sábado, 06 de junio de 2020
Neiva/ Creado el: 2020-05-22 08:10 - Última actualización: 2020-05-22 08:10

barberos en Neiva con ingresos ‘trasquilados’ por el Covid-19

Desde hace cuatro años en Colombia tomaron fuerza los establecimientos de belleza masculina más conocidos como barberías, aunque su origen se remonta en la época de Europa Medieval hoy en día son una necesidad; en el país este gremio está seriamente afectado por la emergencia sanitaria y los tiene de pelos de punta.

El Covid-19 ‘trasquiló’ ingresos en más de un 60% a los barberos de Neiva

Escrito por: Redacción Diario del Huila | mayo 22 de 2020

Por: Isauro Quintero Barrera

Cifras de la organización de Barberías Unidas expresa que son más de 100 mil establecimientos en Colombia dedicados a servicios de barberías y peluquerías, hoy ya son más de cuarenta días en los que sus establecimientos están cerrados y en medio de la necesidad de activar sus ingresos buscan alternativas y aguardan porque este sector se entre en acción lo más pronto aunque el Ministerio de Salud expresó que no podrán abrir porque tienen un alto riesgo de contagio, aunque la medida está para las ciudades que tienen casos de coronavirus porque en los municipios que son más de 800 en Colombia que no tienen casos positivos deben cumplir con los protocolos y con cita previa.

Este gremio pide a gritos que sus tijeras y cortes se activen y le han hecho la solicitud al Gobierno Nacional, departamental y local que se busque alguna alternativa para prestar sus servicios, la economía que mueven dichos establecimientos en el país son cerca de US$283,2 millones al año.

“Este arte nació de necesidades que había en mi casa”

En Neiva lleva dos años viviendo y agradece a la ciudad la acogida, el barranquillero Luis Alfredo Bustamante Morales empezó a aprender el arte de la barbería desde los 16 años, hoy día tiene 22 por lo tanto ya son seis dedicado a esta actividad económica que le permitió mejorar su calidad de vida, “este arte nació de necesidades que había en mi casa, al saber que me gustaba mucho y podía ayudar a mi familia decidí cortar cabello y gracias a eso he podido sostener a mi familia, en ese momento tan difícil ahora estoy muy agradecido por ese don y arte porque ha cambiado mi vida, me ha ido bien, ya tengo varias cosas gracias a ello, llegué acá porque había un amigo trabajando y cuando me contacto montó una barbería y me dijo que viniera a trabajar con él y me ha gustado mucho”.

Sus ingresos se han visto afectados tras la emergencia sanitaria en el país y en Neiva son 227 casos de coronavirus, “nos sorprendió bastante, antes de todo esto teníamos buenos ingresos y nos ha bajado mucho la producción, la gente no sale, solo van de sus trabajos a casa quienes deben hacerlo, algunos se hacen cortar su cabello de sus esposas o amigos cercanos, por lo que nuestros ingresos se han disminuido” explicó Luis Bustamante.

Duraron más de un mes sin trabajar, no salían, por miedo, ahora lo hacen de manera parcial y organizada, “ha sido una situación difícil, por nuestra comida y nosotros trabajamos del día a día, dependemos de eso, nos afecta y fue algo difícil para nosotros. Hemos venido de unos días para acá trabajando a puerta cerrada, teniendo en el local solo dos puestos dos clientes sentados y dos personas más esperando con espacio para no tener que estar tan pegados, hemos venido haciéndolo así, los ingresos si se nos han cortado, porque no se pueden sacar letreros, nada de eso, es difícil, pero gracias a Dios no nos desampara y logramos conseguir algo para nuestras comidas. Nos hemos afectado mucho sin abrir las barberías, los ingresos han bajado un 60% y nosotros igual tenemos que pagar arriendos, responder por recibos, gastos, le diría al señor alcalde favor abra el gremio de la barbería y nos deje trabajar” agregó.



Luis Alfredo Bustamante Morales barbero en Neiva contó su experiencia. 

La barbería le permitió superar adversidades

Su habilidad como barbero la aprendió en la capital musical de Colombia, Ibagué, allí en el Tolima estuvo en una de las mejores escuelas de barberos, Willy Valenzuela llegó a la capital huilense luego de enfrentar un desplazamiento forzado que le obligó a dejarlo todo, esta ciudad lo acogió y ahora trabaja como barbero.



Willy Valenzuela con la barbería encontró un proyecto de vida.

“El amor hacia la barbería siempre estuvo presente, fue algo que me llamó mucho la atención más cuando caí un año a una silla de ruedas, pero mis sueños de pararme de ella misma y tener mi barbería no desistía, hoy gracias a Dios me destaco en este bello gremio, actualmente mi trayectoria como barbero es de dos años” dijo Willy.

La situación económica se vio afectada por el cierre de los establecimientos, “ya son sesenta días que llevamos los barberos de cerrar nuestras puertas, para mi representó mucha tristeza, miedo y desolación. Aunque poco a poco hemos venido implementando nuestros servicios a domicilio, obviamente con todas las normas de bioseguridad, aunque el temor no deja que los clientes nos busquen mucho, hacemos un llamado a nuestros dirigentes para que no se olviden de este gremio que también es de importancia en el país” puntualizó Valenzuela.