El bus del Real Madrid fue atacado, mientras hacía su recorrido hacia el estadio de Anfield, para el partido de este miércoles contra el Liverpool en la Liga de Campeones. 

Las primeras informaciones advierten que ninguno de los integrantes de la plantilla resultó herido y que los vidrios de la parte derecha del bus fueron rotos, tras la agresión con piedras. 

Real Madrid hacía su tránsito hacia el estadio cuando de un momento a otro fue atacado el bus y los jugadores de inmediato trataron de ponerse a salvo. 

Aunque la recepción del mismo fue en general pacífica, con la escolta de la policía británica, varios aficionados tiraron piedras contra el autobús, además de inundar el ambiente con bengalas que desprendían humo de color rojo.

El Liverpool, que tratará de remontar el 3-1 que traen de desventaja de la ida, fue recibido minutos después, con el único incidente de la aparición de numerosas bengalas.