Diario del Huila

Apología a los cristianos

Abr 28, 2021

Diario del Huila Inicio 5 Opinión 5 Apología a los cristianos

¿Cuándo y dónde  se han perseguido a los cristianos? Las estadísticas son escalofriantes y muchas barbaries quedan en el silencio, impunidad e indiferencia de los historiadores. ¡Ah! Pero cometan delitos y también atrocidades quienes se llaman cristianos y entonces más de uno se rasga las vestiduras, -por favor, no se trata de callar crímenes y bajezas que se han cometido en nombre de Dios, ¡qué horror!-. Esto nos avergüenza. A lo largo de más de dos mil años, ¡cuánta sangre cristiana ha corrido por valles y montañas! En muchos contextos geográficos y culturales ha resultado un delito ser cristiano.

Veamos algunos hechos históricos. El imperio grecolatino nos persiguió hasta la saciedad. El cruel asesinato de los cristianos era espectáculo para los romanos: fieras devorando a los cristianos. El Imperio estuvo gobernado, en repetidas ocasiones por criminales y tiranos-por eso muchos de ellos fueron asesinados por sus mismos guardias-.

Por el año 177 de nuestra era, el apologista Atenágoras de Atenas escribió una apología en favor de los cristianos, dirigida a los emperadores Marco Aurelio Antonio y Lucio Aurelio Cómodo que la tituló Súplica en favor de los cristianos. Comienza la obra: “Por nuestro discurso habéis de comprender que sufrimos sin causa y contra toda ley y razón, y os suplicamos que también sobre nosotros pongáis alguna atención, para que cese, en fin, el degüello a que nos someten los calumniadores”.

Las tres acusaciones que hacían los paganos a los cristianos: ateísmo, canibalismo e incesto edipeo. Ateísmo: ¡qué ironía! No le dábamos culto al emperador, a las instituciones del Estado, -aunque las respetábamos y cumplíamos las leyes- no deificábamos las estatuas y monumentos al emperador y sus dioses. Donde las huestes imperiales encontraban una cruz, ponían el águila imperial. Nosotros los cristianos no idolatramos nada ni a nadie: sólo le damos culto a Dios; a los seres humanos, respeto. Canibalismo: nos acusaron de ser antropófagos, porque comíamos el cuerpo y la sangre del Señor Jesucristo en la sagrada forma del pan.

¡Qué horror! ¡Hasta dónde llegaba el odio! Incesto edipeo: si los cristianos, como afirma una obra anónima del siglo II, Carta a Diogneto, los cristianos comparten la mesa no el lecho. Justo, los cristianos estaban lejos de cometer aberraciones sexuales. ¡Los alcances del odio! La pasión no tiene límites. La historia prueba que la virtud ha sido siempre perseguida por el vicio.

¡Cuánta sangre cristiana corrió durante la revolución francesa! Sigamos pasando páginas de la historia. ¡Qué no decir del genocidio armenio! Entre 1915 y 1917 los turcos asesinaron con sevicia a más de 1.800.000 armenios por el terrible delito de ser cristianos: o se es musulmán o muere. Quedó el pueblo armenio reducido apenas a un millón y medio millón se fue a la diáspora.

La llamada Guerra de los cristeros en México: el presidente anticlerical y tirano Plutarco Elías Calles, entre 1926 y 1929 ordenó asesinar a millares por el solo delito de ser cristianos: ¡Hasta dónde llega la intolerancia religiosa! Pudiéramos seguir enumerando casos: en la guerra civil española: 500.000 asesinatos. Cuántos son asesinados actualmente en Irak, Siria, Bangladesh, Nigeria, etc., por profesar la fe cristiana.

¿Una Semana Santa más?

Autor: DHWeb

Contenido relacionado

Suscripción Digital

DH ADS

Radio DH

Tal vez te gustaría leer esto