobrará, le reclamamos señor alcalde, no cometa otro garrafal error.