jueves, 20 de septiembre de 2018
Regional/ Creado el: 2018-08-26 10:17 - Última actualización: 2018-08-26 10:19

Cadena de errores de El Quimbo, se repitieron en Hidroituango: Contraloría

La Contraloría General de la República reveló mediante Informe de Auditoría de Cumplimiento, que se debe alertar al Gobierno Nacional y al Congreso de la República, pues se está poniendo en riesgo el bienestar de las comunidades que viven en el área de influencia de los proyectos hidroeléctricos en el país.

Escrito por: Caterine Manchola | agosto 26 de 2018

Luego de que se presentara recientemente la emergencia durante la construcción de Hidroituango, algunas razones que aclaran el panorama de lo sucedido en Ituango, dejan mucho que decir frente al tema de la construcción de hidroeléctricas en el Huila. 

La Contraloría General de la República, mediante informe de Auditoría, reveló que “lamentablemente no se aprende de las experiencias y de los errores”, y que “se observa que todo aquello evidenciado en el proceso de licenciamiento y desarrollo del proyecto de la hidroeléctrica de El Quimbo, volvió a repetirse en este proyecto de Hidroltuango”. 

Asegura el ente de control que son mayores los agravantes que hoy ha suscitado este segundo proyecto, (Ituango) “pues viene generando graves problemas para las poblaciones y para el ambiente sin el control requerido por parte de los dueños del proyecto, razón por la que tuvo que intervenir el Gobierno Nacional a raíz de la emergencia”. 

La diferencia entre Ituango y el Huila, es que El Quimbo ya está funcionando (aunque no en un ciento por ciento), y la primera está en construcción. Pero los riesgos ante eventuales calamidades son similares según en el ente de control.  Estas afirmaciones no son nuevas. Ya a medidos de mayo Diario del Huila había publicado unas denuncias realizadas por el docente e investigador de la Universidad Surcolombiana, Miller Armín Dussán, con base en informes de estudios de la Contraloría General de la República, en El Quimbo del año 2014.  

Para ese tiempo se dijo que lo de Ituango obedecía, según  expertos, a que carece de estudios de georeferenciación, sismicidad inducida, y de caracterización de fallas geotécnicas, y que estas mismas falencias se presentan en El Quimbo. Ahora el ente de control, lo respalda nuevamente. 

“Lo encontrado por la Contraloría General de la República en la presente auditoría de cumplimiento a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Corantioquia y Corpourabá en el proceso de licenciamiento ambiental del Proyecto Hidroeléctrico de Ituango junto al cumplimiento de las obligaciones derivadas de la licencia ambiental, debe poner en alerta al país, al Gobierno Nacional y al Congreso de la República”, advierte el documento. 

Pues este tipo de megaproyectos (Hidroituango y El Quimbo) “deben partir de estudios y diseños suficientes, reales y con el grado de detalle requerido, que le permita a las autoridades responsables tomar sus decisiones de aprobación o no, sobre bases técnicas plenamente sustentadas”. La carencia de estos estudios en ambos proyectos, y otras omisiones,  es lo que hace hoy haya un riesgo latente en las poblaciones aledañas, dice el ente de control. 

Asegura La Contraloría que al igual que en El Quimbo, son bastantes las debilidades y errores encontrados en las diferentes etapas del proceso de licenciamiento de hidroituango. Otorgaron   una la licencia “por parte del entonces Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial sin estudios y diseños suficientes, detallados y actualizados para la época”, esto fue lo que permitió el emplazamiento del megaproyecto en Ituango “en zonas con alto riesgo geológico, pues el territorio en donde se ubica es atravesado por más de 11 fallas geológicas reconocidas”.

Más similitudes

En el caso del Huila, la situación es que el departamento también está zonificado como una localidad de alta amenaza sísmica, según explicó Carlos Roa, geólogo de la Oficina de Gestión de Riesgo del departamento, debido  las fallas geológicas que este presenta. 

“Al occidente del departamento está el límite entre  el Valle Alto del Mágdalena y  la cordillera central, donde está el sistema de fallas de Chusmas; y al oriente, con la cordillera oriental está el sistema de fallas de Algeciras. Son fallas regionales que atraviesan todo el país”. 

También explicó que estas se encuentran activas y  en constantes movimientos sísmicos leves,  “que si lo vemos desde el punto de vista técnico no está mal, porque mientras haya movimiento, hay relajación de esfuerzos”. 

