Una de las herramientas tecnológicas más eficaces para contrarrestar la inseguridad en las ciudades, es la utilización de cámaras de seguridad. No sirven solo para captar las imágenes de los actos delincuenciales, sino que se emplean para disuadir cualquier accionar que afecte el bienestar de las familias. Inclusive las cámaras de los dispositivos móviles son utilizadas por la ciudadanía cuando se presentan abusos de autoridad o para apoyar a las autoridades en la verificación de los hechos cometidos. Las grandes urbes del mundo tienen vigilado todos los rincones de sus territorios. La población se encuentra totalmente vigilada. Se ha venido perdiendo en parte la privacidad de las personas. Todo por la seguridad ciudadana.

Como bien sabemos, lamentablemente nuestra ciudad no se caracteriza por ser de las más seguras del país. A diario vemos en las redes sociales o leemos en periódicos, noticias relacionadas con robos, vandalismo o delincuencia a personas, casas y oficinas. Cuando deambulamos por Neiva, no nos encontramos seguros. Estamos expuestos a ser sujetos de cualquier evento delincuencial. Por tal motivo, se ha vuelto de vital importancia contar con sistemas que permitan resguardar y mantener a salvo la integridad de las familias y los bienes de valor que se tengan.

Es importante que la administración municipal, aumente el número de cámaras de seguridad en toda el área del municipio. Inclusive en la zona rural. Con los dispositivos que se encuentran dañados, se debe iniciar un proceso de reparación y reposición de éstos.

Los expertos en seguridad recomiendan la implementación de esta política pública, porque se fortalece este programa masivo de vigilancia en la ciudad. Se disuade la delincuencia, se utiliza el video como evidencia, se evita el robo hormiga en los negocios, se mantiene todo vigilado, resuelve casos de crímenes, entre otros, que necesariamente contribuyen a mejorar el bienestar de las familias.

Todos los anteriores argumentos, son válidos para tener una cobertura completa de cámaras de seguridad en la ciudad. Este sistema proporciona una sensación de seguridad y protección adicional, porque se permite identificar a personas, elementos y cualquier tipo de circunstancia que se pudiera generar y que resultase peligrosa o preocupante para los intereses de la ciudadanía.

Bajo esta lógica, estos dispositivos permiten una prevención, reacción y atención inmediata a eventos de inseguridad ciudadana, medio ambiente, emergencias, desastres, y eventos masivos, acortando los tiempos de respuesta. Debe ser un propósito de todos, tener una ciudad segura, donde no se tengan espacios para la delincuencia. La colocación de cámaras de vigilancia urbana tiene un efecto significativo a la hora de reducir la incidencia criminal que se registra en sus zonas aledañas donde se ubican.