jueves, 24 de octubre de 2019
Opinión/ Creado el: 2019-10-09 09:35 - Última actualización: 2019-10-09 09:36

Cada día se menciona menos a Dios

Escrito por: Redacción Diario del Huila | octubre 09 de 2019

Por Froilán Casas

En la ciudad secular en la que vivimos el nombre de Dios se va volviendo obsoleto, ¡qué ironía! Es como si el lienzo después de ser plasmado por el pintor, negase su autoría por ser admirado por millares de visitantes. Como si la Gioconda, negase la autoría de Leonardo da Vinci porque son millones quienes la admiran. ¡Ah, así le paga el diablo a quien bien le sirve! ¿Cuál será el futuro del hombre sin Dios? Los tiranos, los dictadores se creen dioses y buscan que sus súbditos los llenen de aureolas de divinidad. Lamentablemente muchos, por su condición de pobreza o de ignorancia, se lo creen. Hoy se ha pasado de la negación de Dios a la prescindencia de Dios. Colombia, un país de mayoría creyente, duró un mes decidiendo si en la Constitución del 91,  se dejaba en el preámbulo el nombre de Dios como fuente suprema de toda autoridad. Me pregunto: ¿esos constituyentes serían cristianos o cristianos desteñidos? ¡Qué tristeza! Ahora los más librepensadores, -¿acaso los cristianos no pensamos libremente, nos han castrado el pensamiento?- piensan que son “libres” porque piensan distinto. Claro, los respetamos, pero nosotros tenemos todo el derecho de expresar nuestras convicciones. Esta cultura postmoderna o, sociedad líquida como la ha llamado Sygmunt Bauman o, sociedad del espectáculo como la llamado Mario Vargas Llosa, ha generado un hombre volátil, sin principios ni valores; para él, el único valor es el cambio per se. Es un hombre frágil que cambia de parecer como cambian los tiempos atmosféricos. Para él, no hay nada perenne, lo que hoy es blanco, mañana puede ser rojo y viceversa. Es un hombre superficial, mediocre, sin raíces. ¡Pobre hombre! ¿Cuál será su futuro? Hoy fastidia tanto Dios que algunos están jurando al tomar posesión de los cargos en nombre de la Constitución que, por más que sea la Norma de Normas, es caduca y así como se elaboró, mañana se puede cambiar, -en Colombia hasta el momento ha habido 16 constituciones-. Por favor, la Constitución no es la Palabra de Dios, los cristianos solo le damos culto a Dios, no a las instituciones y menos a las personas; por favor, dejemos las actitudes serviles. Hoy los himnos que las nuevas instituciones educativas redactan, empresas y corporaciones ni se menciona el nombre de Dios; todo por aquello de respetar a los no creyentes. Y entonces, ¿cómo expresamos nuestra fe los creyentes? En aras de respetar la libertad de los demás, ¿nos castran la nuestra? Llora como niño lo que no pudiste defender como hombre. Los autodenominados no creyentes o agnósticos hoy están bailando en el escenario de la historia, ¡cuántos bufones los admiran! Hombre: sigue matando a Dios y mañana pagarás las consecuencias. ¡Cuidado humanidad, estás buscando la hora veinticinco! Dios también tiene su día, luz para el justo y tinieblas para el malvado, para el  tirano que ha masacrado las creencias del pueblo que lo eligió. El malvado no le tiene miedo a Dios pues no cree en Él; solo le tiene miedo a la enfermedad terminal y a la muerte: un día llegarán.

+ Froilán, obispo de Neiva

 

Comentarios