Lo grave del asunto, es que ya La Contraloría había advertido que esta situación fue omitida en El Quimbo.  El Ente explicó que no se incluyó dentro de sus requerimientos el análisis de sismicidad inducida por el llenado del embalse; y detalló además que  hubo  tres tipos de omisiones frente a las amenazas que fueron analizadas: 

“La ausencia de una zonificación, por amenaza volcánica relacionada con la presencia y actividades del Volcán Nevado del Huila y el Volcán Sotará. La ausencia de un modelamiento morfo-dinámico relativo a las amenazas provenientes de avenidas torrenciales, flujos de lodos, generadas por crecientes en el sector de los Ríos Páez y La Plata y el sector Río Magdalena y Río Suaza”. 

 Y, tercero,   la ausencia de una “caracterización geométrica, (estudio de las propiedades de las figuras en el plano o el espacio), cinemática (descripción del movimiento de los objetos sólidos sin considerar las causas que lo originan) y sismológica que permita establecer bajo un modelo determinístico o probabilístico la ocurrencia de sismos generados” por las 10 fallas geológicas, identificadas por el EIA, entre ellas, las activas de Algeciras y Tesalia. 

El otro informe de la contraloría sobre Hidroituango, donde se hacen más de ocho referencias a El Quimbo, indica que este aspecto, aunado con lo señalado sobre la ausencia de Control y Vigilancia Técnico-Operativa de este tipo de proyectos constituye una seria falencia para la toma de decisiones sobre estos y para su posterior seguimiento y control. 

¿Qué está en juego? 

Estas y otras falencias como la no existencia de un plan de contingencia, entre otros, que se registraron en ambos proyectos, deja como saldo que “para proyectos de esa envergadura no exista un organismo que evalúe las condiciones técnicas y de ingeniería, distintas a lo ambiental y social, que permita tener la seguridad dentro previsible, que no van a presentarse fallas como las ocurridas en el proyecto Hidroeléctrico de Ituango, en el primer semestre del año 2018”. 

Asimismo, se encontró que en ambos casos hubo falencias en la caracterización de comunidades afectadas, que en el caso de El Quimbo el área de influencia abarca seis municipios. 

Caso Huila

La situación, según el investigador de la USCO es alarmante, pues teniendo en cuenta que el informe de la  Contraloría General de la República, halló que “no se realizó la caracterización de fallas geológicas y su relación con la sismicidad, ni tampoco abordó de manera amplia y suficiente la sismicidad natural instrumentada ni la histórica”, advierte que esto “puede haber llevado a subestimaciones en cuanto a las aceleraciones a las que podrían ser sometidas las estructuras”.

Es decir los movimientos telúricos, remociones en masa y avalanchas que se   puedan presentar, poniendo en peligro la estructura de la presa.

Explicó Armín Dussán, que “la licencia ambiental de este proyecto presenta insuficiencias técnicas que permitan la caracterización ambiental en el componente físico”.

Y asevera diciendo que esto “hace de su ejecución un verdadero peligro dado que puede producirse una catástrofe de  gran magnitud”. 

Con respecto a  la filtración que asegura el docente tiene el embalse, y que Emgesa desmiente,  el informe de La Contraloría indica que este “presenta riesgo inminente sobre el proyecto. Lo cual pudo tener origen en deficiencias en la fase de evaluación técnica de los estudios realizados para la obtención de la licencia ambiental del proyecto, específicamente, sobre la evaluación del Plan de Contingencia”.

“Betania no tendría capacidad”

Con relación a qué pasaría en caso de la eventual ruptura  de la represa, con relación a la falla funcional, la Contraloría halló que Betania no tendría capacidad para este caudal por lo tanto rebosaría la presa y generaría inundaciones aguas abajo.

Y por ende, señala que es necesario evaluar la estabilidad de la central considerando el impacto que generaría esta onda a Betania.

la directora de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales  - ANLA, Claudia Victoria González, ya había informado que el haberle otorgado la licencia ambiental a dicho proyecto, se debe a que luego de ser evaluados sus impactos sobre el medioambiente, se halló que sí se podrían mitigar o prevenir.

**

¿Qué dice Emgesa?

“Lo primero que hay que aclarar es que la situación de HidroItuango se presentó en la etapa de construcción de la Central, a diferencia del momento en que se encuentra la Central de El Quimbo, que lleva más de dos años en operación.

Para la construcción de la Central se realizaron todos los estudios necesarios y requeridos, entre los que se incluyen análisis de geología, geotecnia, hidrología, amenazas sísmicas, entre otros, los cuales permitieron realizar los diseños de las obras civiles de la central, cumpliendo las normas internacionales”. 

Comentarios