DIARIO DE HUILA, ENFOQUE

Por: Rolando Monje Gómez

Nidia Guzmán Durán, candidata a la Rectoría de Universidad Surcolombiana, Usco, fue la última rectora electa popularmente y asumió el cargo el 4 de octubre de 2018. Sin embargo, un año después, el 18 de octubre, el Consejo de Estado anuló su designación que iba hasta el 2022, por lo que se debió convocar a una nueva elección.

Desde ese momento el principal centro de educación superior del departamento ha mantenido su liderazgo en la interinidad, el que al parecer iba a ser superado la semana anterior, pero por la ya acostumbrada ‘tutelitis’, el proceso debió ser nuevamente aplazado.

Hoy la profesora Nidia Guzmán vuelve a aspirar al cargo, y espera que esta vez, de lograr el triunfo, se le permita cumplir el periodo para el que será elegida. Diario del Huila dialogó con ella, sobre lo que ha sido su campaña, sus procesos y los proyectos que tiene para la Usco.

“Del proceso electoral de la universidad hemos sido víctimas muchos rectores. Hace unos diez doce años hubo unos cinco rectores que elegíamos, demandaban y para fuera. Eso ya es una cultura en la universidad que a quien se le antoja, que no quiere a la Usco, rector que se posesiona, rector que demandan”, manifestó haciendo referencia a la ‘tutelitis’ de la universidad.

“Algunos logran cumplir su periodo, otros no, y a mi me pasó eso desafortunadamente, digo, porque tuve que salir porque se anuló el proceso de elección de la terna por una inhabilidad que había en el Consejo Superior y en el mismo caso estaban otros rectores de otras universidades del país y yo fui la única que salí. No demandé porque es la universidad la que está en juego y para mí la universidad ha sido mi casa y no es justo. Creo que quienes la queremos debemos sentarnos a realizar ese proceso de elección y finiquitar de una vez por todas esa alcahuetería”, expresó.

Indicó que “la imagen de la universidad se ve perjudicada por la interinidad, la ingobernabilidad de nada le sirve, en tres meses, seis meses, qué pueden hacer. Académicamente funciona pero se detienen muchas cosas y la universidad no puede seguir sufriendo este atraso”.

¿Qué tiene de bueno la rectoría?

Para la profesora Guzmán Durán “lo bueno de la Usco es que se puede trabajar en equipo, con un programa de gobierno que permita llevar la universidad al lugar que en este momento no tiene que es liderar todos los procesos de desarrollo en la región. Que pueda ser líder en investigación, en emprendimiento, que pueda llegar a todos los lugares del Huila y del sur colombiano a través de una educación virtual de calidad”.

Según comentó la candidata a la Rectoría “la pandemia nos cambió la vida a todos, no sabemos qué va a pasar de aquí en adelante, estamos en un mundo digital y la universidad tiene que tener una infraestructura tecnológica que le permita ponerse a tono con este mundo digital”.

“La pandemia dejo entrever un vacío en la universidad que no debió existir, que sea inclusiva, líder en emprendimiento para apoyar a toda la población vulnerable. La cobertura de la Universidad Surcolombiana está por debajo de la media nacional, tenemos que llegar a todos los lugares y la única manera es a través de programas virtuales, pertinentes para todas las comunidades de acuerdo a su contexto”, afirmó.

Problemas y fortalezas

Nidia Guzmán señala que la universidad forma profesionales en diferentes áreas del conocimiento, del saber, “tenemos excelentes profesionales, forma en el saber hacer y forma en el ser, ahí tenemos una falencia, quiénes somos los seres humanos que estamos en la universidad, cuál es ese profesional que la universidad va a sacar a la región. Ahí es donde nosotros tenemos que empezar a trabajar con los jóvenes en esta formación de valores humanos y valores sociales, cómo debe actuar como ser humano que no vayamos a afectar a las instituciones y a los otros seres humanos”.

Se debe cambiar la imagen de la universidad, señaló, “esto de las demandas da para malas interpretaciones, tiene que ser más líder en la región, hay que cambiar la normatividad. Los estudiantes están hablando de constituyente, tenemos que sentarnos todos los que tengamos interés en ella a repensar la universidad y aterrizar en la revisión de toda la normatividad que considero está obsoleta”.

“La comunidad universitaria tiene que mirar muy bien, elegir una persona que tenga conocimiento de la universidad, una hoja de vida que le permita estar ahí. Un rector no debería tener ningún tipo de investigación, hay que revisar las hojas de vida que cumplan los requisitos, no digo que alguien de afuera no pueda tener esa trayectoria”, comentó.

Para Nidia Guzmán haciendo referencia a sus rivales en la aspiración considera que “el que ya hallamos cumplido con los requisitos nos da la certeza que somos idóneos para participar. Mi primera experiencia fue muy bonita, por pedido de mis compañeros y eso hizo que aspirara, pero ahora me volvieron a convencer. Afuera me apoyan todos los que han sido alumnos míos”.

Ella comenta que tiene muchos amigos dentro de la universidad y no sabía de sus enemigos. “Claro está que cuando estuve en la decanatura la demandaron por no estar de acuerdo conmigo, yo soy de carácter, y con eso me gano enemigos. No tengo nada que temer porque he actuado dentro de lo que la universidad permite y también según mi ética”

Así mismo considera que el hecho de ser mujer la pone en desventaja por el machismo que existe. “A uno de mujer lo atacan, pero a los hombres no les dicen nada, a mí me ha tocado vivir esas situaciones, por eso estoy aquí por dignidad porque no puedo permitir que nos vengan a manejar, las mujeres somos capaces”.

Finalmente expresa que “si me conviene estar ahí, que Dios me ponga, sino seguiré con mi trabajo, si no gano no volveré a insistir. Aquí estoy por dignidad”.