DIARIO DEL HUILA, COMUNIDAD

Por: Hernán Galindo

Diario del Huila atendió en esta oportunidad la invitación de los moradores del sector de Las Delicias, barrio ubicado en la margen derecha de la incipiente canalización del río las Ceibas en la Comuna Tres de Neiva.

La queja es concreta. La parte baja del puente sobre la carrera segunda, encima de Las Ceibas, y que conduce al norte de la ciudad está convertido en un botadero de basuras, escombros y toda clase de deshechos, materiales y animales, que dejan vecinos, transeúntes y hasta gente a pie o en carro que pasa por el viaducto.

La denuncia la encabeza la edilesa Rosalba Pérez en compañía de otro grupo de vecinos del barrio Las Delicias situado en la carrera 3 con calle 25C. Nos reciben y guían al sitio de la protesta, cansados, preocupados, angustiados al observar en lo que está convertido el sitio.

“Siempre viene gente de todas partes, de lejos y cerca, a arrojar basuras, escombros y todo tipo de mugre. Bolsas, animales, colchones, es el colmo, sin que nadie respete o haya autoridad que nos apoye”, dicen, a la vez.

Lo que se pensaba sería un lugar hermoso al lado del río Las Ceibas es ahora un foco de peligro, inseguridad y desechos. Con todas las consecuencias”, manifestó Flora Palomo.

“Lo convocamos para visibilizar una problemática que desde hace meses nos afecta y es que debajo del puente aledaño a nuestra casa se están presentando diversos inconvenientes de inseguridad, robo, consumo de droga y demás”, afirmó.

Efectivamente pudimos evidenciar la grave situación de higiene y salubridad pública. Fuimos testigos del botadero de basura en que está convertido el espacio inundado de porquería, inmundicia y excrementos.

Precisamente en la visita encontramos perros merodeando, otros haciendo necesidades, vecinos botando la basura de las casas y un caos total.

“La situación nos perjudica a todos. El llamado es a que entre todos cuidemos estar aquí ha sido una lucha de muchos años que no podemos perder”, señaló Doris Tierradentro.

Y es que además del mal aspecto y desaseo, el botadero es un foco de contaminación ambiental, de malos olores, atracción para roedores y animales carroñeros.

“Con el grave riesgo para la salud de los niños y adultos mayores, principalmente. Aunque todos corremos peligro. Somos 16 familias las que vivimos aquí en Las Delicias”, explicó otra residente.

 Antecedentes

Y es que el padecimiento para los habitantes de Las Delicias es de años. Recién en la administración pasada municipal pasaron de asentamiento a legalizados, pasaron a barrio del Municipio de Neiva. Y sus líderes comunales cumplieron todo tipo de proyectos para poder llevar hasta sus casas los servicios públicos vitales.

Está situado en la carrera 3 con calle 25C, detrás del tradicional asadero de pollos Las Vegas, en la Comuna Tres. Cerca está la Universidad Surcolombiana. “Esto ahora está muy sano”, sostiene la anfitriona.

La primera impresión es la de un barrio con casas en buen estado y al adentrarse en la zona cercana al río en la parte baja del puente sobre el río las Ceibas el panorama no es nada agradable.

Graciela Ortiz una moradora del barrio desde hace 45 años nos cuenta que en principio este fue un buen sector para vivir. “Esto era un caserío muy sano, el río era caudaloso, limpio. Todo muy bonito tanto el paisaje como al medio ambiente, cuenta con nostalgia.

Su vecino de referencia era el naciente asadero Las Vegas con su patio de matas de plátano, todo muy sano y ahora ya no soportamos el basurero y los viciosos que se vienen al lugar, dijo.

“Yo llegué de Pitalito pagaba arriendo y luego me ofrecieron la casa y la compré. Muy barata y aquí he levantado a mi familia. Ya se han levantado mis hijos, los nietos y voy por los bisnietos”, agrega.

Todo comenzó con las invasiones que fueron proliferando y luego con el paso del tiempo y la canalización que se está culminando se volvió a mejorar, pero nos quedó el lunar que es este basurero en el que se convirtió la parte baja del puente, cuentan.

Vigilancia y seguridad

Cuentan que han pagado vigilancia, se han turnado para controlar que nadie llegue a arrojar basuras, han hecho brigadas de limpieza con el ejército y la policía medioambiental y todo vuelve a lo de los malos hábitos.

“Es falta de cultura ciudadana y que se les aplique por parte de la autoridad el comparendo ambiental, dice la edilesa. Claro que tocaría tener un policía detrás de cada ciudadano como dice el secretario de medio ambiente de la ciudad”, agrega.

Es tal la situación por la que atraviesan que se deben encerrar temprano en la noche para evitar los malos olores y ser agredidos por quienes se han adueñado del entorno para depositar sus desechos.

Rosalba Pérez la edilesa que ha denunciado el hecho dice que estamos pidiendo urgentemente que nos colaboren con la limpieza de este punto crítico del barrio. Hace quince días nos visitó una ingeniera medioambiental y nos prometió que vendrían a hacer la limpieza, pero a la fecha nada.

No es la primera vez que nos dejan con los crespos hechos, dice la edilesa. Dios quiera que esta vez salgan bien las cosas porque la vez pasada nos hicieron exactamente lo mismo.

En los contactos con ciudad limpia ha mostrado disposición para atender la brigada de aseo, que nos prestaban la maquinaria y las volquetas para botar los escombros, pero manifiestan que no hay lugar para depositar los escombros. Es algo que le parece absurdo, dice.

Nos vuelve la ilusión con el apoyo de la secretaría de medio ambiente, el batallón, sanidad de la secretaria de salud de Neiva. Ojalá esta sea la vencida dice y se queda pensando seguramente imaginando el lugar totalmente limpio.

Forman parte de la zona de canalización del río las ceibas y están a la espera de la compra de sus mejoras para emigrar a otro lugar de la ciudad. Hasta ahora nos han hecho el ofrecimiento a quince familias de la zona de influencia. Depende de las mejoras así mismo los arreglarán. Pero mientras esperan quieren que les solucionen lo del basurero que no les permite vivir con tranquilidad.

De esta manera Diario del Huila atiende una vez más las necesidades de la comunidad como en este caso del sector de Las Delicias que ha estado listo con sus moradores para adelantar una jornada de limpieza, aseo y recolección de escombros debajo del puente de la carrera segunda en la avenida Pastrana.

Doña Rosalba Pérez se despide con la ilusión que en la próxima visita podamos contar y mostrar que se ha hecho realidad lo de la limpieza que Estaba programada en coordinación con medioambiente y con Ciudad Limpia desde el año pasado.