domingo, 19 de noviembre de 2017
Opinión/ Creado el: 2017-07-16 01:32

Cándido, vías deterioradas

Escrito por: Editorial | julio 16 de 2017

Circular por las vías del barrio Cándido Leguízamo, se ha convertido en un viacrucis para los conductores de vehículos y motos, por el deterioro progresivo que están presentando las vías de este importante sector populoso de la comuna 1. Desafortunadamente el accionar gubernamental de las administraciones municipales en otrora, han sido inferiores para diseñar y estructurar grandes proyectos de desarrollo vial, que permita integrar de manera rápida a sus moradores, con otros barrios de la ciudad. Hemos sido reiterativos desde esta casa editorial, que transitar por las vías urbanas de la ciudad en las horas pico, se ha vuelto una tortura para los neivanos, por diversos factores que se manifiestan en la lentitud de la movilidad automotor. En otrora, el desplazamiento para travesar esta localidad en sus puntos cardinales no demoraba más de 15 minutos, porque el flujo vehicular era rápido y existía un orden en el respeto de las normas de tránsito. Hoy en día, el aumento del número de vehículos y motos, que junto con el crecimiento urbanístico desordenado que se ha venido generando durante las últimas tres décadas, han hecho mella en la paciencia de los neivanos. Se han construido más barrios y urbanizaciones en la zona periférica, pero las administraciones municipales en el pasado han tenido una deficiente prospectiva de desarrollo de la infraestructura vial, porque no pensaron jamás, como se concebiría a la misma en el futuro.
Los habitantes de este sector claman a gritos a la administración municipal, que se termine definitivamente la obra de la repavimentación que se desarrolló, entre la calle 40 y 64 de la carrera primera del sector del norte, que, por cierto, mejoró la movilidad vial en dicho sector. Actualmente presenta hundimientos en algunos tramos por la deficiente compactación que se realizó, cuando se construyó el alcantarillado de aguas lluvias por parte de las Empresas Públicas de Neiva y que no lleva más de dos años de entregada para su servicio, sin que exista una restauración de los daños por parte del contratista. Es muy triste ver que el tramo de la carrera 1 comprendido entre la calle 40 y la calle que bordea las instalaciones donde funciona el centro de distribución de la embotelladora de Coca-Cola, presenta algunas hendiduras peligrosas para el tránsito vehicular. Estas obras de mala calidad han creado un malestar profundo. Las comparaciones son odiosas. Algunas obras de desarrollo vial en las diferentes comunas de la ciudad, que se ejecutan en sectores de estratos altos, presentan unas condiciones de calidad mejores que las que se realizan en las zonas que tienen una estratificación de niveles bajos. Le sugerimos al alcalde de Neiva, que contrate inmediatamente al Batallón de Ingenieros número 53, para que repare todas las vías de este sector, por la honestidad, profesionalismo cumplimiento y experticia que poseen para adelantar las obras de infraestructura. Ellos si les garantizan la calidad de las obras y el bienestar a las familias que residen en dicha comuna.

Comentarios