El Gobierno italiano anunció que la mayor parte del país regresará al confinamiento y recibirá nuevas restricciones por la pandemia tras determinarse que Italia está viviendo una nueva ola del coronavirus.

El primer ministro, Mario Draghi, detalló que «la semana pasada se registraron más de 150.000 infecciones, en comparación con 131.000 la semana previa, un aumento de casi 5.000 personas en hospitales y 600 en cuidados intensivos».

Draghi reconoció que las decisiones que toma tendrán consecuencias en la educación de los niños, la economía y el estado mental de la ciudadanía pero reiteró que son medidas necesarias e inevitables para evitar que se agrave la situación.