viernes, 21 de septiembre de 2018
Economía/ Creado el: 2018-08-06 08:00

Avicultores de Pitalito en alerta por enfermedad Newcastle

El virus presenta una alta morbimortalidad en poblaciones susceptibles de aves que no hayan recibido la adecuada vacunación y/o revacunación. El ICA hace un llamado a los avicultores para que intensifiquen las medidas sanitarias.

Colombia, es un país que tiene 1.100 municipios y hay avicultura pequeña, mediana y grande en 400 de esos municipios.

Escrito por: Lucía Sánchez | agosto 06 de 2018

Lucía Sánchez

Redacción Economía

Debido a la presencia de Newcastle en varias regiones del país, el ICA hace un llamado a los avicultores para que intensifiquen las medidas sanitarias, con el fin de controlar y evitar la diseminación de la enfermedad. El virus presenta una alta morbimortalidad en poblaciones susceptibles de aves que no hayan recibido la adecuada vacunación y/o revacunación.

La enfermedad del Newcastle es una infección altamente contagiosa y con frecuencia severa que existe en todo el mundo y afecta a las aves, incluidas las aves de corral domésticas.

La forma usual es una infección respiratoria, pero los signos clínicos predominantes pueden ser bajas en la producción, manifestaciones nerviosas o incluso diarrea asociada a cualquiera de las anteriores. La enfermedad de Newcastle altamente patógena está inscrita en la lista del Código Sanitario para los Animales Terrestres de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y es de declaración obligatoria a la OIE (Código Sanitario para los Animales Terrestres de la OIE).

El llamado lo hace el ICA, como autoridad sanitaria del país, a productores avícolas, tanto de granjas comerciales como de traspatio, así como a trabajadores, transportadores, comercializadores de productos de material genético, alimentos concentrados o insumos veterinarios, ante la circulación viral de cepas de la enfermedad de Newcastle de alta virulencia, detectadas principalmente en aves de combate.

Los municipios en los que se ha detectado la presencia de la enfermedad son: Cáqueza, Ubaque y Granada en Cundinamarca; Cómbita en Boyacá; Pitalito en Huila; Ibagué y San Luis en el Tolima, y Villavicencio y San Carlos de Guaroa, en el Meta.

“Luego de varias investigaciones epidemiológicas de episodios en los que se ha controlado y erradicado la enfermedad, y en cuyas zonas alrededor se han ejecutado todas las actividades listadas en los protocolos de control, erradicación y vigilancia, se logró determinar que la presencia de la enfermedad ha estado estrechamente relacionada con el movimiento de aves de combate, que atraviesan diferentes departamentos y municipios, terminando en encuentros, competencias de riña, ferias y concentraciones animales, lo cual aumenta el riesgo de exposición y diseminación de la enfermedad a nivel nacional”, indicó Jorge Sosa Franco, líder nacional de enfermedades aviares de control oficial del ICA.

Por todo lo anterior, el Instituto hace las siguientes recomendaciones:

Notificar de manera inmediata y oportuna ante la oficina local del ICA más cercana o a través de los diferentes canales que el ICA tiene habilitados para tal fin, la presencia de aves enfermas en los predios, principalmente con cuadros neurológicos (cuellos torcidos, postración y parálisis), cuadros respiratorios (secreción nasal, ocular, ruido respiratorio y dificultad respiratoria “pico abierto”) o cuadros digestivos (diarrea, disminución del consumo de alimentos y enflaquecimiento progresivo), así como cualquier mortalidad inusual o súbita.

Intensificar las medidas de bioseguridad en sus predios y granjas avícolas.

Impedir el ingreso de personas, animales o vehículos ajenos al predio, así como la restricción de visitantes innecesarios.

Vacunar todas las aves contra la enfermedad de Newcastle y realizar las revacunaciones establecidas en la normativa vigente mínimo cada 10 semanas.

Permitir el ingreso de funcionarios del ICA que, en ejercicio de las actividades de inspección, vigilancia y control sanitario, estén ejecutando actividades de censos, encuestas, muestreos y vacunación de las aves.

Está prohibido movilizar animales con signos clínicos, ya que puede contaminar las aves que entren en contacto con un animal enfermo, difundiendo la enfermedad por todo el país.

Absténgase de asistir a encuentros, concentraciones y actividades que aumenten el riesgo de contacto con animales, personas, vehículos u objetos contaminados, recuerde que este virus es capaz de transportarse en partículas de materia fecal contaminada adheridas a las ropas, calzado y demás superficies que no hayan sido adecuadamente limpias y desinfectadas.

Señor productor, es indispensable que, si su predio o aves se encuentran ubicadas dentro de los 3 kilómetros alrededor de un foco positivo, permita al ICA realizar la encuesta, censo y vacunación de los animales, ya que esto evitará pérdidas económicas y mortalidad de sus animales.

Si posee aves de combate tenga en cuenta las especificaciones técnicas particulares que el ICA ha difundido para evitar una mala praxis vacunal, pero nunca deje de hacerlo, ya que la circulación del virus pone en inminente peligro sus animales.

Acciones del ICA Seccional Huila

En el primer semestre de 2018 el Instituto Colombiano Agropecuario con el programa aviar certificó 11 granjas como avícolas bioseguras, también se llevó a cabo el muestreo de Newcastle en 440 aves y de influenza aviar en 675. Con estos muestreos se beneficiaron 82 predios productores.

Producción avícola en Colombia

Colombia, es un país que tiene 1.100 municipios y hay avicultura pequeña, mediana y grande en 400 de esos municipios. Existen tres grandes zonas productoras: Santander; la otra está en el centro del país, en el departamento de Cundinamarca y la región del Tolima y Huila (en plena cordillera); y la última en la zona sur occidente que incluye el departamento del Valle y el norte del departamento del Cauca (zonas vecinas). En esas tres zonas está el 75% de la avicultura y el otro 25% está repartido aproximadamente del 10% a 12% en Antioquia y el restante en lo que se conoce como el Eje Cafetero y la Costa Atlántica.